Suiza 2017- Día 1- Martigny, Monte Vaullon, Murten

9/07/17 Domingo

Este es mi segundo viaje a Suiza, lo hago en compañía de mi novio y mi hermano que reside allí. Vamos en coche desde Gasteiz y nos costará 13 horas aproximadamente, en términos económicos sale por unos 150-euros entre gasolina y autopistas.

Mi hermano reside en Martigny. Haremos excursiones teniendo nuestro cuartel general en dicha ciudad. Las distancias en Suiza son grandes. Lo ideal para visitarla es irte moviendo y pernoctando a medida que avanzas tal y como os he contado en el viaje que hice en 2011. Para circular por Suiza es necesario comprar una pegatina que colocas en el coche para ir tomando todas las autopistas que desees. Vale aproximadamente unos 38-euros. El franco suizo en la actualidad está casi a la par del euro. Por cierto, decir que se han liberalizado los datos móviles en Europa pero no en Suiza ni en Andorra. Tenedlo en cuenta para quitar la conexión al pasar al país.

Lo visitado en este viaje :

-MARTIGNY, ANNECY (FRANCIA), CHAMONIX, VERBIER, LAUSANNE, VEVEY, MONTREAUX, OBERHOFEN, THUN, BEATUS CAVES, INTERLAKEN, BELLINZONA, LAVERTEZZO CON SU PUENTE DI SALTI, LOCARNO, LAGO SUBTERRÁNEO ST LEONARD Y SION.

 

En nuestro primer día veremos Martigny, esta gente tiene costumbre de madrugar. Desayunan a eso de las 7 de la mañana y para las 12 del mediodía ya están comiendo. Cenan entre las 17 y 19..

Tras descansar del pesado viaje de ayer nos disponemos a visitar el pueblo. Paseamos por la orilla del río viendo las viñas en cascada que tienen por toda la montaña. Martigny está como en un valle, rodeado por grandes montañas.

Nos vamos a la torre de Bátiaz y subimos hasta ella. Tenéis posibilidad de subir andando o en un tren turístico que sale desde la plaza y que cuesta 10-francos.

Nos ofrecen una visita que declinamos y bajamos al pueblo por el puente que llega hasta la plaza principal.  Allí vemos un tablero de ajedrez con piezas gigantes para deleitar a los suizos aburridos. Vemos los precios de los menús diarios para el almuerzo y sale por 38/50 francos. Bastante caro.

 

 

 

Paseamos hasta la iglesia ; Chapelle Notre Dame de Compassión. Están en misa y es mujer la que está subida al púlpito celebrándola.

Seguimos paseando en dirección a las vías de tren y vemos el museo de los perros San Bernardo. La entrada es de unos 12 francos por persona y no entramos.  Tenemos la suerte de ver algún perro que llega al museo para ser tocado por decenas de niños. Paseamos también justo al lado por el anfiteatro romano donde suelen ofrecer cine al aire libre.

Volvemos por el curso del río y llegamos hasta una plaza donde vemos el hotel tres coronas. Su fachada es espectacular y veremos que en más localidades tienen hoteles llamados tres coronas. Volvemos a casa contemplando las fachadas de las casas del pueblo con sus contraventanas de colores y motivos decorativos. Es un pueblo limpio y bien cuidado.

Tras comer hemos decidido ir al monte Vaullon. Tenemos dos horas de subida así que nos ponemos ropa deportiva. Tras un puré de patatas con salsa típica suiza y salchichas del lugar cogemos energía para nuestra excursión. Vamos hacia Lac des Joux. Tenemos una hora y media de camino. En el camino paramos en un pueblo precioso llamado Vallorbe donde se ve el río L orbe.

Ha empezado a llover bastante y estamos deseando llegar y que cambie el tiempo.. pero no tenemos opción puesto que el tiempo no nos acompaña.  Al llegar al destino sacamos fotos del lago conformándonos sin verlo desde la cima, paseamos por el paseo romántico de la Belle Epoque que así lo llaman y sacamos fotos desde un embarcadero (foto portada).  Sacamos también fotos a la iglesia que está a los pies del lago.

Nos vamos pero veo un cartel que indica Vue Magnifique, un cartel de madera que seguiremos y nos llevará por sorpresa casi a la cima de la montaña. Para cuando llegamos ha dejado de llover y ha salido el sol. Subimos a la cima con el mínimo esfuerzo de unos 15 minutos y volamos el dron de mi hermano capturando vistas increíbles del lago y de las montañas colindantes. Hay un restaurante y baños justo en la zona para la gente que desee comer en plena naturaleza.

Ahora nos dirigimos a Murten. Tras un rato de coche paramos en un parking fuera de la muralla y no pagamos por la hora que es. Acaba a las 19 y son las 18.45.  Visitamos el pueblo con su puerta principal adornada con un reloj precioso de 1712 y tras atravesarla aparece un pueblo de cuento con unas fachadas increíbles. Parece estemos en la edad media. Es muy acogedor y merece muchísimo la pena dar una vuelta por sus calles empedradas contemplando los almacenes subterráneos, esas casas del siglo XVI y esos tejados peculiares que nos dejan boquiabiertos.

Veremos el lago Morat y regresamos a casa para cenar una Raclette. Esta comida es típica suiza. Consiste en derretir queso Raclette en unas planchas especiales y echarlo por encima a patatas cocidas y bacon. La gente lo come también con pepinillo.

Tras un día intenso nos vamos a dormir no sin antes planear el próximo día.

 

 

 

 

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *