Isla Saona, Punta Cana

24/03/10

Hoy nos vamos a la excursión de Isla Saona, nos levantamos pronto porque se sale a las 6:30. Nos recogen y vamos rumbo a Higuey. Recogemos a los demás miembros del grupo y empezará la ruta. La carretera es malísima, llena de baches y curvas. Vemos cómo los pueblos tienen sus tiendas en la misma carretera. El aspecto de los comercios es muy pobre. Vemos muchos motoconchos que les llaman a moto-taxis. Vemos una basílica desde el autobús con una forma rara. Sacamos alguna foto pero sin bajar. Pasamos el río que tomó fama porque rodaron películas como Apocalipsis. Llegamos a la aldea y nos dan 35 minutos para pasear y hacer fotos. En esta aldea se han casado personajes importantes.

Vemos el puente del amor y el guía de Chavón nos hace fotos que luego pegarán en una botella de Mamajuana ( bebida típica) que luego nos llevaremos de Souvenir.

Esta bebida se compone de hierbas, ron y miel. Se deja macerar con vino y sale este famoso licor famoso en la zona. Nos cuesta la botella 10 dólares y nos regalan un cd. Paseamos la aldea y vemos un anfiteatro y nos hacemos alguna foto con músicos que piden propina.

Hecha la visita nos vamos al bus y llegamos al embarcadero donde nos asedian con gorros y souvenirs. Caminamos por una pasarela hasta las lanchas. Llegaremos en un rato a las piscinas naturales. Las llaman así porque son espacios en medio del mar y no cubre. Hemos atravesado la bahía rodeada de palmeras y aguas tranquilas. Bajamos del barco y nos dan un vaso con ron y Coca Cola y entonamos un cántico pirata. Cogemos estrellas de mar que sacamos del fondo y nos hacemos fotos. Nos dejan en una isla para almorzar y tras picar un poco de carne, pescado, pasta y fruta, llega la hora de marcharnos y nos suben al catamarán.

Allí nos darán más vitamina R y nos ponen música para bailar. Todo el mundo está animado, es muy divertido bailar mientras navegas. Nos acompañan un grupo de catalanes que está de viaje de fin de carrera y están un poco perjudicados. En el autobús de regreso todos bailamos y cantamos animados. Paramos ahora en una tienda de souvenirs y compro cacao, un imán y un cd de música. Tras llegar al hotel cenaremos en el mejicano y muy bien por cierto. Vamos al espectáculo que es de bailarines de variedades pero no es muy divertido. Nos vamos a la discoteca y bailamos con nuestros compañeros de catamarán.

25/03/10

Tras el desayuno vamos a la piscina y allí nos hacemos colegas del barman. Nos hace cócteles de varias clases. Pasamos la mañana conociendo gente y pensando si ir o no a Santo Domingo. Zuriñe no tiene muchas ganas y Aitziber está coja con lo que me quedaré con las ganas. Pasaremos el día en el hotel y luego cenaremos en el Windows.

Hoy hay fiesta en la playa. Han puesto un bar y un dj en la mismísima playa. Hay una plataforma donde bailan todos los animadores. Hay que vestirse de blanco. Hoy vamos a ir también a Imaging. El transfer sale a las 11,15. Es una discoteca hecha a partir de una cueva natural, es muy curiosa. Tiene dos salas y está abarrotada. Tras unos cuantos bailes nos marcharemos para el hotel.

26/03/10

Amanecemos tarde y nos vamos a la playa. Hablo con el relaciones públicas para ver si va a salir excursión a Santo Domingo pero al parecer no. Así que quedaré con Nuria y Javi para pasar el día. Hoy cenamos en el italiano estupendamente. También iremos a Imaging. Vienen los catalanes y tras empezar la noche un poco sosa lo pasamos genial. Allí en la discoteca hemos conocido al jefe de camareros y al jefe de la discoteca. Un catalán adinerado cuyo padre posee un hotel en Barcelona. Iremos al bar del pueblo tras cerrar la discoteca y desayunaremos en el hotel.

27/03/10

Nos vamos al pueblo de compras y nos asedian un poco. Hoy día de playa y piscina. A la noche nos tomamos algo en el bar de la playa con los chicos y nos despedimos porque se marchan el domingo.

28/03/10

Voy con Nuria y Javi para pasar el día. Vienen a buscarme con la van. Mis compañeras están cansadas y no quieren venirse. Me van a enseñar el Hoyo de Friusa en Bávaro. Aquí tienen seguridad y no se puede venir de noche. Dicen que hay cabañas, como ellos llaman a los clubs de alterne y tiendas con mal aspecto. Ahora iremos a Cabeza de Toro. Comeremos en un sitio llamado el Pulpo Rojo donde nos ponen una paella con unas langostas pequeñas. Muy rica!

Nos ofrecen txupitos de Mamajuana, dicen le llaman así a la bebida porque había una partera que daba esto a las mujeres para que se recompusieran.

De ahí nos vamos a un complejo llamado Xokokiki que está a medio construir. Les ha cogido la crisis y está a medias. Es una playa preciosa, igual que la del Pulpo Cojo y tiene un acantilado espectacular. Javi suele hacer pesca submarina por esa zona. La pesca mayor la hacen con Txalupa ( el barco que tienen amarrado).

De ahí nos iremos a su casa. No hay muchas zonas que visitar, es todo bastante similar. Hemos pasado por los resorts de la zona y me han dicho que los Barceló tienen un centro comercial dentro.

Allí en su casa me presentan a Marcial, su jardinero con una historia peculiar a la espalda. Aquí cada individuo lleva su carga. La gente trabaja y lo que sacan se lo gastan rápidamente en ron. Dicen que los dominicanos son melosos con los turistas y sobre todo con las mujeres. Tratan de engatusarlas y sacarles el dinero. En este país la sanidad se paga y la educación también. A las niñas se les enseña para cueros ( meretrices) desde pequeñas. Una verdadera pena. Me cuentan mil y una historias de la gente que conocen. Dicen que la gente se alimenta con poca variedad de comida. Después de la charla vamos al bar del pueblo y tomamos un cacharro. Vuelvo con mis amigas al hotel y alargaremos la tertulia hasta las 2 de la mañana.

29/03/10

Hoy es es último día, desayunamos y comemos en el hotel. Aprovechamos playa, piscina y las últimas compras en el pueblo. Compro el típico cuadro Dominicano (30 dólares), un mechero, llaveros, un pareo y un producto llamado gotitas que utilizan ellas para alisar el pelo. También compro Ron Brugal y hay que tener en cuenta sólo te dejan llevar una por persona. Nos recoge el transfer y regresamos a casa. También tuve problemas en Madrid porque tuvimos que facturar una mochila con cremas que compré en Duty free de Punta Cana.

El viaje al Caribe lo asemejo en cierta manera a Cuba o Méjico por las playas que hemos visto y por los resorts que montan de cara al turista. Hemos bailado mucho y en este país la cultura del baile es tremenda. Su gente es simpática y nos hemos divertido mucho aunque en ocasiones ellos pueden ser un poco pesados y zalameros con las mujeres. Su filosofía de vida es peculiar, viven tranquilos, sin estrés. Los dominicanos intentan sacar dinero al turista y es su forma de sobrevivir. Su moneda es el peso aunque trabajan mucho con dólares. Es un país donde hay que regatear. Me llevo la sensación de haber vivido plenamente su ambiente, no he visitado muchas zonas pero alguna vez volveré a ver Santo Domingo.

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *