Visitando la isla de Mykonos

18/08/14

Tras levantarnos Bárbara nos ofrece desayuno por 7-euros. Declinamos la idea y le comentamos que queremos alquilar un quad. Nos dice esperemos 5 minutos mientras vienen. Nos cobran 35-euros el día y lo reservamos para dos días. El chico que lo trae se llama Jorge y se encarga de enseñarle los mandos a Ana. Yo no me atrevo a conducir. Primero hay que ir a echar gasolina. Llenamos el depósito por 8 euros porque estaba casi lleno y buscaremos un super o algún sitio para desayunar. Bárbara nos ha convidado con dos zumos, dos galletas y fruta. Qué maja! Nos ha dicho que nuestra habitación es la mejor y luego descubriremos que razón no le falta puesto que tenemos terraza privada.

Llegamos a un Mall donde hay Starbucks y por 10,40 tomamos dos chocolates y dos donuts. De ahí vamos a un super y cogemos unos bollos de pan, agua y embutido. Nos vamos a la playa de Platis Yialos. Cuando llegamos vemos hay muchas sombrillas y no queremos alquilar una puesto que no estaremos mucho rato, así que acabamos cruzando a la playa de enfrente.

Tras estar un rato haciendo tumbing pasa un negrito con vestidos playeros al que le compro uno por 20-euros.  Decidimos ir tras comernos un bocata a la playa Paranga Beach. Está cerca y vamos cargadas con las bolsas. Hay como un acceso privado y se ve gente joven. Está abarrotada. Comrpamos dos croissants y agua por 2,5-euros.  Decidimos visitar otra playa llamada Paradise Beach. Cogemos el quad y confieso asustarme en dos ocasiones porque no dominamos este transporte. Llegamos en un rato a esta famosa playa donde también hay sombrillas y varios garitos. Nos ubicamos a la derecha rodeadas de gente guapa. Descansamos en la toalla y a eso de las 16:30 empieza la marcha, los chiringuitos ponen la música a tope y todos a bailar y a tomar copas. El más molón se llama Guapa Loca. Bailamos un rato mientras tomamos una coca cola que sale a 4-euros. Nos regalan un chupito si tomamos dos cocktails. No podemos porque conducimos. Hay animadores y los turistas salen a la pista.

Nos acercamos a Tropicana, otro sitio donde las gogós bailan en tanga y los chicos miran embobados. No es tan animado como el primero pero es donde están la mayoría de los hombres.. Qué raro…

Decidimos irnos y llegamos al hotel sin problema. La excursión en quad no nos ha molado demasiado y decidimos ir a preguntar para cambiarlo por una moto. Quedamos con ellos en el hotel Mykonian K al día siguiente para que nos la traigan. Tras una ducha nos vamos a buscar algo para cenar. Bajamos al pueblo que estaba a 10 minutos y es chulísimo. Hay muchos lugares con encanto y vamos descubriéndolos y haciendo fotos. Escogemos para la cena un restaurante llamado Madoupas donde pedimos soulaki de pescado y gyros de cerdo con patatas. Todo sale 20-euros. Es un sitio chulo aunque los camareros son un poco despistados. Nos dejan la cuenta enrollada en un vaso de cristal. Salimos a callejear, nos sentamos en un sitio prestándonos a la crítica viendo el desfile de gente crucerista. Algunos se ponen sus mejores galas y otros van de cualquier manera. Es muy gracioso ver esa mezcolanza de gente. Caminamos un rato y llegamos a la pequeña Venecia. Es precioso! Vemos la zona de discotecas, pubs con música a tope. Me compro un pañuelo en una tienda por 15-euros. Hay muchas tiendas con cosas preciosas pero muy caras. Tras el paseo compramos algo para desayunar en una tienda de ultramarinos. Los precios son asequibles. Nos retiramos ya.

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *