Visitando el pueblo en Mykonos

19/04/14

Hoy hemos dormido mucho, nos levantamos y vamos a devolver el quad. Quedamos a las 13 en el Mykonian K. A las 12;45 viene el transporte del hotel para llevarnos (7,5-euros por persona). Nos despedimos de Bárbara comentándole que nos ha gustado mucho el cuadro de la habitación. Mi amiga Ana le pregunta dónde lo ha comprado y Bárbara dice se lo ha hecho su madre. Dice que tenía uno en algún sitio y lo busca para regalárselo. Pero no lo encuentra, dice que si lo ve que nos lo envía a la recepción del otro hotel. Qué simpática..  Hacemos fotos en el hotel y cerramos las maletas. Nos llevan al otro alojamiento. Está alejado del pueblo pero el sitio tiene mucho encanto. Es una preciosidad! Pagamos a 200-euros la noche.. así que ya lo puede ser.. Es un hotel con piscina, bar, y nos dan la habitación al llegar a pesar de ser dos horas antes. Huele a jazmÍn, echan un ambientador espectacular! Al día nos dan 50 minutos de talasoterapia como cortesía del hotel. Nos dan la bienvenida con una botella de vino y unas galletas.

Salimos de la habitación para ir al encuentro de Jorge que nos trae la moto. Pregunta a Ana sobre su experiencia y finalmente tras sus consejos decidimos coger el quad de nuevo por ser más estable. Ahí nos ves montadas con él y su hermano en sus respectivas motos en busca del quad que lo tienen en la otra punta de la isla. Ana va encantada de paquete con el guapo de Gianni. Reservamos un día más el quad y volvemos al hotel. Nos vamos a disfrutar de la talasoterapia. Hay cinco piscinas y nos dan un flotador para estar 10 minutos en cada una. Una piscina tiene olor a lavanda, otra tiene sal, otra agua caliente, otra chorros.. Es muy relajante. De ahí nos comemos un bocata y nos vamos a la ducha.

Iremos al pueblo pero previamente paramos en un molino para hacer fotos desde lo alto de la colina.

Primero iremos a la agencia del ferry a coger los billetes de Hellenic Seaways. Pasearemos por el pueblo viendo Little Venice donde compro algún souvenir para mi familia.

Cenamos en un Snack Bar llamado Aessniaae, o algo similar.. por 7,40 tomamos dos gytros y dos aguas. Es baratísimo. Recorremos las callejuelas y vemos la plaza de la catedral.

 

En la iglesia comemos dos crepes en un sitio llamado Malibu. El crepe puede ser dulce o salado y salen a 4-euros. Muy buenos! Vemos una pareja de españoles que duda si comprar o no y que pronuncian bastante mal en inglés.. nos reímos un rato porque nos entra la risa tonta de la situación. Nosotras no somos un portento pero es que lo de la pareja esa es particular..

Entramos en una farmacia para ver productos de la marca Korres dado que es una marca griega y el precio está mejor aquí en el país. Después entraré en una especie de gran almacén y compraré varios productos de esta marca que huele estupendamente. Tengo la vena de compradora compulsiva desatada y me compro también un kimono de tendencia de esta temporada por 35-euros en un puesto en la calle.  Las tienditas son muy cuquis e incitan a la compra.

Volveremos en el quad cuya conducción ya es dominada por Anita Rider. Nos vamos al bar del hotel y enseguida a dormir. Hoy nos hemos quedado con muy buena sensación, el pueblo está pintado de azul y blanco lo que lo hace especial. Tiene pintado hasta el suelo en muchas zonas. Es un pueblo destinado al turismo pero en las tardes calurosas se puede pasear tranquilamente sin agobios.

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *