Garganta del Todra, Erfoud

24/09/08

Desayunamos bollos, bizcocho, tortas con miel y esperamos el bus. Abdel nuestro guía hoy viste chilaba y turbante. Veremos en ruta el pantano de Ouarzazate y el guía bromea diciéndonos es un espejismo. Llegamos al primer oásis que posee 23 km de largo. Veremos la Kasbah de Ait Ben Moro.

Sacamos fotos tras cruzar un palmeral y unos niños nos venden unos separadores hechos con hoja de palmera. Nos piden la voluntad y les doy unas monedas. Hay un río debido a las lluvias y no cruzaremos porque está resbaladizo y un hombre se enfada con el guía por no hacernos cruzar. Volvemos al bus y vamos a la zona de Kelaa M´Gouna que está llena de parcelas donde cultivan la famosa rosa mosqueta. Francia adquiere el 80% de la producción para la industria del perfume. Haremos una parada técnica en el correspondiente garito y nos echa agua de rosas para oler. Estamos en el valle del Dades. Pararemos también en un mercado de fruta y verdura y paseamos entre la gente. Vemos la pobreza pero se ven caras felices.

Llegamos a Tinghir. Vemos la famosa garganta del Todra. Es espectacular. Sus paredes enormes le dan una atmósfera especial.

Nos ponen un turbante y quería se lo compráramos. Le damos 5 dirhams pero son muy pesados. Tenemos que cruzar el río descalzas para ir al restaurante Yasmina donde comeremos. Nos dan ensalada variada, tallín de huevos, albóndigas especiadas y melón, naranja y uvas de postre. A los bereberes les llamamos la atención, nos dicen que nos compran por camellos y nos ofrecen masaje bereber en cueva.. qué morro!

Volveremos al bus y haremos una nueva parada en un sitio donde la gente pide café. Veo al guía que compra dátiles y me da uno para probar. Están muy ricos y le digo que quiero comprar. Le pregunto si es a peso. Me da una bolsa y me dice que es un regalo. Me quedo cortada, al guía tampoco le cobran. Yo creo es la comisión por parar allí al turista. Ahora atravesaremos el desierto y empezamos a ver los montículos que al parecer son galerías subterráneas. Hay unas barreras de paja que impiden que la arena pase a la carretera. Llegamos a Erfoud y nos llevan a Palms Hotel. Iremos a la excursión de Merzouga. Tenemos que pagar 650 dirhams y nos incluye 4X4, los camellos y el espectáculo de noche. Nos montamos con un nómada que nos lleva a 50 km/hora. Digamos no es una sensación fuerte. Es curioso sentirte como en el Dakar puesto que los coches sacan mucho polvo a medida que avanzan por la arena. Llegamos a un albergue de donde sacan los camellos y nos toca un chico de 17 años que nos manda subir a las dos en un camello.

Vamos riéndonos de la sensación y de repente vemos las bolas rodar por las dunas. Son cacas de dromedario! Vemos las dunas y Mohamed nuestro pequeño guía nos enseña cómo el viento hace ondas en la arena. Esta arena es rojiza y en lo alto de la duna nos hace descalzarnos y sentir el desierto bajo nuestros pies.

Nos cuenta que habla cuatro idiomas, que tiene siete hermanos, que dejó la escuela a los 15 para dedicarse a esto.. Haremos fotos con el atardecer y nos pone una manta para sentarnos y contemplar el horizonte. Vienen dos amigos suyos y hablan con nosotras. Nos han puesto una manta y tiran de ella para deslizarnos como en un tobogán. La gente nos mira y se ríe. Nos llevan de vuelta hacia un campamento donde vemos unas tinajas que iluminan la arena débilmente.

Pero antes nos quieren vender fósiles y le compramos dos por 200 dirhams en agradecimiento. Nos da la dirección de mail para las fotos y nos llevan a una jaima donde nos ofrecerán té y vemos las habitaciones donde se acuestan los que se quedan a dormir allí. Nos hubiera gustado quedarnos pero no teníamos opción. Allí está todo lleno de alfombras y unos músicos empiezan a tocar. Es un ritmo alegre y nos sacan a bailar.

Contemplamos el cielo completamente estrellado, se ven las constelaciones perfectamente. La sensación es indescriptible, tenemos una noche espléndida y estamos como en medio de la nada. Pasamos un buen rato y después saldremos en el 4X4 de regreso al hotel. Volvemos emocionadas y tras una buena cena de pasta, carne, kuskus y pastel tomamos un cacharro en la piscina. El día ha sido muy gratificante a pesar del largo camino de autobús. Pero el atardecer en el desierto ha sido genial!

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *