Timanfaya, La Geria, Playa Blanca y Arrecife

31/03/18

Nos levantamos pronto y tras ver el cielo nuestra amiga Maite decide quedarse en el tostadero dado que ya conoce la isla.  Mi amiga Mari y yo nos vamos con el coche a Timanfaya. Está a 24 km aproximadamente. En esta isla está todo cerca. El paisaje es árido y los pueblos son blancos. Al llegar vemos que el aspecto del suelo cambia y se torna a color negro. Se ven las rocas del volcán que erupcionó en 1750. Los testimonios datan de el relato de un sacerdote que detalla cómo la tierra echaba fuego. Al entrar en el parque vemos la típica estatua del Timanfaya. Luego nos enteraremos que es una escultura que encontraron en la zona y de ahí el homenaje a este resto arqueológico.

La entrada que se paga según entras da derecho a subir a la zona del restaurante, ver el géiser, ver cómo se queman los rastrojos por el calor que emerge de las profundidades de la tierra, ver cómo se cocina asado en la chimenea del restaurante y lo más importante la excursión en guagua que te hacen para ver toda la zona.

Si se va pronto ( sobre las 9) no se encontrará mucha gente. Si no muchas veces hay atascos para entrar (  nos pilló a nosotras ) y encima no vimos la excursión de la guagua porque nadie nos informó allí arriba. Cuando volvíamos tras habernos hecho fotos decíamos que nos había sabido a poco.. ( lógicamente) y en el punto de información del parque donde vemos multitud de camellos preguntamos por trekkings. Nos dicen que hay caminatas de 3, 5 y 7 horas pero hay que reservar para ir con guía especializado y con meses de anticipo. Y allí nos cuentan lo de la vuelta en bus de unos 40 minutos. Tras montarnos en camello ( paseo para dos 12 euros) volvemos a la entrada del parque y nos devuelven el dinero tras explicarle lo que nos ha pasado.

El chico super majo! Volveremos otro día para ver la zona.

Ahora nos vamos a Yaiza y en las afuera vemos el museo de Aloe Vera, planta que predomina por toda la isla y que es famosa por sus múltiples propiedades.

De ahí vamos a la Geria, esta zona es famosa por las viñas que tienen una forma especial como se ve en la foto. Es una manera curiosa para cultivar. El vino es muy rico y los probamos gustosamente. Vemos las instalaciones de la bodega y de ahí nos iremos al hotel a comer y a recoger a Maite.

 

Tras la comida iremos a Playa Blanca. Un pueblo famoso por sus playas. Tras pasar un camino tortuoso llegamos a unas playas preciosas de arena clara y aguas turquesas. Hay acantilados grandes y puedes pasear viendo ese espectáculo. Hay alguna ruina donde aprovechamos y sacamos fotos. Si miras hacia la montaña parece estemos en Arizona por lo desértico que está todo.

Volvemos al pueblo y paseamos por su puerto marítimo viendo tiendas y restaurantes.

Volvemos a cenar al hotel y la idea es ir al pueblo a buscar un poco de fiesta ya que es Sábado noche. Tras ir al puerto no vemos más que ambiente guiri y pasearemos con el coche por Arrecife esperando ver algo más de fiesta pero desencantadas nos volvemos al hotel.

 

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *