Image Alt

Blog

Albarracín pueblo bonito

Os relataré una ruta por este precioso pueblo así como otras excursiones a realizar en la zona.

Cambiamos el paisaje desértico de Teruel adentrándonos en la Sierra con ese verdor y esas paredes rocosas. De repente nos topamos con la Galería de los Espejos cuyas cuevas están a 200 metros de la carretera. Son cuevas realizadas para dar vida a un acueducto que empieza en Gea de Albarracín.

Cueva de los Espejos

También vemos el castillo de Santa Croche en lo alto de una roca.

Castillo de Santa Croche

En breve llegamos a nuestro destino catalogado como pueblo bonito pero aún no es Patrimonio de la Humanidad. Aparcaremos a la entrada, al lado del río Guadalaviar. Allí mismo vemos la oficina de turismo donde amables nos ofrecen información de la zona. Nos explica hay rutas guiadas por Albarracín cuyo precio es de 5-euros por persona (2020) con la agencia El Andador. La duración es de hora y media aproximadamente. Reservas en:

www.elandadoralbarracin.es

Antes de empezar la visita, subimos a la muralla y vemos de lejos la Torre del Andador. Bajamos al punto de encuentro en el ayuntamiento y Cristina nos acompañará ofreciéndonos una bonita y entretenida explicación durante el recorrido.

Ayuntamiento

Nos cuenta en el s.XII se llamaba Ibibracín y lo dominaban los árabes hasta que fueron expulsados tras la reconquista y allí se instaló la familia Azagra procedentes de Navarra. Convirtieron Albarracín en un reino cristiano y después fue conquistado por Pedro III el grande y acabó perteneciendo al reino de Aragón. Estratégicamente estaba bien situado por su río Turia o Guadalaviar, así como por sus murallas y su posición defensora en lo alto de la colina lo cual no lo hacía fácil para la conquista. En 1300 se proclaman los derechos y se constituye Albarracín. Su principal medio de vida era la lana de oveja. Ahora sus pobladores viven del turismo. La sierra les ha surtido durante años de madera y hierro para el comercio.

Empezamos la visita observando los balcones castellanos similares a los de Cuenca, nos hace mención a un balcón esquinero.

Las casas de Albarracín son de color rosado, es el color del yeso. Hay una excepción al comienzo de la cuesta que es la Casa de los Azagra de color azul.

El pueblo tenía tres puertas en la muralla, una se situaba en la casa azul.

Otra vivienda curiosa es la Casa del Chorro cuyo desnivel es palpable. Paseamos por las calles empedradas con botellas llenas de agua en las puertas y aledaños. Le preguntamos el porqué y dicen para evitar las mascotas hagan sus necesidades en las fachadas. Por la calle Santiago llegaremos al Portal de Molina, a continuación vemos la Casa de la familia Navarro y tendremos enseguida la Casa de la Julianeta que es una de las más fotografiadas del pueblo.

Casa de la Julianeta

Llegaremos a la Casa museo con una celosía de la que nos explica tiene reminiscencias árabes. Allí entramos y observamos los muebles castellanos, los escalones de cerámica de Jaén y vemos personajes vestidos con trajes típicos.

Pasaremos ahora por el famoso Rincón del Abanico por la forma de las casas y la puerta del Agua. Subimos al mirador donde observamos la ermita de la virgen del Carmen a lo lejos.

Pasamos por el Palacio Episcopal con una puerta muy curiosa. No se os olvide verla de cerca y observar el tirador. Tienen una curiosidad que no desvelaré. Terminamos la visita en las escuelas viendo las rejas y la estructura de madera singular. La visita me ha gustado especialmente y recomiendo este tipo de excursión.

Es hora de comer y paramos en La Parroquia, un sitio muy curioso donde probamos migas a la maña, croquetas de setas y de rabo de toro, pinchos de gambas, morunos y de pollo. De postre arroz con leche y helado, todo con agua, Nestea y café. (25,50-euros). Lo recomiendo.

Dejamos las maletas en el hotel Valdevécar, (noche a 55-euros). Está a las afueras, aproximadamente a 1,5 kilómetros, un hotel sencillo similar a una casa rural.

Destinamos la tarde al paseo fluvial que empieza desde la oficina de turismo. Llegamos a un mirador y al puente de los Carneros, vemos un puente colgante y el puente del Carro. De ahí llegamos a las pasarelas que se integran en la naturaleza de forma especial. Vemos el molino con su rueda y subimos al pueblo tras bordear la villa.

Tomaremos un refrigerio en la Plaza Mayor en Aben Ratin.

Vemos el atardecer desde lo alto de la torre del Andador. Las vistas son magníficas pero se precisa buen calzado para el ascenso.

Vistas desde la torre Vigía

La cena la hacemos en Hotel Asador Albarracín, platos generosos y baratos. Es típico los huevos rotos con lomo de orza, longaniza, pataticas y costilla.

Alrededores de Albarracín

Otras actividades de las que me quedo con ganas para hacer son:

  • Ruta Barranco de la Hoz entre Calomarde y Rayuela
  • Nacimiento del Río Tajo
  • Visitar las Casas Cueva
  • Ver las cascadas y pinturas rupestres por la zona de Pinos de Rodeno

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies