Selva Thailandia

15/09/2010

La excursión que nos lleva a la selva sale a las 9:30 del hotel. Hay que llevar equipaje imprescindible puesto que hay que cargar con él hasta llegar a las cabañas donde dormiremos. Antes de partir reservamos los vuelos con Air Asia para Pucket y nos cuesta 10.371 baths para las 4 personas. Desayunamos en el hostal un desayuno americano con fruta, croissant, tortilla y lo acompañan con café u Ovaltine que es una bebida típica con sabor a miel y chocolate.

Viene Jimmy el guía que nos acompañará y nos mete en una camioneta. Vamos a buscar a más gente a otras guest house y suben unos chicos de Palencia con los que haremos amistad llamados Ana y Javi. Cogemos a dos alemanes, dos ingleses y nos van contando sus experiencias. Ana y Javi se han dado un masaje en la cárcel de mujeres y lo recomiendan. Nos hablan también de una granja de serpientes que han visitado.

Paramos en un mercado para comprar chubasqueros, provisiones y agua. Los chubasqueros salen a 500 baths. Nos llevan a una reserva y nos dan la comida consistente en un arroz soso. No tenemos mucha hambre porque hemos desayunado fuerte. La excursión comienza con un viaje en elefante. Te ofrecen comprar bananas para darles de comer. Compramos un manojo. Allí vamos todos con los chubasqueros puesto que llueve muchísimo. Nos montarán en el animal desde una plataforma y nos hacen la foto de rigor para luego vendernos con su marco de corcho. Damos el paseo subidos y vemos cómo se paran de repente a rascarse. Como ha llovido mucho no podemos cruzar el río así que nos llevan por senderos embarrados. Estas criaturas tienen dificultad para subir y les arrean con una especie de pincho. Da un poco de pena y de miedo a la vez. Les damos los plátanos y de repente un elefante se para a defecar y le pringa entero al hombre que le va acompañando y le riñe pinchándole. Pobrecito!

Tras finalizar y con la consiguiente chupa que hemos cogido por la lluvia nos toca hacer el trekking. Nos presentan a nuestro guía de selva llamado Mogli, se frota los brazos de frío y está completamente mojado. Va con ropa de verano y llueve a mares. Lleva un cuchillos y nos parte bambus a modo de bastón para apoyarnos. La subida es dura y hacemos paradas técnicas. El guía va cantando y nos va enseñando ciertas plantas y nos comenta sus propiedades.

Tras 3,5 horas de marcha llegamos al poblado. Hay mucho barrizal y nos toca ducharnos. Menudos baños! Están hechos de juncos y el agua sale fría por un pequeño caño. Es la selva señores.. qué se creen.. Las chicas nos metemos en uno y los chicos en el colindante. Las cabañas están en lo alto y se accede a ellas tras unas escaleras empinadas. Nos sentamos en la cabaña con unas Coca Colas y unas cervezas que nos sirve un nativo. Enseguida viene la cena, ponen velas y platos pequeños y las nativas ofrecen masaje. Los chicos se dan uno y se quedan relajados. La cena que nos ponen consiste en arroz blanco, pollo, vegetales y sopa. Es una cena multicultural por todas las nacionalidades que estamos.

El guía tras terminar nos regala una botella de Mae Sang, un licor de 80 grados típico de la zona. Lo probamos pero es muy fuerte. Haremos unos juegos donde el que pierda bebe y el guía se acaba animando con nosotros y nos regala otra botella. Si pierdes hay que elegir drink or draw, así que acaban pintándome la cara a modo de indio.. Nos lo pasamos muy bien y los compañeros de viaje se van descolgando a la habitación. He de decir que dormimos todos en comuna separados por unas mosquiteras. Nos quedamos los últimos con los de Palencia. La verdad que ha sido una noche rara porque empezó a llover muchísimo y entre los ruidos que se oyen de animales y demás, no pude pegar ojo… De hecho se mojaron las cosas que teníamos alrededor de la cama de lo que llovía! Me obsesioné con que igual venía algún torrente y se llevaba la cabaña por medio aunque fuera alta.. Cuando ya me dormí enseguida empezaron a cantar los gallos y había que levantarse. Menuda nochecita!

16/09/2010

Amanece y a las 8:30 nos sirven el desayuno. Me como una chocolatina puesto que pensaba que no iban a traer más que café. Nos traen fruta y tostadas francesas. Pagamos al nativo las bebidas y nos disponemos a iniciar la marcha.

Voy charlando con los suecos y con la chica de Ciudad del Cabo. Me preguntan si hago deporte y les digo que no. Sólo voy a clases de baile les comento. Me dicen que muy bien porque ayer iba la primera. Les digo en mi inglés espartano que no me lo creía ni yo.. Comenzamos a descender y está todo embarrado y patina un montón. Nos acercamos a una catarata y pasamos por un cementerio del poblado. Al bajar y dar un pequeño salto un tobillo me hace un “cra” y noto que he caído mal. Me temo lo peor porque empiezo a cojear. Me duele y pierdo fuerza en la pierna. Me acabo arañando y encima por si fuera poco cruzamos un río con mucha fuerza haciendo equilibrios por un junco. Me resbalo y al agua patos.. Me agarro cual naúfrago a los bambús por donde hemos cruzado y la corriente me arrastra fuerte. Vienen dos guías y me sacan en volandas. Se asustaron ellos más que yo.. Vaya aventuras! Por poco me traga la selva.

Cruzaremos varios ríos después y no soy la única que resbala y cae.. Pero mi caída fue la más impresionante por el sitio.

Tras un buen rato llegamos a la zona de rafting. El guía nos comenta que como ha crecido mucho el río no sabe si vamos a poder hacerlo. Como yo ya he tenido bastante subidón de adrenalina me rajo para esta actividad. Tras confirmar que haremos en determinada zona me dejan en la furgoneta con las mochilas y la pareja de ingleses que tampoco hace esto.

Tras acabar vienen comentando ha sido muy divertido. Lo que no se ha podido hacer es el descenso con juncos.

Ahora nos dan la comida consistente en Pad thai y piña y con las mismas nos devuelven a la urbe. Nos despedimos de la gente y comentamos ha sido una experiencia genial. Nos percatamos ha desaparecido la cámara de Jon.. con lo que hemos perdido muchas fotos.. Qué rabia..

Llegamos al hostal y pedimos permiso para ducharnos y nos dejan sin problema. Los chicos se van a dar un masaje y mientras Iratxe y yo vamos a Warret Market ( China Town). Me compro un vaquero corto por 200 baths y un niqui por 160 baths. Compramos fruta en tarrina por 15 baths y batidos a 10 baths. Probamos una fruta exótica con puntos negros y blancos llamada fruta de dragón. No está nada mal.

Ahora pasaremos por un mercado de flores y empieza a llover. Compro un paraguas por 100 baths. Al no haber visto mucho de la ciudad acordamos con un tuk tuk nos lleve a hacer un recorrido por la zona de la muralla y vemos los Wats desde fuera. Se ven edificios y estátuas de Buda preciosas. Todo es del mismo estilo, recargado, dorado.. Volvemos al hostal y nos encontramos con los chicos. El masaje les ha costado 350 baths y se han quedado como nuevos. Cogemos las mochilas y nos vamos al aeropuerto. No encontramos taxi para ir los cuatro y finalmente vamos en tuk tuk por 100 baths con una conductora que muy sonriente nos presta el servicio. Imaginaros los cuatro con las cuatro mochilas dentro de un tuk tuk con la conductora.. una odisea..

Chequeamos los billetes, compramos unos perritos calientes y unos bocatas de cena y esperamos al vuelo. Vemos curiosamente cómo hay un espacio privado reservado para monjes y monjas . Llegaremos a Pucket de noche y pedimos que un taxi nos acerque al Hotel On On que sirvió de nido de amor a Leonardo Di Caprio en la película de la playa. La ciudad me recuerda a la Habana. Llegamos al hotel que no tiene ascensor y en la habitación hay dos camas de matrimonio y un baño que no tiene inodoro sino un agujero en el suelo. Te vas a lavar los dientes y el agua sale por debajo del lavabo y te mojas los pies. Salgo del baño y les entra a todos un ataque de risa por la situación.. Me ven con picaduras de mosquitos y magullada por todas partes además de ir protestando por este hotel cinco estrellas donde nos hemos metido… En fin..

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *