Munich- Día 3- Excursión a Salzsburgo (Austria)

Hoy nos vamos a Salzsburgo, es la típica excursión que se puede hacer organizada pero la hacemos por libre. Nos levantamos pronto, vamos a la estación y compramos billetes con vuelta abierta. Los billetes con horario cerrado se pueden compran en las máquinas expendedoras. El billete de ida sale por persona 7,50, el de vuelta el mismo precio. Nos parece baratísimo. Hay que tener cuidado porque hay muchos andenes y hay que atravesar el primer tramo para llegar al andén para coger el tren local.  Es importante poner el nombre en los billetes con bolígrafo. Tras dos horas escasas llegamos a Salzsburgo. Estamos en Austria y no nos han pedido DNI, ni ninguna documentación.. Nos parece extraño.. Nos bajamos en la parada tras divisar una panorámica espectacular desde el tren. Pena de cámara en ese momento. Buscamos información y un mapa. Un chico amable que está de Erasmus nos indica la oficina. Antes de emprender la ruta vamos a un Mc Donald a desayunar y por 7 euros tomamos dos cafes y dos bollitos. Según salimos de la estación tomamos la calle de la izquierda y vamos todo recto para ir al centro.

Enseguida llegamos a Mirabellplatz y vemos por fuera Alkatholische, una iglesia enfrente del palacio de Mirabell. Entramos al palacio para contemplar sus jardines y paseamos por la zona.

En esta época están poco floridos pero conservan su esplendor. Llegamos caminando al teatro y vemos a mano izquierda la iglesia de la Trinidad. Hay ordas de turistas, es Sábado y creemos que mucha gente se le ha ocurido venir a pasar el día. Enfrente del teatro vemos la residencia de Mozart.

Subimos por la calle Linzer y vemos a mano derecha un pasadizo que sube a la iglesia de los Capuchinos.

La cuesta es empinada pero la vista panorámica merece la pena. El día no está muy claro pero bueno..

 

Vemos la iglesia que es bastante sosa y con las mismas bajamos a la iglesia de San Sebastian donde detrás están las tumbas de Mozart y su familia. Están dentro del mausoleo de Wolf Dietrich. Bajamos la calle y cruzamos el puente Staatsbrücke. Sacamos fotos y subimos a mano derecha para ver la casa donde nació Mozart. Tiene la fachada amarilla. En esta calle y en las otras que hemos recorrido apreciamos letreros que salen de los negocios forjados en hierro y muy decorados. Son preciosos.

De ahí subimos y nos topamos con un pasadizo, esta ciudad tiene muchos. Llegamos de repente a un mercado de fruta y verdura en pleno apogeo y justo al lado hay otro mercado navideño. Entramos al lado de la Colegiata y la iglesia es muy blanca en su interior. Bordeamos ahora la Dom Platz donde vemos su imponente catedral. Es muy bonita por dentro. Vemos otro mercado que la circunda y pasamos por la iglesia Franciscana donde no entramos.

Mi amiga tiene antojo de pastel y compra uno, yo compro un imán para mi colección de nevera. De ahí vamos St Peter y por un callejón navideño llegamos a un bar y a su vez damos con el cementerio y la subida al funicular. El ticket del funicular para subir a la fortaleza cuesta 12-euros, subimos andando porque no está muy lejos y merece la pena ir parando en los miradores para contemplar el paisaje. La entrada a la fortaleza de HohenSalzsburgo cuesta 5 euros por persona. Damos una vuelta por las distintas estancias, museos, miradores y vemos hasta una cueva con marionetas. Te sacan la típica foto pero bastante cutre y te piden 5-euros por la misma.

Hecho el recorrido decidimos ir a comer. Bajamos por donde hemos subido y paseamos por la calle Getreidegasse donde se me antoja un anillo. Las cosas son caras en general pero hay alguna tienda asequible. Vemos de lejos la iglesia de San Blasius y tras recorrer algún que otro pasadizo volvemos a cruzar el rio por otro puente lleno de candados. Comemos en un sitio llamado Sabroson, es una pizzería situada en c/ Lizer Gasse 27. Por 23,40 tomamos dos pizzas, una fanta y una cerveza. Están riquísimas. Volvemos de regreso a la estación y paseamos el centro comercial colindante haciendo tiempo. Llegamos a las 20 aproximadamente, estamos cansadas, vamos a comprar algo para cenar, miramos alguna tienda y nos vamos al hotel a descansar.

3/12/16

 

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *