Salinas de Añana, Salinas de Leniz y Antezana

27/01/19

Hoy salimos de escapada por Alava. Una ruta bonita por las salinas y visita artística en Antezana.

Salinas de Añana

Llegamos en aproximadamente 30 minutos desde Vitoria al famoso Valle salado de Añana. Aparcamos el coche y nos dirigimos a un centro que tienen de donde salen las visitas. Los domingos tienen visita guiada de una hora de duración. Como tenemos otra visita guiada a las 12 no la hacemos. Pero recorremos la zona viendo los secaderos más antiguos, los más nuevos y contemplando ese paisaje salado.

En la tienda se puede comprar todo tipo de sal, con curry, con tomate, en escamas, líquida en spray… y diversos souvenirs salados.

Salinas de Leniz

Aquí nos dicen que la diferencia de sacar la sal con la de Añana es el método de carbón. Al parecer calientan con carbón en vez de secarla al sol.

El pueblo tiene mucho encanto y a pesar de que hace malo recorremos un poco sus calles viendo esos arcos de piedra que le dan un toque del medievo. También vemos la fuente de la iglesia con muchos caños y la torre de la iglesia que no tiene desperdicio.

Comeremos en Arrate, un restaurante que a pesar de que no ponga precios en la carta cocinan fabulosamente y nos saca por unos 40-euros un menú degustación exquisito consistente en: alubias con sacramentos, marmitako con bogavante, garbanzos con pochas y arroz con bogavante. De segundo txipirones y chuletón. De postre milhojas, tarta de manzana exquisita y tarta de queso. Todo buenísimo y la atención superior.

Antezana

Este pueblo está muy cercano al aeropuerto de Vitoria y merece sin duda una visita. Al parecer es un pueblo del año 1050 según data en los archivos de San Millán de la Cogolla. Vamos a hacer una visita guiada que acostumbra a ser los domingos a las 12 con Aintzane, una residente que nos explicará los murales pintados de la iglesia. Esta iglesia data del siglo XVI, y en 2005 se cayó una piedra de la cúpula que hizo que se plantearan una reforma. Como no tenían dinero un arzobispo desinteresadamente les donó una cantidad de 3000-euros y Xabier Egaña se ocupó de pintar los murales. Xabier es un franciscano que luego se casó y tuvo dos hijas. Su obra se caracteriza por su colorido y sus formas cuadrangulares donde enmarca las escenas.

La iglesia tiene un retablo barroco y por detrás están las pinturas originales de la misma que se ven si te asomas por una de las puertas. En el altar está la virgen de Armola, románica, caracterizada por su cara de campesina.

Este pintor tiene influencias de Picasso, de Matisse, de Munch, hace homenajes en esta obra a Oteiza, a las famosas manos pintadas en una cueva muy famosa de Chile, pinta el campo de concentración de Auswitch, pinta también la dormición de la virgen, la Venus de Willendorf que se supone apareció hace 30000 años en el Danubio, pinta la naturaleza al revés y hace mención a una historia muy bonita de Férida la mujer ahorcada.

Un artista que no conocía y me ha sorprendido gratamente.

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *