Chitzen Itza y Valladolid

11/10/2006

Viene una van a buscarnos, el camino a Chitzen Itzá es de tres horas. Nos hacen la típica parada y me compro un semanario de pulseras. Me pedían 800 pesos pero acabo dándole 260 pesos. Son muy negociantes y hay que regatear bastante. Llegamos al destino. Nos ponen una pulsera y nos mandan con un guía, en el grupo vamos 7 personas. Al entrar divisamos esa maravilla del mundo. Se ve a lo lejos la pirámide escalonada y venerada por los mayas.

Chichen Itzá

Nos cuentan en los equinocios ( marzo y septiembre) hay una sombra que baja por la misma por efecto de la luz y simula una serpiente. Tocamos la pirámide para que nos de suerta y nos cuentan cómo los mayas jugaban con un balón de fuego que tenían que encestar por unos aretes que sobresalen en las piedras. Al que ganaba le cortaban la cabeza como sacrificio a los dioses. También nos cuentan que tiraban a las sirvientass más guapas a los cenotes para que pidieran desde abajo para un buen año para su señor. Decían que en las cabañas se reunían en las bodas los familiares de novio y novia y la novia tenía que hacer una tortilla de maíz. Si salía bien se casaban y sino nada. El guía nos hace dar palmas mirando a la pirámide y se oye un canto por el efecto del eco. Dicen que cuando llegaron los españoles los indígenas les decían Yucatán que significaba que no entendían esta lengua y por eso bautizaron así a esta península. Tras varias anécdotas nos dejan media hora para recorrer la zona

Compramos alguna caja y alguna piedra obsidiana de recuerdo…

Nos llevarán a un restaurante mejicano y la típica pareja con atuendos de la zona nos bailan con botellas y bandejas en la cabeza.

Iremos ahora al Cenote Sak Múu Ha, es una especie de lago subterráneo de agua dulce. Un sitio precioso donde te puedes bañar.

Cenote Sak Múu Ha

A la salida un niño nos vende postales y nos persiguen llorando para que les compremos más. Tras unos cuantos viajes y de más mayor aprenderé que nunca hay que comprar nada a los niños para evitar explotaciones.

Ahora iremos a Valladolid, vemos su catedral y damos una vuelta por la zona. Es bonita y de auténtica estampa mejicana.

Catedral de Valladolid (Méjico)

Volvemos al hotel y de vuelta atropellamos un murciélago que nos acompaña en la antena de la Van. Hoy cenaremos en Steak House y bastante bien. Nos vamos después al hotel Riu Tequila y vemos un espectáculo de baile y cuando acaba nos vamos a la discoteca. Nos lo pasamos muy bien pero hay muchos guiris bebidos..

11/10/2006

Hoy nos quedamos durmiendo un poco más y nos vamos a la playa. Buscamos al chico del parasailing y nos animamos Idoia y yo tras pagar unos 30 dólares por cabeza. Nos lleva en moto acuática hasta la lancha y a volar.

Maite no se anima, no le van este tipo de cosas. Se ha quedado sin snorkel porque se agobió, sin kayak y sin parasailing.. Es más de tumbarse al vuelta y vuelta. La experiencia es muy recomendable porque volar en este tipo de artilugio es relajante. Nos vacilan un poco bajándonos la vela y mojándonos los pies. Nos vamos a aquaerobic y comemos en el buffet. A la tarde iremos a playa del Carmen y nos toca shopping. Hay muchas cosas típicas, desde los sombreros mejicanos, pasando por tequilas con gusano dentro, pequeñas botellitas con sombrero a modo de souvenir, tazas de Mexico, fruteros originales, chocolate con insectos dentro, chocolates picantes.. Volvemos cargadas y los recepcionistas se paran a charlar. Nos dicen que si queremos ir con sus compadres de marcha. Nos vamos a cenar y les decimos que mejor otro día porque estamos cansadas.

13/10/2006

Hemos ido a preguntar por la excursión a Cocobongo. Es una famosa discoteca de Cancún y nos comentan que se suele hacer en domingo. Dicen que si alquilamos nosotras un carro ellos se ofrecen a llevarnos. Son gente muy maja pero muy vacilona. Hacemos juegos de piscina y los que pierden toman tequila rebajado. Yo me libro, pero mis amigas no. Vamos a la piscina, a aquarobic y relax. Ido y yo vamos a pasear y Mai se queda haciendo tumbing. Nos iremos a comer y luego toca clases de merengue. Mai se queda de siesta y nosotras dos nos vamos al pueblo. Hemos pensado ir a la Isla de Cozumel mañana a hacer snorkel. Allí está la segunda barrera de coral más importante del mundo y fue descubierta por Jack Custeau.

Tras una vuelta por el pueblo regresamos y el recepcionista nos regala una rosa para cada una. Hemos quedado con él por la noche y fuera del hotel porque les tienen prohibido relacionarse con turistas. Nos enseñará su casa, es típica mejicana y sin grandes lujos. Está protegida contra huracanes. Tras arreglarse nos lleva al Blue Parrot. Un garito playero con mesitas iluminadas y columpios en la barra. Tiene dos pistas de baile y allí tomaremos algo. Ellos beben cerveza picante. Qué asco! Lo pasamos muy bien pero perdemos la cartera. Carlos, Pablo y Fernel son nuestros acompañantes. Nos presentan a sus amigas y entablamos conversación con la gente. Salimos a bailar y la gente nos mira mucho, porque Ido y Maite son gigantes a su lado. Los mejicanos son todos muy bajitos. Tratan de ligar con nosotras pero los recepcionistas nos quitan los moscones de alrededor. Luego para acabar la noche iremos a otra discoteca bastante peculiar y con las mismas nos vamos para casa.

14/10/2006

Hoy vamos a ver el tercer hotel de la cadena Riu llamado Playacar.

Paseamos y volvemos a la playa. Tomamos unos zumos y a comer. Mai se quiere hacer trenzas y ponerse uñas postizas. Ido y yo vamos a lo de Cozumel y como hemos andado tarde no lo cogemos porque el último ferry de vuelta es a las 22. Además es bastante caro y ya no nos queda mucho dinero. Empieza a llover y en estos sitios cae con ganas. Cogemos un taxi y regresamos al hotel. Preparamos la maleta y nos preparamos para salir la última noche. Mai ha hecho compras hasta tarde y no le apetece salir. Cenamos y salimos Ido y yo. Vamos a la disco del Riu Tequila y nos vamos de nuevo al Blue Parrot en taxi. Nos encontramos a los recepcionistas que han despertado a Mai al llamarnos y nos quedamos con ellos. Bailamos mucho y ya nos retiramos porque mañana es nuestro último día.

15/10/2006

Nos da mucha pena marcharnos del paraíso y despedirnos de nuestros colegas que han sido muy buenos anfitriones. Han sido unas vacaciones estupendas y es un sitio al que hay que regresar algún día. Echaremos de menos Méjico lindo y querido. Nos traemos recuerdos y un morenito dorado. La gente muy agradable y muy trabajadora. Todo el mundo tiene una sonrisa para dedicarte.

Amanecer de Méjico

Para la próxima vez habrá que ver Ciudad de Méjico, Cozumel, la pirámide de la selva y otras ciudades que quedan pendientes.

Ciertas fotos me han cedido y están hechas en 2019. En estos momentos hay un problema en Méjico llamado sargazo. Por el calentamiento global esas playas paradisiacas se llenan de estas algas que ensucian la perspectiva e incomodan al bañista.. Cuidemos el planeta por favor!

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *