Barrio de la Boca en Buenos Aires

16/10/17

Para ir a esta zona hay que ir con las horas del día, dicen que los alrededores se vuelven peligrosos en la noche. La boca en la antigüedad era una zona donde vivía lo peor de Buenos Aires, la fama era mala porque se bailaba tango y los marineros y prostitutas vivían por esa zona. Nos comentan de coger el bus 33 o 152 para ir a esta zona. En Buenos Aires te puedes descargar una aplicación al móvil hecha para el turista pero se olvidan de que no tenemos datos.. Para coger el bus es necesaria una tarjeta llamada SUBE que se compra en los puntos turísticos. Nosotras al subir pedimos dos tickets y nos explica todo esto el conductor. Amablemente nos deja subir hasta una zona y nos indicará que bajemos 13 minutos antes de llegar porque si le pilla el revisor le multa. Los viajes en transporte público son baratísimos, será lo único barato en Argentina. Nos bajamos en una zona donde vemos casas coloniales derruidas por dentro.

Recuerda mucho a La Habana. Empezamos a andar y nos indican de llegar hasta un puente de hierro y girar a la derecha. Enseguida llegamos al espectáculo de color que brinda esta zona.

 

Como es temprano sacamos fotos preciosas sin que aún hayan puesto las terrazas y los tenderetes. Entramos en una tienda donde ya compramos algún souvenir. Compro una taza de Mafalda que es “nacida en Argentina”. Compramos también unos imanes. Ana compra una camiseta de Messi para su sobrino. Tienen las típicas placas llamadas fileteados, un arte porteño multicolor que os enseño del que os enseño muestra:

Subimos por la calle Del Valle Iberlucea hasta la famosa bombonera rodeada de tiendas con los colores azul y amarillo típicos del traje oficial del Boca Junior llenas de souvenirs y merchandising del equipo.

De ahí paseamos por las vías de tren viendo las casas de colores y distintos graffitis de paredes y muros.

Atravesamos una calle llena de galerías, restaurantes y vemos parejas tangueras actuando en las terrazas. Cuando no es una pareja,  es un músico el que deleita a viandantes atrayéndolos seducidos a sentarse en sus mesas. Entramos en diversos rincones viendo escenarios bohemios y multicolor. Están decorados a propósito, rodeados de mil clases de artesanías y souvenirs. Tras dar una vuelta larga por la zona nos vamos al asador El Gran Paraíso. El sitio da a la calle del Caminito y nosotras entramos por la parte trasera. Esto es un antigüo conventillo, una casa donde se alquilaban habitaciones a emigrantes italianos, españoles y demás nacionalidades. Aún es pronto para comer pero vemos cómo están asando ya costillas, chorizo y demás carnes en la parrilla. Quedamos con el camarero en volver en 15 minutos porque dice luego se suele llenar. Así que vamos a la calle del Caminito y la subimos de un extremo a otro. No sacamos bien la foto típica puesto que están en obras y tienen un toldo cubriendo la fachada. Tenemos parejas de tango que agarran a turistas hombres y mujeres para hacer poses de baile y sacarse foto en dicha esquina. Te piden la voluntad después.. Vemos un espectáculo de tango en un restaurante y volvemos por la calle Suarez a comer . Comemos por 280 pesos dos bifés de chorizo, unos panes con queso, patata asada y salsa chimichurri. Bebemos agua. El sitio está muy bien, es como un patio interior con sombrillas decorado con antigüedades y puesto con gusto.

Ahora bajamos por la calle Magallanes hasta Rocha y subimos por Magallanes hasta Barracas. Vamos en busca del pasaje Lanin. Una zona que dicen la creó este artista y debe haber casitas de colores. Llevamos un rato andando y decidimos entrar en Moka Café. Una cafetería preciosa que encontramos según salimos a una avenida. Tomamos dos cafés con leche y hielo ( se quedan absortos al explicarle metemos el café en hielo) y nos obsequian con dos alfajores pequeños. Cobran 94 pesos.

Preguntamos por el pasaje y nos dicen que andemos tres cuadras hasta una farmacia, giremos a la izquierda  y en calle Suarez llegar hasta un puente. Tras un rato llegamos y es bastante chulo.

Recorremos la zona, hacemos varias fotos y volvemos a la Boca por la calle Rocha. Hacemos unas fotos del muelle y compramos la famosa tarjeta SUBE en información y turismo donde nos dicen descuentan 25 pesos.

Puente transportador de trenes, personas y mercancías entre 1914 y 1960

Cargaremos con 50 pesos en un kiosko (tienda de ultramarinos).  Vemos justo enfrente de turismo el Proa, espacio de arte, vanguardia, tiene cafetería y auditorio. Hacemos fotos en el rincón de Quinquela que es un museo y cogemos el colectivo número 29 que nos lleva por 6,5 pesos por persona hasta la Plaza de Mayo.El conductor muy simpático nos cuenta sus viajes y nos da conversación ( no calla en todo el viaje) y tras llegar nos vamos a calle Florida. Vamos a la librería Ateneo que nos habían recomendado pero está cerrada. Vemos las Galerías Güemes pero también están cerradas. Veremos ahora las  Galerías Pacífico y observamos los frescos del techo y su imponente edificio.

 

Pregunto por el cambio callejero y nos dicen cambian a 17 y otra nos dice a 20, no obstante seguro son timos. Paseamos por esta zona viendo los edificios a cada cuál más singular.

Volvemos al hotel cansadas pero antes compramos algo de cena en el supermercado Día. Nos han cambiado de habitación porque la primera olía a tabaco, no obstante esta es peor porque el baño no tiene bañera.. Mañana nos volverán a cambiar..

 

 

 

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *