Visitando el centro histórico de Varsovia

Día 2 (4/10/2015)

Qué ver en Varsovia

Nos levantamos y bajamos para ver si han llegado nuestras maletas. Tener en cuenta siempre que viajéis y os pierdan la maleta compraros cosas básicas porque la compañía suele hacerse cargo. Por suerte acaban de llegar, desayunamos unos bollos que traíamos y salimos a visitar la ciudad. Es Octubre y tenemos sol aunque no te puedes fiar de la temperatura. Cogemos el metro en la parada de Ratusz Arsenal y un polaco amable nos ayuda a sacar el ticket. Nos ha sacado el billete más caro, nos daremos cuenta después. ( sale a 3,4 zl por persona). El metro en Varsovia tiene dos líneas, azul y roja. El ticket que tenemos en este instante nos vale para cambiarnos de una a otra. Vamos a Ratusz y allí nos paramos. Es la parada más cercana a la ciudad vieja. Vemos de lejos una iglesia bastante chula y el museo de arqueología. Caminamos por la calle Solidarnoski hasta ver una estátua gigantesca. Seguimos por esa calle y llegamos al casco viejo. Estamos en la plaza de la Sirenita. Símbolo de Varsovia. Hay varias sirenas en la ciudad, pero la que preside esta plaza es la más importante.

Callejeamos y vemos el castillo. Apreciamos la columna del rey Segismundo III que es el monumento laico más antigüo y más alto de Varsovia.

Pasando la plaza de la ciudad vieja llegamos a la plaza de la ciudad nueva. Antes nos pararemos en una chocolatería llamada E. Wedel de 1851, tomamos dos chocolates buenísimos por 24 zlotys y hacemos fotos desde dentro. Muy recomendable este sitio para los amantes del chocolate ( me confieso choco-adicta).

El casco viejo es acojedor, es patrimonio de la Unesco y fue destruído al 90% pero lo reconstruyeron tras la segunda guerra mundial. Decido parar en una tienda de souvenirs para adquirir un imán para mi colección de nevera por 5 zlotys. Pasamos por la basílica archicatedral de San Juan Bautista Martir, por la iglesia del espíritu santo que está justo al lado de la Barbacana y vemos también los muros de defensa.

En la plaza nueva vemos un mercado de viandas típicas. Paseamos despertando nuestro sentido olfativo y admirando la exposición de los distintos quesos, embutidos, pierogis, panes del país. Vemos también puestos de artesanos. Hacen cosas preciosas.

 

 

 

Allí está también la iglesia de San Casimiro, paseamos un poco más adelante y vemos la iglesia de San Francisco de Asis y bajamos hacia el río Vístula. ( vaya panzada de iglesias..) El río atraviesa la ciudad y vemos un mirador donde la gente antes echaba los desperdicios según comenta la guía.

Vemos también unos escalones de piedra del S. XV por donde dicen caminó Napoleon. Llegamos a una plazoleta donde está la canonjia. Una campana que procede de unas ruinas de una iglesia. Dicen que hay que dar tres vueltas para la buena suerte. Asñi hacemos. Seguimos la ruta hacia el museo de la Farmacia del S. XIX, presumen mucho de este museo. Buscaremos ahora el Basilisco situado en la plaza vieja. Cuenta la leyenda que en el sótano de una casa vivía un monstruo llamado Basilisco que vigilaba varios tesoros. Todo el que se le acercaba le convertía en piedra. Un sastre pudo derrotarlo mostrándole un espejo y allí ahora hay un restaurante afamado del que cuelga un cartel del monstruo.

Ahora vamos a la muralla y veremos el monumento al pequeño insurrecto dedicado a los niños heróicos que lucharon contra los ocupantes durante el levantamiento de Varsovia.

Nos vamos ahora a la calle donde está la iglesia de Santa Cruz donde está el corazón del famoso Chopin. Esta iglesia está llena de gente, aquí en Polonia son muy religiosos. Vemos a todo esto una procesión donde van con ofrendas y trajes típicos.

Continuaremos hacia el centro de ciencia de Copérnico, un edificio curioso donde se puede pasear por el tejado que es una terraza. El edificio colindante es espectacular.

De lejos vemos un edificio verdoso que debe ser la biblioteca. Nos vamos ya a la parada del metro y vemos otra sirenita. Hacemos fotos del estadio, del río y del puente. Nos vamos en metro al museo del levantamiento de Varsovia. Hoy es gratuita la entrada. La parada es Rondo Daszynskiego. Las marquesinas del metro son bastante curiosas y una vez salimos vemos otra avenida gigantesca estilo soviético. El museo está muy bien, tiene dentro un avión de tamaño real y vemos varias zonas dedicadas a esa época. Veremos una película en tres dimensiones donde rememoramos el bombardeo, es impactante porque destruyeron todo Varsovia. Tras ver las distintas estancias volvemos en metro ( 1,7 zlotys billete) y entramos en un Mc Spencer para comprar pan, zumos, ensaimadas y una botella de agua ( total 29,70 zlotys). Los zumos que hemos comprado eran sirope, en el primer trago casi morimos de sabor.. Comemos en el hotel unos bocatas y descansamos un poco.

Ahora iremos a Warsazawa Centralna, la estación de tren a por los billetes para Cracovia. La estación está justo al lado del centro comercial que comenté ayer. Compramos los billetes para el día siguiente a eso de las 19,30 de la tarde por 120 zlotys. Si lo comprábamos a la mañana eran 300 zlotys. Mucha diferencia! Un chico llamado Kamal nos ayuda en la compra y luego se queda un rato charlando con nosotras. Raquel le da palique porque quiere practicar inglés. Nos habla de política, nos dice vivió tres años en Cracovia, que es una ciudad muy segura y nos da su teléfono por si queremos tomar algo con él. Nos decía de ir ahora pero le decimos que queremos ver esta zona y hacer turismo.

Nos vamos a Nowy Swiat y hacemos unas fotos. Caminamos hasta Trzech Krzyzy y anochece, vemos dónde se ubica el jardín botánico, el observatorio, el monumento de Chopin que no está iluminado y no se aprecia. Vemos el palacio de Lazienki Królewskie y vamos hasta el palacio de Belwedere. Volvemos hacia la estátua de Chopin y en la parada de bus tomamos el número 505. Una chica nos ayuda con los billetes que nos vende el conductor y luego se validan en una máquina. (coste 4,4 cada billete). Nos paramos al lado del hotel y en C/ Nowo Grodka compramos en una tienda ensalada, yogourt, chocolate, batidos y agua por 18 zlotys. Los precios son baratos en relación a Vitoria. Volvemos al hotel y cenamos. Estamos rotas, mi pulsera dice hemos andado 17 kilómetros.

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *