De ruta por Nápoles

15/07/19

Continuamos de ruta por Nápoles, la ciudad se puede ver en dos días sin problema. Hoy es nuestro segundo día y empezamos la mañana en el bar llamado la Brasiliana. Tenemos incluido el desayuno y nos han dado vales para entregar en el establecimiento. Los napolitanos almuerzan café y croissant por lo general.

Nuestra idea es ir al mercado de la puerta Nolana. En Nápoles hay muchos mercados callejeros vespertinos y atravesamos uno que tenemos cercano.

Vamos caminando hacia plaza Garibaldi y vamos viendo varias iglesias.

Llegamos a nuestro destino y nos encontramos un mercado de ropa y de objetos pero no se ve mucho comercio de fruta, pescado..

Puerta Nolana

Volvemos a plaza Garibaldi y vemos sus galerías.

Plaza Garibaldi

La arquitectura de las mismas merece una foto.

Galerias Garibaldi

Caminamos al casco histórico y vemos la iglesia de San Gregorio Armeno cuyo interior es una preciosidad.

Calle Gregorio Armeno

Iglesia San Gregorio Armeno

Entramos también en la iglesia de St. Lorenzo Maggiore que es más sencilla que la anterior.

Iglesia St. Lorenzo Maggiore

Subimos por la calle de los belenes y entramos en St. Paolo Maggiore que también es muy chula.

Iglesia St. Paolo Maggiore
Detalle de la calle de los belenes

Visitamos la tumba de San Gaetano y entramos en St. Marie delle Anime Del Purgatorio ad Arco. (la de las carabelas)

Iglesia de St. Marie delle Anime del Purgatorio ad Arco
Iglesia de St. Marie delle Anime del Purgatorio ad Arco

Paseamos por sus calles principales llenas de tiendas de productos típicos.

Entramos en la iglesia St. Angelo Nilo la iglesia roja.

Iglesia St. Angelo Nilo

De ahí nos vamos a Santa clara, quiero entrar en el claustro y como hay una convención de algo me cuelo. Asier se queda fuera esperándome. Saco fotos pero no llego a entrar del todo al claustro.

Convento Santa Clara

Ahora pasaremos por el conservatorio de música y hago una foto al patio. Se oye música desde la calle.

Conservatorio de música

Volvemos a Nápoles Subterránea para hacer la visita. Nos han dicho a las 12 había un tour en castellano. La entrada cuesta 10-euros por persona pero merece mucho la pena. Hay dos zonas para ver las profundidades de esta ciudad. Las entradas están prácticamente enfrente una de otra. Nos decantamos por la primera( ver foto) que es más claustrofóbica pero está muy bien.

Nos tomaremos antes un refrigerio en el Pórtico 340. Nos cobran 6-euros por dos bebidas, al menos te sacan tres variedades de aperitivos. Uno de ellos son unas típicas rosquillas de pan pequeñas con distintos sabores que no están nada mal. Tras esperar un poco en la puerta nos llaman para entrar. La bajada es de bastantes escaleras. Nos metemos a ver las cisternas de los romanos. Allí se escondían los soldados en la segunda guerra mundial. Tiene puesta una mini exposición donde hay hasta un tanque.

Vemos las letrinas y nos va contando distintas historias. La más curiosa la de los limpiadores de cisternas. Al parecer contrataban monaguillos para ello y estos iban de casa en casa robando joyas y acostándose con las señoras de la casa. En el recorrido vemos cómo tienen un proyecto de jardín con distintas plantes que se conservan perfectamente.

De hecho hay una pizzeria que cultiva allí su albahaca. Nos darán un descuento para esta misma, se llama Sorelle Bondiera.

Vemos también la bodega y nos dan unas velas ( tipo linterna) para recorrer unas estrecheces de corredores que conducen a grandes piscinas de agua.

Es algo divertido y que tiene su historia, no apto para claustrofóbicos. De ahí nos llevará a ver el teatro romano que está debajo de las casas.

Tienen las llaves de una casa para enseñar al turista. Nos enseñan las estancias de una casa antigua y debajo de la cama hay una entrada secreta y bajamos al teatro. Es muy curioso ver cómo se disponen las piedras toba (antiterremotos), así como saber que los vecinos están viviendo encima de ruinas de la época romana y no se les expropia. Ahora nos llevará a una estancia donde hay barra de una película de Sofia Loren y a ver unos cuantos belenes.

Salimos y se ha hecho la hora de la comida. Decidimos ir a comer a Gino Sorbillo, catalogada como la mejor pizzeria del mundo. En la cola conocemos a unos cruceristas del Puerto de Santamaría (Cádiz), con los que entablamos conversación durante la larga espera. Tras esperar algo más de una hora entraremos y nos sientan en medio de una mesa compartida. Todos los turistas tenemos la misma idea.. Pedimos dos pizzas de la larga carta y nos cobrarán 20,50-euros con la bebida incluida. Bastante asequible y la pizza buenísima. Abajo tienen otra zona de restaurante pero está cerrada, intento hacer una foto porque allí está el homenaje a la abuela creadora del restaurante ( la mamma) pero no me dejan fotografiar.

Tras la comida iremos a la puerta Alba hasta la plaza Dante. Vemos esta suntuosa plaza y nos tomamos dos helados de postre en Il Gelato Mennella, están buenísimos. Nos cobran 2,5-euros por cada tarrina. Pedimos sabores como cassata, baba, fior di latte y nocciola.

Plaza Dante

Pasearemos viendo puestos de limonada fresca callejeros y vemos el Palazzo Trabuco.

Bajamos por el barrio español hacia la plaza de Pleisbicito. Allí tenemos la iglesia de San Francisco Paula que es distinta a lo que hemos visto hasta ahora.

Barrio español

Iglesia de San Francisco de Paula

Plaza Pleisbicito e iglesia St. Francisco Paula

Vemos el palacio real con sus figuras imponentes en la fachada y vemos el teatro por fuera.

Visitamos las Galerías Umberto I que también están al lado así como la iglesia de San Ferdinando y pasearemos por el puerto viendo las vistas que ofrece la bahía con el imponente Vesubio.

Iglesia San Ferdinando
Galerias Umberto I
Vesuvio

Cogeremos un taxi para subir a Capodimonte (12,60-euros) y allí damos un paseo por Belvedere viendo las vistas de la ciudad.

Belvedere

Hay alguna fuente espectacular y se recomienda entrar a ver las obras de Caravaggio, Greco y Tiziano.

Vistas desde Capodimonte

Cosa que no haremos por cansancio acumulado. Bajaremos andando y montaremos en un ascensor que nos baja a nuestra zona. Descansamos un poco y decidimos ir a cenar a Concettina Ai Tresanti como ayer. Este restaurante tenéis que probar sí o sí. Tras esperar 45 minutos nos damos otro homenaje pagando 25,50-euros y deleitándonos con esas pizzas exquisitas (ver post anterior). Tras la cena nos iremos a descansar.

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *