Ouarzazate

23/03/08

Hoy atravesamos el puerto de Tichka en bus y contemplamos las montañas y la vegetación del lugar.

Vemos pueblos con casas de barro. Hacemos una parada técnica en uno y nos sacamos fotos con una babucha gigante y unos camellos.

En esta tienda venden trozos de cuarzo que proliferan en estas montañas. Vemos a los nativos sentados a la sombre sin hacer nada y ver el mundo pasar. Paramos a comer en Riad Maktoub, un restaurante típico cuyo techo es como una jaima. El menú consiste en tomate, pinchos de pollo, tallín de carne, patatas y alguna verdura. De postre ponen melón.

Con mis babuchas en un arcón marroquí

Visitaremos ahora la Kasbah de Ait Ben Haddou (foto portada). El guía que nos acompaña se llama Abdul y va vestido de azul como un bereber. Lleva un turbante color índigo. Nos hará la visita y vamos andando hacia un río con agua marrón. Tenemos dos opciones, o cruzar en burro o descalzas.

Nos cruza un chico llamado Hassan y nos cobra un euro por persona. Subiremos a lo alto de la fortificación y nos enseña el precioso paisaje desde lo alto de la torre. Nos comenta cómo vivían y nos enseñará una técnica que utilizan para hacer cuadros quemando corcho a través de una lupa.

Las paredes de la Kasbah son de paja, barro y piedras. Tras finalizar el paseo nos devuelven al bus y el guía también pide propina.

Veremos también la Kasbah de Taourit desde lo lejos. Es muy similar a la que hemos visitado.

Nos enseñan de pasada los estudios cinematográficos CLA. Llegamos a Ouarzazate.

El guía nos dice iremos a cenar a las 20 y son las 18. Nos dejan las llaves de un apartamento enorme que tiene cocina y patio pero es bastante austero. Se llama Ametis Hotel. Dejamos la maleta y vamos al pueblo. Dicen que en época de rodaje hay mucho ambiente pero ahora está todo cerrado. Nos para un todo terreno y un bereber nos dice si queremos ir a su casa y tomar una típica sopa bereber. Declinamos la invitación y nos juntamos con dos parejas de Aracena. Tras charlar un rato nos vamos a cenar, el buffet es bastante decente. Hay carne, pescado, ensalada, kuskus y diversos postres. Visitamos la piscina y estamos un rato con nuestros colegas de viaje.

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *