Image Alt

Blog

bosque encantado de sierra de urbasa

Toca ruta de monte por el bosque encantado de Artea, es una zona preciosa donde recomiendo ir. Las vistas son increíbles y existen unos laberintos que te hacen perderte en la naturaleza y apreciar formas especiales de rocas que no te dejan indiferente. Parece que en cualquier momento nos vayan a salir duendes, hadas, o personajes mitológicos.

Nos dirigimos hacia Opakua y subimos el puerto, antes de culminar la cima nos desviaremos a mano izquierda. La pista te lleva a través de un bosque en un primer momento y a unas campas después donde se ven caballos y ganado. Tienes que entrar hasta 5,5 kilómetros y allí llega la carretera a su fin. Hay dos zonas de parking, nosotros apuramos hasta el mismo paso( verja que contiene al ganado y que hay que saltar).

Tras pasar ese primer obstáculo cogemos el camino de la derecha que asciende hasta llegar a una campa donde está la ermita de San Benito y el dolmen.

Nos asomamos por la ventana y vemos cómo hay un cuervo que tiene una moneda de oro en su pico junto al santo.

Si te pones de frente al dolmen y de espaldas a la ermita; todo el mundo hace la ruta girando hacia la izquierda.

Pero nosotros nos adentramos todo recto por un cartel donde hay información de rutas y andaremos un poco. Cuando veamos esta zona que os indico en la foto a mano izquierda hay que adentrarse y tras pasar un paso alto de madera con pinchos y entraremos en un camino laberíntico con formas preciosas.

Os dejo muestra de varias del recorrido. Desde luego a mi me maravilló. Estas rocas kársticas son una verdadera obra de arte.

Tras dejar esos rincones de cuento atravesaremos llegando a la cresta. Nos asomamos y contemplamos el pueblo de Larraona así como este saliente espectacular. Vemos a lo lejos los montes San Cristobal, Arnaba, Cruz de Alda y Bitigarra.

Llegaremos a la ermita de San Lorenzo donde crecen a su alrededor un montón de Eguzkilores. Son cardos que difícilmente se encuentran, dicen protegen del mal de ojo y son preciosos. Sabéis que en Euskadi hay costumbre de ponerlos en las puertas de entrada de las casas por esta razón. Regresaremos al laberinto perdiéndonos durante un rato.

Si hubiéramos ido por la otra zona hubiéramos llegado a la cueva de los Cristinos donde debe haber un lago en su interior pero ahora está cerrada por COVID19.

También en la misma zona está el laberinto Katarri donde se ven varias formaciones como: una txapela, el arco del triunfo y gran boletus, un viejo submarino, una cabeza de oso, un pequeño patito y diplodocus. No obstante esa será otra ruta para hacer otro día.

Los colores amarillos son para la ida y los colores rojos son para la vuelta ( aún así nos perdemos como os he dicho, porque hasta el montañero más avispado se pierde en este lugar..)

Bonito lugar para llevar a peques pero cuidado! Se puede perder uno con gran facilidad.

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies