Munich- Día 2

Hoy nos dedicaremos a ver la city. Bajamos a desayunar al bar de abajo del hotel llamado Hermann. Por 8,40 euros tomamos un café, un hot chocolate ( un poco soso) y dos croissants. Compramos en un puesto de souvenirs de camino a la estación,  un par de imanes para el frigorífico a tres euros. Estos puestos están regentados por turcos. Estamos en una zona donde se aprecia bastante inmigrante. Vamos a la estación de turismo y pedimos información. El plano de la ciudad cuesta 0,50. La idea que tenemos es ir un día a Salzsburgo y otro al castillo de Neuschwanstein y si vas organizado sale unos 54 -euros la excursión y si vas por libre el billete de tren sale por 28-euros. Decidimos ir por libre.

Empezamos nuestro periplo por la city. Vamos hacia Karlplatz y antes de llegar vemos el edificio de Palais Pinakothek. Hacemos varias fotos con la puerta medieval Karlstor y vemos la catedral. Antes de llegar a la catedral Frauenkirche tenemos otra iglesia que pasa desapercibida llamada Bürgersaal, es recomendable subir al segundo piso para apreciar las pinturas del techo y la verdadera belleza de esta iglesia.

De camino a la plaza también veréis la iglesia de Michaelkirche. Curioso su angel negro de la entrada.  De ahí llegamos a su edificio Neues Rathaus, magnífico, de cuento! Las gárgolas se pueden contemplar de cerca entrando por una puerta y el patio interior es impresionante.

También vemos el viejo ayuntamiento con su torre blanca.

 

Ahora sacamos fotos de Peterkirche y llega la hora del reloj.

 

Acudimos rápidamente a la plaza donde se congregan todos los turistas y todos mirando para arriba contemplamos el espectáculo. Del reloj salen figuritas que bailan a ritmo de música. El reloj suena a las 11, a las 12 y a las 17 todos los días del año.

Andamos ahora por la zona de Wiktualienmarket, vemos la torre Isartor que está solitaria y otra iglesia cercana. Paseamos por el museo judío y vamos a la puerta Sendlinger tor. Paseamos por esa calle principal hacia el ayuntamiento pasando por Asamkirche, otra iglesia curiosísima y recargada en exceso, muy bonita y digna de ver.

 

 

 

 

 

 

 

Paseamos por diversas tiendas y subimos a la torre de San Peter. Son 308 escalones y la entrada cuesta 3 euros por persona, pero las vistas merecen la pena.

De ahí nos vamos con el olor a salchichas que sale de los puestos hacia la zona de la Residenz

Vemos el palacio de Preysing el primer palacio rococó, un edificio que llama la atención. Llegamos a un mercadillo navideño, casi enfrente del palacio y allí damos una vueltilla.

 

Volvemos a la calle y vemos casi llegando a la plaza, enfrente del palacio un león que toca todo el mundo para pedir un deseo. Así hacemos.

Vemos la iglesia amarilla de la plaza Odeon llamada Theatinerkirche que en estos momentos está en obras y caminamos hacia la cancillería de Baviera.

Paseamos los jardines ingleses con un frío que nos cala los huesos y vemos hofgarten con su templo manierista en el centro. Vemos los museos que rodean esta zona y volvemos hacia el mercado navideño a comer algo. Pedimos unas currywurst (salchichas con ketchup y curry), yo las probé en Berlin por primera vez y me gustaron muchísimo. Pagamos 6 euros por cabeza y de ahí entramos en la cafetería que está casi enfrente llamada Segafredo y tomamos un café y un chocolate por 7,80-euros. Tras el descanso seguimos el recorrido pasando por National theater. Iremos a ver Alther hof, un edificio medieval donde vivió la corte. Destaca la torre del mono, que es la que fotografiamos desde fuera.

Seguimos paseando y vemos la logia renacentista del palacio neorrenacentista del palacio Toerring- Jettenbahch. Pasamos por Salvatorkirche y varios edificios chulos hasta llegar a la zona de los museos. Llegamos a Karolinenplatz tras un buen rato andando y vemos un obelisco homenaje a 30.000 bávaros del ejército de Napoleón que murieron en una batalla rusa. Llegamos a la Glyptothek ( parece estemos en Grecia) y seguimos andando hasta Propylaen ( otra puerta de la ciudad). Vemos de pasada las pinacotecas, neue y alte. Una de ellas está en obras y esto no merece mucho la pena..

Volvemos caminando hasta Karlplatz y vamos a las galerías comerciales Karlhof. Paseamos también la zona comercial subterránea de metro y se me ocurre comprar un postre que voy viendo en varios sitios. Es una especie de torre de tres donuts pegados de chocolate. (7,5euros). Volvemos a la estación para comprar algún pan y algún postre rico ( las tartas están buenísimas) y volvemos al hotel a descansar.

Tras un rato salimos de nuevo a la carga y nos topamos con la iglesia de San Paul, está cercana a la zona de Oktoberfest.

Allí hay un macro mercadillo navideño. Hay varias carpas con música, obras de arte, puestos callejeros y cabañitas donde sirven el famoso vino caliente.

Ya ha anochecido y la gente se aglutina en esta zona. Hay música en directo y buen ambiente. Gastamos tiempo recorriendo todo. Nos probamos gorros rusos, vemos ropas preciosas pero carísimas y con las mismas volvemos al hotel. Hoy ha sido día cañero!

2/12/16

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *