Segovia

8/12/18

Escapada rural a la provincia de Segovia en el puente de Diciembre en compañía de mis amigas y compañeras de trabajo. Tras dos horas y media aproximadamente llegamos a Prádena desde Vitoria. Con parada obligatoria en Boceguillas para tomar un café y un pastel en pastelería M. Sanz. Muy recomendable su pan de candeal, sus curasanes, sus bocadillos, las palmeritas de chocolate y sus tartas.

Visitaremos Prádena, Coca, Cuellar, Turégano, Pedraza, Sepúlveda y las hoces del río Duratón. Son cuatro días y tres noches las que estaremos en la casa rural llamada la luz de la Sierra. Una casa preciosa que nos alquilan por 600-euros. La casa tiene dos jacuzzis en la planta superior y la decoración es muy moderna. Tiene capacidad para 8 personas y hay muchas comodidades. Está decorada a capricho. Nos reciben con una cesta de frutas y una botella de vino de aguja. Un bonito detalle. Sus amenities también son una cucada.

Prádena

El primer día que llegamos al pueblo hay un mercado navideño donde ponen puestos de artesanía alrededor de la plaza mayor. Nos acercamos y vemos la variedad de fruta, mermeladas, embutidos.. También se puede ver cómo venden el precioso acebo. Hacen centros para decoración navideña. En este pueblo hay un famoso acebal y casualidad se ha hecho hoy mismo una excursión para la gente que le interesa esta planta tan cotizada.

Veremos la Ermita románica de San Roque donde hay un belén y un homenaje a las víctimas del terrorismo del 11 Septiembre.

Tras dar una vuelta nos iremos a comer a la casa. Por la tarde tenemos intención de ir a la Cueva de los Enebralejos donde hay visitas guiadas para admirar restos neolíticos. Conviene reservar porque siendo puente se suelen copar y así nos ha pasado. Después de ir hasta allí nos hemos encontrado en que no podíamos bajar. La entrada a la cueva sale a 5,20-euros y los niños menores de 4 años no pagan.

 

9/12/18

Coca

Desde Prádena a Coca hay como una hora y cuarto aproximadamente. La intención es ver su famoso castillo. Tras llegar contemplamos con el día soleado las almenas del castillo y vemos al lado una especie de Teatro romano. Justo al lado están las murallas del pueblo que también nos llaman la atención.

Pagaremos el ticket de 2,75-euros/persona y recorreremos las distintas estancias de este castillo del siglo XV. Pertenece a la Casa de Alba como numerosos edificios a lo largo de todo el territorio español. Desde 1958 funciona de escuela y está especializado en rama forestal. Veremos distintas plantas, la primera donde hay una capilla con esculturas y cuadros del románico, gótico etc.. Luego subiremos a la primera planta donde veremos una estancia con los mosaicos que decoraban las habitaciones en distintas épocas. Subiremos a otra planta donde vemos armaduras y fotos del siglo XVI y siglo XVII.

A continuación subimos por la torre a una zona donde el sonido es muy bueno y curiosamente puedes hablar bajo desde un extremo de la habitación hacia la pared y otra persona que esté en frente te puede oír perfectamente. Por último llegamos a la zona superior donde salimos al exterior y contemplamos las magníficas vistas de los alrededores.

Una vez terminada la visita decidimos ir a Cuellar y buscar un sitio para comer.

Cuellar

Tras llegar a este famoso pueblo aparcamos fuera de las murallas y comeremos un menú de Puente por 15-euros en el Bar el Bosque. Comemos bien y nos iremos a visitar el pueblo. Veremos tras atravesar las murallas el castillo de los Duques de Alburquerque del siglo XI.

Allí mismo está la oficina de turismo donde nos darán folletos de la zona. Paseamos esa explanada y vemos la Iglesia San Martín templo mudéjar y sus alrededores con excavaciones.

Vemos la iglesia de San Esteban que tiene en sus alrededores el parque arqueológico Medieval.

Hemos llegado a la plaza el Estudio donde tras atravesar la muralla y puerta de San Martín vemos el edificio del estudio de Gramática.

Iremos dirección la judería , vemos la fachada de la Iglesia de la Magdalena(capilla gótica)  y bajamos hasta la plaza mayor.

Allí está el ayuntamiento que fue la cárcel antiguamente,  vemos la iglesia de San Miguel por fuera. En el centro de la plaza hay también un belén. Admiramos la fachada de una casa preciosa donde se encuentra el Bar la Taurina que al parecer hacen los mejores calamares de la zona, pero ahora no tenemos hambre.. una pena..

De ahí nos marcharemos a coger el coche y vemos la zona verde de la huerta del Duque y se ve a lo lejos el pinar donde rodeados por 15000 hectáreas de pinares es una buena zona para el paseo.

Turégano

Desde Cuellar llegaremos en unos 20 minutos a Turégano. Nos han recomendado la visita y la verdad que tiene un castillo precioso. Como veis hoy ha tocado ruta de castillos.

Es el tercero del día. Turégano está entre el valle de los ríos Pirón y Cega, a esta zona se le conoce como la Campiña. Varios personajes como la reina Doña Urraca de Castilla, Alfonso VII, Rey Pedro I, Juan I, los reyes Católicos y el emperador Carlos V se les ha relacionado con esta Villa. El castillo es una villa Episcopal y singular por la iglesia fortificada. Está situado en lo alto de una colina y tras aparcar en la plaza del pueblo que también es singular andamos hacia la puerta. La entrada cuesta 2-euros pero en este momento está cerrado. Bajaremos hacia la plaza Mayor, también llamada plaza de Alfonso XIII o plaza de los 100 postes. Allí se celebran los mercados y se suele montar en agosto un coso taurino para festejar las célebres corridas medievales de la Villa. Hemos visto el museo forestal y una estátua en homenaje a las corridas de toros que ya he hablado. Tomaremos algo en un bar de la plaza donde nos convidan a la famosa tapa castellana. Esta concretamente es de membrillo casero y queso que sabe deliciosa.

10/12/18

Pedraza

Hoy nos vamos a esta Villa medieval destacada como uno de los pueblos más bonitos de España. Está situada en un promontorio en el que accedes a través de su única puerta de salida y de entrada original de su tiempo. Se puede aparcar en el exterior pero también hay parking dentro. Las calles de acceso son estrechas y en días de afluencia os convendrá aparcar fuera. El origen del pueblo data del siglo IV, se habla de los celtíberos, posteriormente llegaron los romanos y en el siglo X es donde los árabes se hacen con el control. Finalmente en siglo XI se conquista para Castilla. Tras ver el castillo/museo de Zuloaga pasearemos por la preciosa calle real hasta la plaza mayor.

Donde haremos alguna que otra foto y alguna que otra compra de souvenirs. Continuaremos por una calle colindante donde nos encontramos el Horno artesano de pan. Allí compraremos un pan buenísimo, unos mojicones ricos, y unos soplillos espectaculares. No conocía yo esta clase de pasta y os recomiendo por la suavidad y sabor adquirir alguna. Digna de paladares exquisitos. De ahí bajaremos hasta la Cárcel de la Villa donde por 3-euros haremos una visita guiada.

Este edificio es del siglo XIII, pero fue reconstruido en XVI. Vemos cómo tienen unos maderos donde ataban a los presos con los grilletes, vemos las retretes con caída libre, vemos la cárcel de madera y los dibujos de los presos y por último veremos una sala donde habitaba el carcelero. Esta cárcel ha sido hasta tiempos de la guerra civil y la verdad que ha merecido bastante la visita.

Paseamos por el paseo de Francisco Muñoz y vemos las vistas de la serranía. Pasamos cerca de la iglesia de San Juan Bautista y entramos a la plaza.

Decidimos ir a comer en El Soportal. Un restaurante auténtico por su decoración, sus vigas y sus peldaños de subida. Hay distintos menús y elegimos uno de 15-euros. Si quieres comer cordero puedes elegir unos un poco más caro o incluso uno de degustación. Salimos contentas tras la comida y decidimos marcharnos a Sepúlveda.

Sepúlveda

Villa de la Edad de Hierro donde se encuentran restos romanos de la época entre 1791 y 1949. Por esta villa pasó Alfonso III, también cuenta la leyenda histórica que se batieron el Conde de Castilla y el Alcaide moro Abubad a quien se le cortó la cabeza. En 1468 se expulsó a los judíos y en 1472 se reconoce la soberanía de los Reyes Católicos.

Llegamos y aparcamos en la zona superior del pueblo. Bajamos hacia la plaza Mayor y vemos el castillo que tiene un torreón del siglo XVIII y en la balconada corrida soporta el reloj de la plaza. Este edificio está dedicado en la actualidad a exposiciones.

Seguimos por una de las calles cuesta abajo y llegamos a las murallas y vemos la zona del Postiguillo donde si continúas llegas al Santuario de Nuestra señora de la Peña. Pasamos la puerta del Ecce Homo y observamos la fachada románica de la iglesia de El Salvador. Caminamos por las calles y daremos con la iglesia de Santiago que alberga la casa del parque de las Hoces del río Duratón . Fotografiaremos  los arcos judíos  y de ahí decidimos marcharnos porque ya ha anochecido.

 

 

 

11/12/18

Hoces del río Duratón

Tras dejar la casa rural y haber visto ayer la iglesia de Prádena con su coral nos vamos a Villaseca. Allí sale la ruta a pié a las Hoces del río Duratón. Hay varias rutas y así lo muestra un mapa que nos encontramos tras pasar un puente que cruza el río. Nos paramos un momento para decidir qué hacemos. Como llevamos niños tiene que ser algo sencillo y acabamos llegando al pueblo y tomando un desvío hacia la Ermita San Frutos. Tras un camino tortuoso de unos 5 kilómetros llegamos a un parking. Allí dejamos los coches y enseguida vemos un mirador de las hoces. Es increíble, precioso y además el día nos acompaña puesto que hace sol.

Parece mentira siendo Diciembre nos haya hecho tan buen tiempo. Andaremos hasta la Ermita contemplando el paisaje. Es aproximadamente un kilómetro. Allí vemos una Ermita en ruinas y una cruz del siglo XI. San Frutos repartió sus bienes entre los pobres y se retiró a este lugar para vivir santamente. Tras su muerte le enterraron en la ermita y su familia se fue a Caballar donde fue martirizada por los moros. En 1076 el monasterio de Domingo de Silos construyó esta iglesia en su honor y fue habitado por monjes de Silos hasta la desamortización de 1835.

Tras dar un paseo precioso por la zona volvemos a Sepúlveda y comeremos en la plaza Mayor en un restaurante llamado Filka. Comemos un menú por 15-euros/persona que no está mal.

Nos ha sorprendido muy gratamente el paisaje de las Hoces y es algo que recomiendo encarecidamente. Hay veces que nos vamos en busca de paisaje a lugares lejanos y nos olvidamos que cerca tenemos cosas extraordinarias.

 

 

 

 

 

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *