Capri

18/07/19

Hoy nos toca ir a Capri. Una isla donde acude el famoseo en verano y por lo tanto no muy asequible para ciertos bolsillos. Vamos con la intención de comer de bocata y en Panificio Via Vergini 11 compraremos dos ricos panes por 0,70-euros. Nos paramos en la parada de Municipio para ir al puerto y allí coger ferrys que salen a varias horas para esta isla. La venta de tickets está justo detrás del castillo del huevo. Compramos en la compañía SNAV, sale ida y vuelta por 42,20-euros por cabeza. Preguntamos la puerta y nos indica que está justo detrás. Tras una hora de viaje tranquilo desembarcamos viendo hordas de gente que se disponen a subir. Nos ofrecen excursión para ver la Gruta Azzura, o cueva azul que es una de las maravillas de la zona. La excursión dura una hora y no te mete a la cueva porque debe estar cerrada. El precio es de 18-euros por persona y te lleva a ver Capri desde el mar. Vamos a información y turismo y nos dan un mapa con distintas rutas para hacer. Hay rutas pequeñas y rutas largas. También puedes ir a Anacapri en bus eléctrico. Nosotros decidimos subir al pueblo tras coger el ticket del funicular. Se cogen según sales del barco a la derecha y luego pone funicular en grande. Son los dos euros mejor pagados tal y como luego comprobaremos. Ahora sí, tenemos que esperar una cola terrible que va rápida debido a la aglomeración.

Mientras esperamos vemos curiosos taxis descapotables.

Subiremos a la plaza de Umberto I donde se encuentran los cafés pero antes en el puerto, compraremos una botella de agua grande ( 3-euros). Al llegar arriba las vistas son preciosas.

Entramos en la iglesia de Sant Stefano que posee dentro un hueso de este santo que al parecer protegió a la isla de la peste en S. XIX.

Empezamos caminando hacia un lado y viendo estas esculturas

Pasearemos la zona hacia la fábrica de perfume de la isla llamado Carthusia.

Me meto en la tienda para probar ese olor pero no me gusta. Seguimos caminando hacia los jardines de Augusto. Pagamos un euro por la entrada y haremos fotos del paisaje.

Ahora buscaremos Certosa di San Giaconno. Cuesta 6-euros la entrada y pasamos de entrar a ver una exposición de cuadros.

Seguimos la ruta hacia Belvedere di Tragara y en cierto punto nos desviamos hacia el arco natural. (foto portada)

El camino es cuesta arriba y de repente deja de haber casas y empezamos a bajar escaleras. Nos encontramos esa preciosidad natural y sacamos varias fotos de distintos puntos. Nos encontramos de repente rodeando la isla, no queremos volver por donde hemos venido y la verdad que ha merecido la pena. Los que suben es un duro camino, nosotros por suerte la mayor parte es bajar escaleras. Estamos inquietos porque no sabemos dónde vamos a llegar, atravesamos una cueva llamada Matermonia

Cueva Matermonia

y bordeamos la costa pasando por los miradores de Scoglio de Monacone. Vemos el Antico porto di Tragara y vemos Faraglioni.

Tras una ruta de unos 40 minutos debajo de la solana llegamos a Belvedere de Tragara. La ruta no es para todos los públicos bajo mi punto de vista. Hay que llevar agua y buen calzado. Hay alguna otra ruta que te lleva a Villa Jouis, las ruinas romanas del monte Tiberio pero esa no la vamos a hacer. Descansamos comiendo dos nectarinas compradas en una tienda interior ( precio 2,5-euros) y compramos agua en una carnicería donde sacan la botella de una cámara rodeado de trozos colgantes de carne. Como en las películas. Nos hacemos dos bocatas con un paquete de salchichón por el que pago casi 5-euros. Esta tienda de ultramarinos es carísima pero no hemos visto más en la isla, por un paquete de espaguetis al hombre de delante mío le cobran 6-euros…La tienda se llama La Giorgia Sas. En la isla proliferan las tiendas de marca y las cafeterías y restaurantes caros.

Ahora decidimos bajar andando, es un camino largo y vemos a la gente subir agotada. Yo creo que lo pagado en el funicular es lo mejor que podíamos haber hecho. Al llegar abajo compramos agua y vemos en una tienda de ultramarinos unos pedazo limones que dan ganas de exprimir y hacerte un refresco.

Esperaremos sentados junto a la playa de piedras a que se haga la hora de regreso. Hay que estar atentos porque de repente cambian el muelle y hay que salir pitando hacia la otra esquina.

En la cola conoceremos a una pareja simpática de Bilbao de la edad de mis padres que nos cuentan sus peripecias.

Al llegar subiremos por la cámara de comercio hacia la parada de metro de Universitá y aprovecho y bajo a verla.

Andamos y vemos la Basílica Santuario Carmine Maggiore.

Iremos a la plaza de Garibaldi y entraremos a comprar algo de pasta en el super para traer. Decidimos cenar en Vichiarelle Dal 1903, justo en la plaza Garibaldi número 111. Muy recomendable.

Tomaremos un plato típico llamado fritura italiana con queso, buñuelos, croquetas, verdura, provolone y pan con tomate.

Yo elijo canelones que están riquísimos y Asier una pizza llamada Bufalatta. Todo con bebidas nos sale 28,75-euros. Volvemos en metro y a dormir.

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *