Munich- Día 4- Excursión a Neuschwanstein

Hoy nos vamos de excursión a Füssen. Allí veremos los famosos castillos de Neuschwanstein y Hohenschwangan.

 

Nos vamos a la estación de tren pronto y allí compramos billetes de ida y vuelta abierta. Tenemos varios horarios. El ticket te incluye la subida en autocar a la zona baja de los castillos. De ahí subiremos en unos 20 minutos al castillo. Se sube andando o en coche de caballos si se prefiere(pagando esto a parte). Llegamos al pueblo tras dos horas de traqueteo y cogemos el bus 78. Los billetes salen a 15-euros por persona con todo. Nos parece barato. Desde el tren se contemplan paisajes de colinas verdes un poco apagados por la niebla, pero es precioso. Se nota la escarcha matutina. Tras dejarnos en el destino vamos a sacar al puesto de tickets la entrada al castillo.  Cuesta 12 euros por persona y puedes combinarla con el otro castillo y con un museo. La entrada con audioguía en castellano es a las 12.45, y son las 10.40. Reservamos y nos dan la boleta.

Mientras Mari se toma un café voy a buscar un baño (coste 0,50) y me encuentro con el otro castillo. Viene Mari y sacamos fotos del lago. El paisaje es alucinante además de invernal. Hace un frío del carajo!

Hacemos un poco de tiempo entrando a alguna tienda para ver souvenirs. Comenzamos el ascenso y vemos los desvíos al puente Marienbrücke que cruza la garganta del Pöllat, con 90 metros de altura. En trece minutos aprox. hemos llegado arriba y contemplamos el precioso castillo inspiración de Walt Disney.  Es curioso que en la venta de tickets recomiendan a la gente no preparada físicamente a deshacer la idea de la visita. Tampoco es para tanto.. En el ascenso paramos en una cafetería donde viene un olor riquísimo de buñuelos recien hechos. Preguntamos de que están rellenos y nos dice surprise ( no llevan nada) pero huelen que alimentan. Decidimos probar un pack de tres buñuelos por 2,5-euros de vuelta.

Hacemos varias fotos del castillo y bajamos a por los buñuelos, entramos en una tienda que hay de camino e investigamos el camino hacia el puente por un lado prohibido.

Vamos a la puerta para esperar el turno de entrada y comienza la visita. Las vistas desde el castillo son imponentes. Recorremos las estancias donde se conservan muy bien todos los enseres. Es el mejor palacio que he visto hasta la fecha, por lo bonito y bien conservado que está. Si por fuera es una belleza por dentro mejora considerablemente. Nos cuentan la historia del rey loco. Dicen las malas lenguas que se enamoró de Richard Wagner y se recluyó en el castillo durante 5 años. A los 40 años de edad se lo encontraron muerto a él y a su psiquiatra en el lago en extrañas circunstancias. Era un rey muy culto y avanzado para su época. No era un rey corriente, vivía en un cuento de hadas y por eso la locura de construir castillos y gastarse verdaderas fortunas en ellos. Siempre los ponía en enclaves especiales. Dicen se lo cargaron porque un rey así no interesaba.

La visita dura 30 minutos, hace un frío terrible incluso dentro. Dicen que dentro del castillo se encuentran los souvenirs más baratos pero no es así.  Vamos ahora al puente y sacamos varias fotos desde allí. Una mejicana llamada Fabiola nos hace fotos porque las nuestras salen oscuras y nos las mandará. La chica es simpática, viaja sóla y charlamos un poco con ella.

Vamos a la tienda y compramos una taza, un duende y alguna cosilla más.. Volvemos al pueblo y compramos pan para comer un tentempié. Comemos ligero porque cenaremos fuerte en la cervecería. Nos montamos en el tren de las 16 y volvemos a la city. Descansamos un poco en el hotel y salimos a cenar. Paramos en un puesto a tomar un vino caliente porque se le antoja a Mari. El vino con taza incluída sale por 7-euros. Me da a probar y mejora mi perspectiva. No está tan mal.. La gente en esta época se reune en las cabañitas de madera a tomar bebidas espirituosas y a picar algo de comer. Vamos a HB y nos pedimos codillo con puré de patata, pastel de pan en salsa de vainilla de postre, una cerveza y un sprite por 44,50-euros. Cenamos muy bien y conversamos con unos italianos que se sientan al lado. Como son mesas corridas las conversaciones fluyen entre comensales. De ahí nos vamos a dormir.

04/12/16

 

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

One comment

  1. Efectivamente , un palacio precioso y decir que los buñuelos riquisimos! Nos ha venido muy bien leer tu blog. Comentar que si vais en agosto paciencia a la hora de comprar los tickets porque aparte de la cola que tendrás que esperar posiblemente la hora de la visita sea más tarde(a nosotros nos dieron 4 horas más tarde).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *