Rumbo a Bergen, Cascada Mo Stien

Día 8 (08/08/15)

Nos levantamos pronto y desayunamos fuerte. Nos llevamos unos bocatas de reno , el reno es un embutido similar al salchichón, con sabor ahumado y algo fuerte. Está buenísimo, es muy típico de Noruega. Emprendemos la ruta cogiendo el ferry a Festoya. Llegamos justos al embarcadero. Son 30 minutos y cuesta 179 NOK por todos. Llegamos a tierra y al rato cogemos otro ferry rumbo a Folkestad ( 170 NOK). Esta ruta nos la indica el Gps. Echamos gasolina en Heias Autosenter situada en 6770 Nordfjordeid ( la más barata por el momento)(474,41 NOK). Cogemos ahora el ferry a Anda (157 NOK) y seguimos por la carretera E39. Paramos en Jostdal. Pararemos en un rato en una cascada llamada Mo Stien y damos una vuelta por el puente de madera. El mirador se llama Huldefossen.

Nos damos cuenta que en Fjaerdal podíamos habernos desviado para ver el glaciar pero ya es tarde. Cogemos ahora otro ferry desde Davik (192 NOK). Enseguida llegamos a Bergen. El camino al apartamento es complicado, está en c/ Fjosomgerveien 141. Es una casona grande y al parecer alquilan los dos pisos. Llegamos antes de lo previsto y como teníamos el código de la puerta pasamos. Nos encontramos está sin limpiar y llamamos al dueño. La casa sale por 3600 NOK y como aún no ha pasado la de la limpieza y la hemos encontrado sucia nos da un precio de 3.200 NOK por tres noches. Además el hombre muy amable nos pide mil disculpas. Decidimos ir al centro mientras nos limpian. Las calles son tortuosas y nos arrepentimos de ir con el coche. Hay que hacer mil filigranas. Dejamos el coche una hora por 50 NOK. El tope que se puede dejar en el parquímetro es una hora. Es bastante caro. Vamos a la oficina de turismo que está al lado del puerto y está a tope de gente. Nos dan información y damos un paseo por el mercado del puerto. Hay mucho dependiente de Barcelona, Madrid.. son chicos y chicas jóvenes buscándose un poco la vida en esos parajes. En este mercado puedes sentarte y elegir el pescado que quieres comer. Tienen ballena, caviar, langosta, salmón… Los precios son más asequibles en un puesto que en otro. Intentan captar la atención del turista y por eso tienen gente de todas las nacionalidades trabajando.

Veo una tienda que me llama la atención por los jerseys de lana, son preciosos! Se llama Oliana pero los precios son prohibitivos. Paseamos un rato más y finalmente decidimos ir al apartamento porque se nos pasa el tiempo del parquímetro. Compramos en un supermercado al lado de la casa salmón fresco para cenar, ensaladas, galletas, yogures, espaguetti, tomate, batidos, atún, salchichas y tomates cherry por 358 NOK. Es caro llenar el cesto de la compra.

Como hemos visto el pescado en el puerto nos ha dado envidia y por ello cenaremos salmón a la plancha. Está buenísimo por cierto! Con las mismas nos vamos a dormir. Mañana visitaremos más en profundidad la ciudad.

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *