Castrourdiales, Cantabria

25 Julio 2018

 

Qué ver en Castrourdiales

Castro se puede llegar a considerar una ciudad dormitorio de Bilbao. Pertenece a la provincia de Cantabria pero sólo por la población de vascos que se desplaza allí podríamos considerarlo parte de Euskadi.

Lo voy a incluir en Euskadi porque se puede hacer una pequeña escapada y visitar esta ciudad encantadora. A una hora y media aproximadamente de Vitoria llegamos al destino.

En Castro por desgracia el problema está en el aparcamiento, no obstante tenéis un parking al lado del paseo marítimo muy cómodo donde podréis dejar el coche y enseguida salir a dicho paseo. En Julio está el mercado artesanal en la plaza de la Barrera, donde ponen ropas de temporada a bajos precios. Merece la pena porque tienen ropas de marca y cosas interesantes.

Tras dar una vuelta por el paseo y recorrer ese casco viejo con encanto comeremos en KALOKA, un restaurante donde comemos estupendamente. Yo me como un carpaccio de champiñones con queso parmesano y aceite de trufa, de segundo una lubina fresca exquisita y de postre piña flameada con moras. Pagamos por cabeza unos 19-euros pero nos vamos con muy buen sabor de boca. El sitio es acogedor a la vez que coqueto y el personal muy amable.

Recorreremos la zona viendo la plaza del Ayuntamiento con más puestos de artesanía. Vemos el puerto y en una cafetería/ restaurante compraré los típicos sobados de mantequilla que están buenísimos así como un paté de pulpo a la gallega. En este sitio tienen delicatessen con las que se te hace la boca agua. Son típicas las sardinas, las quesadas, el bonito en aceite…

 

Paseamos por la plaza y saco fotos al ayuntamiento. Los soportales son preciosos y albergan buenos restaurantes.

Ahora subiremos a la iglesia de Santa María de la Asunción con sus preciosos arbotantes y vemos también los restos de la iglesia de San Pedro.

La primera guarda relación con la catedral de Burgos y es el monumento gótico más importante de la zona y se asemeja a una fortaleza medieval. De la segunda no queda más que un arco.

Las vistas desde arriba son una maravilla.

Preside en lo alto el castillo del Faro que en este momento está cerrado.

Vemos cómo varios adolescentes se tiran desde lo alto del puente al mar poniéndose en riesgo. Esta es una escena que se repite a pesar de su peligrosidad.

 

Caminaremos viendo el edificio de Salvarrey con influencias modernistas, pionero en el art noveau de 1901 y viendo esas casas señoriales que rodean la costa.

Sorprenden los grafitis que vemos así como esta casa que podéis ver en la foto. Está pintada toda la fachada con diversas escenas.

Para terminar el día se puede ir a las dos playas que tienen y tumbarse a ver el atardecer o darse un baño en esas frías aguas del Cantábrico.

 

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *