Iguazú – Cataratas Argentinas

24/10/17

Bajamos a desayunar y hay de todo. El desayuno es estupendo y las medias lunas son buenísimas. Encima traen recién hechas justo cuando nos vamos y la chica del hotel nos dice de coger para luego. Super amables. Subimos a la estación que está muy cerca del hotel y cogemos el bus. Empiezan a las 7,20 de la mañana y pasan cada 20 minutos. Precio del billete 150 pesos por persona. Al llegar nos ponemos en la cola y pagamos cada una 500 pesos. Empezamos el camino bajo el sol abrasador. Es conveniente llevar gorra, gafas de sol y crema.

En el parque hay que tener cuidado con la fauna, hay coaties a lo que no debéis alimentar.

Hay muchas mariposas, iguanas y también serpientes aunque estas últimas no vimos. Hay varias rutas para hacer, una más larga que va por abajo con escaleras y otra más corta que va más por la zona superior. Las rutas son fáciles. Vamos viendo los diferentes saltos y tomando panorámicas de las cataratas.

El agua es marrón porque ha llovido días atrás, la fuerza con la que cae es impresionante. Hay zonas en las que salpica.

Tras pasar las dos rutas señaladas vamos al tren para ver la garganta del diablo. Tenemos que ir por varias pasarelas hasta llegar a la garganta. Encima hace un calor terrible y el calor hace que nos cueste más. La caída del diablo es la más potente y con más altura. Nos mojamos un poco y volvemos a la salida. Hemos llegado al parque en torno a las 9,10 y volvemos para las 16 aproximadamente. Como no hemos hecho las rutas que te llevan por la cascada no nos hemos extendido. Sí que hay un barco que te cruza según el nivel del agua a la isla pero no estábamos interesadas.

Volvemos al hotel y hacemos comida/ merienda en Beto Lomitos que está a unos pasos del hotel. Nos cobran 255 pesos por una pizza, una tortilla con ensalada  y un agua. Dejo pizza porque no la puedo comer toda y como hay una indígena con sus hijos pidiendo en la calle le lleva Ana un trozo. Le pregunto si va a estar un rato y le llevo mi ropa que iba a dejar. La verdad que es una chica joven y da pena. La pizza se la come la niña de unos 3 años. Descansamos un rato en el hotel y salimos a pasear por la zona. Compramos alguna cosilla y tomamos unos zumos naturales en el hotel por 100 pesos los dos. Nos encontramos con la pareja gaditana que ayer también estaban en Pumamarca y nos despedimos porque se van mañana por la mañana.

Hacemos tiempo y volvemos al super a por algo de embutido, pan, compro una macedonia buenísima de fruta y una botella de agua (167 pesos todo). Volvemos al hotel, cenamos un poco y enseguida nos vamos a dormir.

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *