Preikestolen ó Púlpito en Noruega

Día 12 (12/08/15)

Bajamos a desayunar tras el madrugón y el buffet es muy completo. Ponen salmón ahumado y galletas saladas. Hay waffles, curasanes, fruta, embutido, yogures, cereales etc.. Cogemos fuerzas y nos llevamos un bocata para el hamaiketako ( almuerzo). Nos vamos al muelle 13 con los palos ( no necesarios)  y los víberes. Vamos bien protegidos para el frío y con ropa de monte. Llegamos en unso 25 minutos. Cogemos el Tide bus que va hasta los topes y tarda 30 minutos en llegar a la zona de salida. El camino a la cima es pedregoso y lo hacemos en una hora y media aproximadamente ( dicen se tarda 2 horas). Hay muchas zonas que es como subir escalones de piedra. El problema está si llueve porque resbala. La subida es dura a tramos, está señalizada con t de color rojo así que no hay pérdida. Tras llegar arriba las vistas son imponentes!

Al principio da miedo asomarse pero luego va uno tomando poco a poco confianza. Hay mucho japonés haciendo fotos con posturas de yoga y exponiéndose bastante en la roca, colgando las piernas para la foto.. Satisfechos con las vistas y el espectáculo emprendemos el camino hacia abajo. Menos mal que hemos subido pronto porque ahora parece la Gran vía de cualquier ciudad por lo transitado que se pone todo. Cuando vamos bajando vemos gente reventada por la subida, hasta una abuela que se resbala y decide no subir. Digamos que tienes que estar un poco en forma y llevar ropa apropiada. Una vez abajo intercambiamos impresiones con una familia de catalanes. Dice van contratando paquetes en las oficinas de turismo y nos hablan de los precios ( una sablada..)

Regresamos en bus, ojo porque tampoco tienes mucho tiempo para disfrutar arriba, los buses tienen unas horas de salida concretas y si te arriesgas a coger el último puedes tener problemas si todo el mundo ha pensado igual.. Llegamos al ferry y nos vamos al hotel para asearnos. El frío es polar aunque calienta el sol y quema si estás un rato en el mismo.

Salimos a dar una vuelta y nos vamos a la oficina de turismo para ver qué nos recomiendan. Nos atiende ahora una mujer que está un poco estresada. Nos dice que podemos ir a ver las espadas gigantes y no nos recomienda más.. Nos dice también que hay un lago por el que se puede pasear y subir a un hotel donde hay vistas. Eso haremos.

Nos damos una vuelta por el festival de culturas que se hace en el puerto. Vemos varios puestos de diferentes países con productos típicos de cada lugar. Vemos gente pescando en el puerto. De repente suena la bocina de un crucero gigante que se marcha pidiendo paso con esa sirena que resuena en toda la ciudad. Vemos cómo paran yates de ricachones y decidimos irnos al hotel. Cenaremos bocatas de salchichón y queso. Mañana haremos lo que nos han recomendado en la oficina.

 

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *