Bérgamo, Lago de Como

04/10/18

Este es nuestro viaje de los 40, nos ha costado ponernos de acuerdo pero finalmente conseguimos ir 7 de las 8 amigas de la cuadrilla. La salida es del aeropuerto de Vitoria y el billete con Ryanair nos ha salido por 45-euros ida y vuelta. El hotel para 3 noches sale 675-euros aunque luego nos cobrarán un impuesto que ronda los 33-euros para las 7 personas. En torno a los 100-euros por persona y tres días con desayuno incluido. Estamos en la ciudad baja y estamos bastante céntricas.  Se llama B&B Apartament situado en Via Alexandro 15.

En dos horas estamos en Bérgamo, la hora de llegada es un poco intempestiva. Hay autobuses y puedes coger un billete que cuesta 7-euros por cabeza y  vale para coger durante 72 horas todos los medios de transporte que desees. Lo intentamos pero la máquina se traga el dinero y nos da un ticket.. Así que tras ese fracaso decidimos ir a por taxi directamente. Es la guerra para cogerlo puesto que no se respetan las colas. Los taxistas les interesa hacer viaje a Milán y no a Bérgamo. Así que algunos pasan de nosotras. Finalmente acabamos cogiendo y por unos 20-euros nos lleva a nuestro destino. El apartamento es precioso, nuevo, de techos altos y decoración chula. Muy limpio y espacioso.

05/10/18

Lago de Como y alrededores

Hoy iremos de Bérgamo al lago de Como en tren. Nos levantamos pronto y nos vamos a la estación que está a unos 15 minutos andando. Vamos viendo a trazos las calles de Bérgamo y su bonito paisaje arquitectónico. Nuestro planning de hoy implica ir al Lago de Como y visitar pequeños pueblos con encanto que nos han recomendado.

De camino a la estación pasamos por iglesia San Leonardo. Salimos por la plaza G. Matteoti hacia Via Papa Giovanni XXII. Vemos a las puertas de la estación un dinosaurio gigante y al entrar en una máquina cogemos billete de ida por 3,60-euros a una localidad llamada Lecco. El ticket hay que validar antes de subir al tren. Salen bastantes trenes a lo largo del día y este primero le hemos perdido por unos minutos. Nos toca esperar hasta las 11 y volvemos andando por Via Papa Giovanni hasta una oficina de ATB para que nos devuelvan el dinero que nos tragó la máquina del aeropuerto. Regresamos a la estación y subimos al tren.

Vamos viendo el paisaje que acompaña al traqueteo. Vemos un pueblo llamado Sant Pietro que es muy chulo por los canales que divisamos desde el tren. Al llegar a Lecco compramos otro billete por 2,90-euros que nos llevará a Varenna. En unos 40 minutos llegamos a nuestro destino. Este es el primer pueblo con encanto de este inmenso lago Como. Entraré en la oficina de turismo y cojo un mapa. Antes de empezar la visita compramos las vueltas por 38,50-euros. Sale un poco mejor de  precio si lo compras todo junto. Bajamos la escalera y ante nuestros ojos vemos el lago. Hacemos unas cuentas fotos y vamos rodeando la costa dirección al centro del pueblo.

Paseamos bajo el sol y vemos que salen los ferrys para ir a Bellagio ( otro pueblito bonito). Se ha hecho la hora de la comida y nos pararemos en un restaurante con vistas preciosas llamado Il Moto. La primera experiencia culinaria nos deja buen sabor de boca. Los precios están muy bien, nos sale en torno a unos 10-euros por persona. Hemos pedido pasta, rissotto, pizza.. lo típico cuando vienes a este país… Nos cuesta 76,40-euros en total.

Seguimos el paseo costero callejeando y sacándonos fotos en esquinas preciosas y rincones escondidos.

 

 

 

 

 

 

Andando llegamos hasta Villa Cipressi. Vemos el pueblo y la plaza S. Giorgio. Hay un monumento a S. Giovanni Battista y dos iglesias. Una de ellas es una capilla pequeña. Entramos en ambas y Mari pone una vela pidiendo por todas.

Caminamos por la zona de la carretera, concretamente por una zona llamada Greenway dei Patriarchi. Hay unos jardines preciosos a los que se entra por Villa Cipressi dignos de película de Sisi Emperatriz, hay estátuas y zonas muy bonitas que divisamos desde el arcén de la carretera.

Llegamos hasta Fiumelatte que es el pueblo colindante a Varenna. Podíamos haber subido al Castillo di Vezio pero está a unos 40 minutos ida y otro tanto de vuelta y se nos hace tarde. Volvemos a coger el tren, hay uno a las 17:06 y decidimos ir a Lecco. Este es el segundo pueblo más grande del lago después de Como. Bajaremos por la Via Cavour hasta una plaza, pero antes nos damos un capricho en Il Pinguino.

Una heladería donde por 2,30-euros compramos tarrinas de helado buenísimas. Maite que ha estado malita prefiere comerse un creppe en la próxima esquina. Ahí mismo giramos a la derecha y nos metemos en una plaza que nos lleva al palacio de Bovara y nos ofrece unas estupendas vistas de la Torre Visconti.

Salimos por una calleja hacia el lago y vemos el atardecer.

Aprovechamos la hora azul para hacer buenas fotos y seguimos hasta la Catedral de San Nicolás que está justo al lado de la torre.

El edificio por fuera no nos dice nada pero tras entrar vemos que es una preciosidad. Seguiremos calle arriba y callejeamos entre librerías, bares y entraremos en Maison et Cadeaux y arrasaremos comprando unos ambientadores baratísimos y con olores buenísimos.

Para las 19:15 decidimos volver a coger el tren y aunque nos ha quedado por ver el puente Visconti y la plaza de mercado nos vamos con muy buen sabor de boca.

Nos hemos dejado de ver Bellagio y la isla Comacina,  esta isla fue arrasada en la época medieval y se libraron mil batallas.  Habitó Barbarroja en ella y también la llaman la Pompeya del lago. Es uno de los sitios más importantes a nivel arqueológico de Lombardía.

Tras casi dos horas llegaremos a Bérgamo. Decidimos ir a cenar y en la calle del Papa hay muchos sitios pero nos adentramos hacia la zona de nuestro apartamento. Allí mismo en plaza Pontida hay varios sitios y elegimos Biif. Es un restaurante muy chulo y por 86-euros cenaremos cada una una pizza.

La comida está muy bien, el servicio es bueno y barato como podéis ver. En esta plaza hay ambientillo. Nos quedamos algunas tomando algo. Piden cerveza a 3-euros y vino a 5-euros la copa. Ahí nos han timado un poco.. el alcohol es caro.. Encima dicen que tanto la cerveza como el vino es malísimo.. Yo no pedí nada.. me apetecía un Colacao.. pero ni había ni era plan.. Observamos a los italianos, cómo visten y cómo se relacionan. Se ponen sus mejores galas a todas horas.. De ahí nos vamos a dormir.

 

 

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *