Suiza-2011- Día 1- Chamonix (Francia)

21/4/2011

Tenemos diez días para este viaje , haremos rutas en coche de alquiler por diversas zonas, hemos preparado concienzudamente y volamos desde Madrid a Ginebra. Suiza es famoso por sus paisajes y allí que nos vamos,  provistos de ropa de invierno puesto que estamos aún en Abril.

Recorreremos CHAMONIX, CHAMPERY, AIGLE, MONTREAUX, LAUSSANE, LES DIABLERETS, ZERMATT, SION, BRIG, INTERLAKEN,  THUN, BERNA, FRIBURGO, GRUYERE, ESTAVAYER LE LAC, NEUCHATEL, BASILEA, LUCERNA, ZURICH, STHEIM AND RHEIM Y GINEBRA.

En este viaje me acompañan grandes amigos, mi novio Asier, mis compañeras de trabajo Iratxe e Aitziber (grandes amigas a su vez)  y Ana, amiga de mi cuadrilla y viajera reconocida.  Tras el viaje a Madrid de madrugada dejamos el coche en un parking de hotel llamado Sh, el GPS  ha hecho que nos perdamos  en el último tramo pero por fin llegamos y dejamos el coche para rápidamente coger el bus a las 7 para el aeropuerto. Salimos de la terminal 1 a las 9,25. Volamos con Easy Jet. Nos sentamos a desayunar tras coger las tarjetas de embarque y parece el avión sale con retraso. Tras un viaje placentero en el que todos hemos dormido un rato,  llegamos a las 12,30 del mediodía y rescatamos las maletas. Buscamos la compañía de alquiler de coches Hertz y allí esperamos a que nos den nuestro buga. Ira se compra de camino una manzana que le cuesta un euro. Ya empezamos a pagar precios desorbitados..

El coche de alquiler nos sale por 10 días 1.318 francos suizos, finalmente nos salen 1018 francos por dejar el coche un día antes y haber llenado el depósito de gasolina. El coche tiene golpes y los comprobamos antes de subir. Nos dan un Opel Zafira blanca y allí metemos todo nuestro equipaje. Ponemos el bendito Gps y ponemos rumbo a Chamonix.

De camino vemos esa cordillera de montañas, esos famosos Alpes y contemplamos el lago de Ginebra. Hay nieve en lo alto de los picos y hace un día precioso y caluroso. Decidimos parar en un Intermarché (supermercado) para comprar algo de pan y fruta para comer. Aquí de momento se paga en euros porque estamos en zona francesa. Los panes tienen muy buena pinta y nos sorprende, es que en Francia tienen muy buenas panaderías y pastelerías. Los precios no son exagerados por el momento..  Tenemos pánico a los precios de Suiza y por ello nos hemos traído provisiones envasadas al vacío en las maletas.

Al llegar a Chamonix divisamos las montañas de cerca. Estamos en un valle y se ve todo extremadamente alto. Vemos los teleféricos que suben a la cima de la montaña. Comemos en un pueblo llamado Lafalle, un pueblito precioso que está atravesado por las vías del tren. En Chamonix buscamos el hotel llamado Le Lacs. Es un hotel normalito regentado por una francesa mayorcita que nos recibe hablándonos en inglés y nos da la llave. Hemos reservado una habitación de 5 personas por 98 euros. La habitación se divide en dos partes y el baño no está mal. Nos cobra una tasa de 1,5-euros por persona. Nos da un mapa del pueblo y nos dice que vayamos en coche al pueblo porque hay un parking gratis. Aparcamos en la calle y hacemos fotos de la iglesia, del rio y de la cordillera alpina. En información y turismo nos dan información y nos recomiendan ver Aguille du Midi.

Esta es la cumbre donde está montada la plataforma para ver el Mont Blanc de cerca, te sube un teleférico que se inauguró en 1946. Muchos intentaron conquistar la cumbre y perecieron en el intento. En la oficina nos hablan también del mar de hielo. Un tren cremallera te lleva a este glaciar y hay un museo de animales.

La chica nos da un mapa y nos dice de visitar el pueblo donde vemos un banco, la iglesia de San Miguel en la plaza, fachadas y edificios pintorescos de la población… Vemos el café la Terrasse que tiene columnas color malva y allí tomamos tres chocolates y dos cafés (20-euros). Las vistas son increíbles y parece estemos en una postal, hace mucho calor. En el centro de la plaza vemos la estátua de Balmat y Saussure señalando el Mont Blanc .

En 1741 dicen que dos ingleses desoyendo las supersticiones locales son los primeros en visitar las neveras que se consideran guaridas de demonios. A pesar de los malos augurios vuelven sanos y salvos y describen lo que ellos llaman el mar de hielo.

Damos otra vuelta y acabamos tomando algo en otro bar con una terraza inmensa. Tenemos hambre y cenamos en Mc Donalds, algo más caro que en Vitoria. Un camarero gabacho se nos pone a hablar y nos dice que suele ir a surfear a Zarautz, nos cuenta vivió en Méjico y por eso sabe castellano. Le hemos caído en gracia y nos regala tres bolsas más de patatas. Muy majete!

Volvemos al coche y regresamos al hotel, estamos cansados.

 

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *