Colonia y alrededores – Día 1

30/04/17

Esta vez me iré a ver unos días Colonia y alrededores con mi novio Asier. Hemos reservado vuelo desde Bilbao con escala en Munich. Estaremos seis días y nuestro centro de operaciones será Colonia. Hemos reservado un hotel céntrico y nos moveremos en tren y en coche de alquiler para visitar las siguientes ciudades: Hamburgo, Bremen, Bonn, Cochem y Rothemburgo ob de Tauer.

Gastos:

-Vuelos ida y vuelta por dos pasajeros con una única maleta facturada 439,52-euros, volamos con Lufthansa.

-Parking Aeropark en Bilbao- 46-euros con limpieza de coche

-Estancia en hotel  Novum Ahl Meerkatzen durante cinco noches 282-euros, alargamos una noche y nos sale 157-euros más.

-Coche de alquiler 108-euros el primer día y 118-euros el segundo. Gasolina 120-euros

-Gastos en comidas y otros – 260-euros por persona.

Digamos que el coste del viaje podía haber sido inferior pero tuvimos algún problemilla y en el hotel se aprovecharon de la situación… Por lo que no recomiendo para nada ese hotel de Colonia. Luego os explicaré con detenimiento.

Hay dos horas de vuelo a Munich y tras unos 40 minutos de escala cogemos el  vuelo destino final Colonia que dura una hora. Ciudad alemana famosa por su inmensa catedral. Tras haber visitado Berlín, Munich y alrededores me apetecía volver a ver más ciudades germanas. Aterrizamos con puntualidad y nos vamos a coger los trenes para ir a la ciudad. Cogemos el billete en las máquinas con ayuda de un germano y por 2,80 tenemos un billete individual para ir al centro de la ciudad. Cogemos el tren S19, hay muchos que nos llevan al centro pero cuidado porque pasan muchos trenes y las máquinas expendedoras nos han dado un billete para coger sólo los S. Nuestro destino es Hbnf Kolhn, esta es la estación central.

Allí mismo según salimos de la estación tenemos ante nuestros ojos la gran catedral. Está muy negra, me recuerda un poco a Edimburgo. Pero es espectacular y tiene muchas gárgolas. Vemos a todo el mundo sacándose fotos y mirando hacia arriba. Hay bastante turista.

 

Decidimos coger un taxi y nos cobra 10 euros hasta el hotel. Llegamos muy rápido, estamos cerca del museo de chocolate. La fachada del hotel es muy bonita y nos recibe una especie de Sherlock Holmes en la recepción, el atuendo es igualito que el del investigador. La habitación está toda enmoquetada, por estar,  hasta el techo del ascensor! La habitación es bastante normalita y la luz es ténue… Digamos que pagas la noche a una media de 60 euros pero está pagado por encima de lo que vale. Los hoteles en Colonia son caros y esto fue una oferta. Aunque por error reservamos con un día menos y la torta de la última noche fue estupenda. Nos cobraron tres veces más porque había un evento de Hockey y se aprovecharon.  De ahí que no recomiende a nadie este hotel, además huele a humedad y la moqueta es asquerosita..

Vamos a dar una vuelta y nos acercamos a la orilla del Rhin, como hace tan bueno los alemanes salen a tomar esos rayos de sol tan ansiados y se tumban en los jardines al lado del río.

 

Paseamos por al lado de la Trinity Kirche y del museo de chocolate de Lindt que pretendemos visitar un día. Al otro lado del río vemos barracas, una noria gigante etc.. Hoy es festivo y vemos muchas despedidas de soltero. Parece que lo que se lleva es poner un tutú a la novia y las chicas algún accesorio o camiseta igual para que se vea el grupo. Se sientan en los parques a beber sus botellitas de alcohol o cervezas.

Caminamos por las casas de colores llamada la zona de Fisch markt, en los bajos tienen restaurantes y se ve un despliegue de sillas que abarca buena parte de la zona.

Pasamos de ahí a la iglesia Grob San Martin que contemplamos desde fuera. Su torre se aprecia de casi todos los rincones de la ciudad. Callejeamos y llegamos al museo Ludwig. Rodeamos la catedral y vemos la oficina de información y turismo justo enfrente. Pedimos información y un mapa. El mapa cobran 0,50-euros. Cogemos una mini guía en castellano y sacamos unas fotos de la estación central por fuera. Bajamos al puente Hohenzollen que está repleto de candados como el de París y llegamos a la otra orilla paseando. Hay mucha gente que quiere subir al mirador del edificio Koeln Triangle ( 3-euros/adulto) y decidimos marcharnos. Volvemos por el mismo camino y sacamos las típicas fotos desde la otra orilla. Ahora seguimos por el curso del río viendo un mercadillo de cosas de segunda mano y antigüedades varias. En esta zona vemos el embarcadero de los cruceros. Hay uno que zarpará ahora que está lleno de gays. Colonia es una ciudad donde viven  muchos homosexuales. Decidimos coger un crucero en Schiffs- Touren, el billete por persona nos sale 10,10-euros. Salen cada cierto tiempo pero tienen la pega que sólo los hacen en alemán o ingés. Nos tomamos dos refrescos por seis euros, bastante asequible. Nos lleva durante una hora y nos va narrando en ambos idiomas pero al ir fuera no se oye bien por el viento. El crucero tiene distintas paradas y puedes bajarte para curiosear la zona. Como este es el último que sale por hoy no nos bajamos en ninguna. La última salida la hacen 17,40 horas.

Regresamos al punto de partida resultándonos un poco aburrido.  Callejeamos llegando a la plaza Alter Markt , con su fuente y sus casas dignas de admirar. Allí se levanta el precioso ayuntamiento.

Lo rodeamos y contemplamos la parte de atrás. Es una verdadera obra de arte. Las terrazas de la plaza también están abarrotadas y se ven a los nativos con sus jarras tremendas de cerveza. Hay que tener en cuenta que cuando no quieres más cerveza tienes que poner el posavasos encima porque sino te la rellenarían.

Seguimos andando y llegamos a Hohe Strasse, una calle comercial que subimos. Llegamos a Schilder gasse, otra calle comercial repleta de tiendas internacionales y subimos hasta la plaza de Neumarkt. Bajamos nuevamente y cercanos a la plaza del ayuntamiento en la calle Unter Küster decidimos comer las típicas salchichas Curry wurst, con patatas.

 

Allí cenamos por 5,10-euros cada uno y volvemos a la orilla del Rhin para regresar al hotel.

Hemos recorrido bastante , nos vamos a dormir agotados.

 

 

 

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *