Image Alt

Blog

EL ALGARVE EN DOS DÍAS

Descubrir el Algarve en dos días es algo materialmente imposible. Es cierto que me llevo su esencia y volveré en cuanto pueda. Nos vamos al país de los fados, el bacalao y esas playas infinitas y frías bañadas por el Océano Atlántico, llegamos a Portugal.

Primer día

Salimos desde Sevilla en coche de alquiler con Rent car go y tras haber abonado 20,21-euros por un bono de autopistas(www.portugaltolls.com/es/web/portal-de-portagens/home) atravesamos la frontera. Recordar que es necesario hacer el pago de estos bonos puesto que sino te puede llegar una multa elegante. Tras surtirnos en un supermercado con unos víveres ( entre ellos unos curasanes con una pinta espectacular y unas natas ó pastelitos de Belén) nos dirigimos a Portimáo. En el puerto salen excursiones en barco que te llevan a ver las distintas formaciones rocosas y distintas oquedades naturales en los acantilados y playas. Tenemos 13 chiringuitos donde elegir y finalmente tras preguntar en tres decidimos el barco Alegría. Nos hará ruta por 15-euros y comprende:

Playa Angrinha, Castillo de San Juan de Arade, una isla llamada Leixao de Gaviotas, Cueva de Contrabando, Cueva del Amor, Playa Paraíso, Carvoeiro, Faro Alfonzina, Playa Carvalho, Cueva del Coño, Benagil, Cueva de Benagil, Playa de Mesquita con unos arcos espectaculares y


la Playa de Marinha.

Quedo encantada con la excursión, aunque me hubiera gustado bajar a Benagil y fotografiar mejor. Hay mucha gente que intenta llegar a nado desde la playa o en kayak, hay que tener mucho cuidado porque hubo uno al que casi rescatan. Se llevo casi todo el protagonismo y dejó la cueva relegada a un segundo plano. Las corrientes del mar pueden ser traicioneras.. Lamentablemente este sitio es muy Instagrameable en este momento y por ello tiene mucha afluencia. Regresamos al puerto y vamos viendo esculturas curiosas por el paseo para el deleite del viandante.

Tomaremos un café y un Colacao en Brasileño, muy rico por cierto!

Ahora nos vamos a Lagos, otra población con formaciones espectaculares.

Paramos al lado de Playa o Praia da Batata, pasearemos por la costa llegando a cala Pinhao donde se oye música, allí está también la playa de estudiantes con un arco precioso, después vemos Bahía dos Segredos, playa de Santa Ana y por último llegaremos a Punta Da Piedade. El camino es largo hasta llegar al último destino pero merece muchísimo la pena. Veremos el faro y esas formaciones que te dejan atónito. Qué decir de ver el atardecer por allí.. un verdadero lujo. El poco tiempo que teníamos me dejó con ganas de pasear más.. Nos dejamos por ver la Playa D. Camilo..

Ponemos rumbo a Carvoeiro y nos alojaremos en Carvoeiro Hotel. Un sitio precioso con piscina que recomiendo.

Segundo Día

Visitaremos Carvoeiro, un pueblito costero con mucho encanto, empedrado y muy apacible. Salen excursiones desde la playa para hacer Playa Marinha y Benagil.

Paseamos entre sus calles blancas con ciertos toques coloridos. Curiosamente los contadores de luz de las viviendas tienen hermosos dibujos pintados de los que os dejo muestra. Un street art especial con motivos portugueses.

Subimos por la zona izquierda de la playa y nos topamos con el Algar Seco. Vemos pasarelas de madera que rodean los acantilados. Entraremos por una de las puertas y bajamos a contemplar de cerca las formas cársticas de las rocas (foto portada).Continuamos por la pasarela y vemos la famosa cueva Boneca con sus dos ojos al mar. Hay un bar que está cerrado y vemos pescadores en las rocas. Regresamos al coche pero almorzaremos fenomenal en la pastelería Fabrica Velha.

Continuamos nuestra ruta hacia el pueblo de Albufeira, aparcamos en el centro pagando dos euros por una hora de OTA y subiremos a dar un paseo por su plaza, el mirador, la torre del reloj, sus dos iglesias, la cueva que acaba en la playa y curioseamos tiendas. Es una bonita localidad con una playa enorme.

El tercer y último pueblo de hoy será Olháo. Un lugar encantador por sus preciosas obras de arte, nos sorprende nada más entrar esta belleza.

Después pasearemos por sus calles empedradas, contemplando un paisaje que definiría entre victoriano por las fachadas de sus casas, las puertas y los colores que utilizan, mezclado con aire de villa pesquera y zona portuaria. Tienen mucha decoración singular por las calles de la que os dejo muestra. Sin duda un precioso lugar que no hay que perderse.

Comeremos en Petiscaria Casa de Pasto, un lugar muy coqueto, donde se cuida hasta el más mínimo detalle. La comida no es cara y os aseguro no os dejará indiferente. Por supuesto comemos bacalao, no podíamos marcharnos de este país vecino sin probarlo. También pasaremos por un super para comprar paté de sardina, otra de las delicias del lugar.

Nos quedó por ver Tavira, Ría Formosa, el cementerio de anclas y el faro. Para la próxima!

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies