Qué ver en Glasgow

25/11/11

Madrugamos y nos ponemos en marcha a las 8 tras desayunar un muffin y batido que habíamos comprado. Sacamos unas fotos con los primeros halos de luz de la mañana y en la estación de tren preguntamos por el billete a Glasgow. Nos sale a 22 libras ida y vuelta y llegaremos en una hora. Nos dice que la vuelta tiene que ser anterior a la hora punta o posterior. Llegamos al destino y tras bajar en George Square nos disponemos a visitar la ciudad. Vemos casas victorianas y una noria que están montando al lado de un mercadillo navideño. Vemos el City Chambers.

 Queremos ir a la oficina de turismo pero se ha puesto a llover fuertemente. Acabamos entrando en The Canting House, pedimos un desayuno que consiste en zumo y un bocata de bacon. Nos cobran 4 libras a cada una. Tras hacer un poco de tiempo saldremos a la calle Buchanan, una calle repleta de tiendas. Finalmente llegamos a George Square donde estaba la dichosa oficina de turismo que no habíamos visto. Nos dan un mapa y nos explican. Nos dice de visitar museos, la catedral y la torre de Cremé Makintosh light house. Desde esta última hay buenas vistas de la ciudad desde lo alto de la torre. Salimos de la oficina y una ráfaga de viento rompe el paraguas.. hace frío y está super desagradable. Vaya día tenemos! Aprovechamos y nos metemos en una tienda de jabones que huelen deliciosamente bien, entraremos en Accesorize y por 14 libras compraré una boina para taparme un poco de la lluvia. Buscaremos el mirador que nos ha dicho tras pasear la zona de tiendas. Estaba un poco escondido. Subimos al último piso y nos encontramos con una reunión de ejecutivos de sopetón. Nos dicen hoy está cerrado. Están desayunando y mi amiga les dice bon apetit, se ríen y nos bajamos partiéndonos la caja por la situación. Intentamos subir por otra planta por si nos habíamos equivocado y de nuevo volvemos al mismo sitio. Estallamos en carcajadas al igual que los ejecutivos. Vemos en el ascensor un cartel que dice sexta planta cerrada por reunión de negocios. Bajamos meándonos de risa..

Ahora callejeamos paseando por Argyle street.

Entramos en tiendas pero nuestro afán es llegar a la catedral. Es el símbolo más importante de Glasgow. Vemos a la torre de la Galery of Modern Art y llegamos. Vemos justo al lado la casa medieval más antigua de la ciudad llamada Provand´s Lordship. También allí está la necrópolis que rodea el templo y la Royal Infirmary. Nos sorprende lo negra que está la catedral. Entramos y hay una mujer sonriente custodiándola. No se cobra por entrar. Vemos la cripta, es curiosa y chula.

Aquí en Glasgow es muy famoso el diseñador Mackintosh, hizo salones de té, iglesias, museos..

Volveremos al centro y vemos un reloj gigante.

Entraremos en alguna otra tienda y vemos la ambientación navideña y los músicos callejeros.

Estamos un poco cansadas y decidimos volver en tren a las 13:30, va todo el mundo comiendo. Justo detrás vemos una mujer que se bebe ella sola media botella de vino ( será para entrar en calor…) Tras divisar el paisaje durante una hora aproximadamente llegamos a Edimburgo y nos vamos al castillo de nuevo. Intentamos entrar pero sólo nos hacemos fotos. La entrada cuesta 14 libras y mañana la visita es gratis. Ya no estaremos pero nos ha parecido caro y lo acabamos dejando.

Pasamos por una tienda y compramos unas carteras a 20 libras que nos han gustado. Entraremos en otra de souvenirs y gastaremos en huggies, galletas Walkers y alguna otra cosa más.

Entramos en un pub llamado Frankenstein. Decidimos ir al museo donde nos movemos por desgana por el cansancio acumulado. Vemos la oveja dolly, el ajedrez, las momias de Egipto y los ataudes pequeños.

De ahí nos vamos a comer algo a Subway ( franquicia de bocadillos) y por 5,68 libras compramos un bocata tremendo que comemos a medias y una cocacola que pedimos en Bank Bar ( 2 Cokes por 3,80 libras). El ambiente en este bar está guay. Tiene chimenea y es muy acogedor.

Nos iremos ahora a comprar fudges ( caramelos blandos) y un mechero ( todo 5 libras). Regresamos al hotel y dejamos las cosas. Nos cambiamos de calzado y salimos a pasear por George Street. Vemos el edificio de Café Dome. Con sus columnas iluminadas y su interior espectacular donde la gente se agolpa en una fiesta selecta. Nos dejan pasar y nos saludan los porteros…

De ahí vamos a ver si nos damos un homenaje con la última cena en Hard Rock. Seguimos andando y vemos el café Andaluz. Hay muchos pubs con bastante ambiente. Llegamos a una iglesia ( St. John, preciosa por fuera) y en un super llamado The Cooperative compramos latas de salmón de alaska, caramelos de chocolate Cadbury, nubes para echar al chocolate como tienen aquí costumbre..

Llegamos al restaurante y nos han dicho hay una hora y cuarto de espera. Decidimos ir a un Pizza Hut y por 23 libras cenaremos ensalada y una pizza grande con dos bebidas. De postre una cookie deliciosa.

Volvemos paseando con el llenazón de estómago y a dormir.

26/11/11

Cogeremos el bus de las 4 de la mañana al aeropuerto y el vuelo sale con retraso debido al tiempo. Yo me pongo un poco de los nervios porque en Paris casi no teníamos tiempo en la escala.. Nos han sentado separadas y Raquel no se ha enterado de nada. Llegamos y salimos como histéricas corriendo. Pasamos conecting flights y acabamos saliendo del aeropuerto cogiendo un bus que justo salía. Entramos en la otra terminal y pasamos el control con last call en el monitor. Nos gritan quickly please! Raquel descalza corre por la terminal y salimos a la pista y tras pisar todo el queroseno subimos por la escalera a toda prisa. Al subir a Raquel se le cae una bota, me empecé a reir a carcajadas! Menuda odisea! Finalmente lo hemos conseguido, es sentarnos, darle unos calcetines a mi amiga y despegar. Nosotras llegamos pero no nuestras maletas. Nos las trajeron a Vitoria sin problema.

Damos por finalizado nuestro viaje. Una escapada corta pero muy aprovechada. Mucho frío y paisajes preciosos. Edimburgo es una de las ciudades Europeas con mayor encanto he conocido. Sus edificios la hacen muy especial y sus historias terminan de enriquecerla. Nos ha gustado mucho su gastronomía y sí que recomendaría visitarla en primavera porque el hecho de que anochezca pronto es un rollo.

Glasgow está bien y las Highlands tienen paisajes preciosos. El lago Ness tiene mucha historia y es genial oírla in situ. La gente en general es amable aunque no hemos tomado mucho contacto. El inglés que hablan es todo un reto a la hora de entenderles pero no se nos ha dado mal.

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *