Qué ver en Singapur

25/03/12

Qué ver en Singapur

Hemos dormido toda la noche con el aire acondicionado. Hace un calor exagerado! Dejamos las mochilas en el hall que nos las cuidarán hasta tope las 21 horas. Nos vamos a coger el MRT en Lavender por 4,60 dólares los dos tickets hasta Orchard. Desayunamos en la parada. Esta parada está dentro de un centro comercial. Nos tomamos en Dunkin Donut por 14,60 dólares un hot chocolate, un donut, un café y un sandwich. La diferencia horaria con Singapur y Malasia es de 7 horas. De momento no estamos notando el jet lag, hemos descansado bastante porque el viaje fue agotador y tenemos fuerzas. Asier cambiará 150 euros a ringins y nos dan 248,70. Primero lo cambian a dólares y luego a moneda malaya. Sino no te hacen el cambio… Nos dirigimos al jardín botánico. Tras bajarnos en la parada nos sorprende un cono gigante llamado Wheelok place.

Es muy chulo pero más nos sorprende el edificio colindante llamado Ion cuadrado. Tras hacer varias fotos caminaremos la calle Orchard hacia el jardín botánico. Tras confundirnos nos vamos hacia la embajada japonesa, vemos también la de EEUU y por fin llegaremos a un parque grande. Estamos muertos de calor y eso que no es mediodía. Por fin llegamos al Visitor Centre y nos piden 5 dólares por persona para entrar. Vemos las distintas variedades de orquídeas y hay una sala fría donde intentan que se conserven las flores como en la montaña. Damos ahora una vuelta por el lago Swan, por el bosque donde hay una cascada donde te puedes sacar fotos detrás de ella. Llegamos a lago Simphony y vamos hasta el jardín de la evolución donde hay muchas flores muy bonitas. También pasaremos por Healing Garden. Compraremos agua porque este calor es insoportable y hace nos cansemos mucho.

 

 

 

Tras finalizar visita cogemos la red MRT que al parecer llegaba hasta donde estábamos, debe ser una línea nueva que no se reflejaba en la guía. Vamos a Orchard y paseamos metiéndonos en los centros comerciales y compraremos el famoso helado de Durion que recomienda la guía. Es una fruta típica de la zona que va a compañado por una especie de pan bimbo rosa y verde. Nos cuesta un dolar y está asqueroso! El helado pasa peor el pan sabe fatal. Lo tiramos tras probarlo porque no nos gusta.

Vamos contemplando los centros de Ngee Am City, el Paragon. Entramos dentro y vemos que hay conexiones internas entre todos. Esto es el paraíso de las compras pero no es de marcas conocidas. Digamos no tiene mucho estilo. Esta ciudad tiene mucha mezcla de musulmanes, chinos, malayos e hindúes. Hay una verdadera confusión de estilos por las diferentes culturas pero el consumismo se palpa en el ambiente.

Vemos artistas callejeros como en cualquier urbe que intentan ganarse la vida. De repente nos para un chico de Coca Cola pidiéndonos el envase de plástico. Lo mete en una máquina y me da una comba. Se la regalo a una niña rubia que pasaba por ahí. Esto es para que intenten concienciarse del reciclaje. Seguimos andando y vemos Orchard Central y llegaremos al Orchard point. Entramos allí y comemos en unos bajos de un centro comercial. Por 4 dólares comemos un plato de noodles con pato, verdura y sopa. Por 5 dólares nos dan un combinado de arroz, langostinos, pollo y sandía. Tomamos una Coca Cola y una lima limón por 3 dólares. El sitio se llama Roasted Delight pero tiene mesas compartidas y puestos alrededor.

Vemos en otro centro comercial cómo un dj pincha en la calle y regala palomitas invitando por la inauguración de una tienda de Abrecombrie. A la salida te dejan hacerte fotos con un modelo descamisado. Me instan a ponerme y me hacen una foto que te entregan de recuerdo.

De repente se pone a llover muchísimo y esperaremos a que escampe a las afueras de Tang Plaza. Tomamos el metro (2,30 cada ticket). Al llegar aparece ante nuestros ojos el famoso Chinatown cubierto de farolillos. Descendemos a través de una pasarela de cristal. Vemos a los lados está repleto de tiendas con todo tipo de objetos.

Empezamos a andar a pesar de la lluvia que nos acompaña. Vamos por la calle de la Pagoda y vamos a la calle Temple. De ahí a Smith y vemos el Opera Theatre. Vamos al mercado de noche y al Buddha Tooth Relia Temple. Veremos una calle con terrazas y restaurantes llamada Nam,s Supplies Inanse. Pasaremos por tiendas típicas, farmacias chinas y paramos en Sri Marionman Temple.

 

 

Entramos descalzos y al salir no encuentro mis zapatos. Me los habían movido por la lluvia y le pregunto a un chico que se da cuenta de dónde somos y dice le hablemos en castellano. Está en Singapur cocinando en el famoso restaurante de Bully. Nos comenta que un inversor chino les ha pagado tanto que han abierto este mismo restaurante en Singapur, otro en Bangkok y otro en Hong Kong. Estará cinco años fuera de su casa, dice su equipo es de 30 personas y que viven en unos pisos en las afueras llamados colmenas. Dice en vacaciones vuelve a su tierra porque su jefe les paga los viajes que quieran en avión. Nos hace recomendación de salir por los pubs y subir al hotel Marina Bay. Esto último ya teníamos intención de hacer.

Terminamos la ruta y nos vamos al hotel. Tomamos por 2,8 dólares una Coca cola y un zumo de piña. La tomamos con hielo y no nos da miedo pero hay que tener cuidado con ello. Esto lo bebemos el el mercado de comida de Lavender que está cerca del hotel. Damos una mini vuelta y vemos otro templo hindú. Cogemos un taxi para volver al hotel y recoger las mochilas. Nos llevará a la estación. Damos una vuelta por Golden Mile y nos dan los billetes. Dicen que arriba hay una sala de espera pero hace un frío terrible. Dejamos las mochilas para ir a cenar y compramos en un super pan bimbo de pasas, queso y cacahuetes. Es un supermercado Thai y paseamos la zona. Vemos gente cantando en los pubs y bebiendo. Las puertas no dejan ver el interior, son oscuros y parecen pequeños locales de ambiente. Compraremos la cena para mi compi consistiendo en arroz, huevo y pollo (7 dólares) y yo comeré un sandwich con el pan que hemos comprado y un yogurt líquido

Viajamos con Five Stars Tour. Tras haber cenado en la sala de espera bajamos a coger el bus pero parece se retrasa. El autocar tiene asientos gigantes, son tres por fila. Se reclinan y hace bastante frío porque ponen el aire super alto. Dejamos las mochilas cerca porque no hay maletero. Veo una cucaracha que intento matar pero no sé si lo consigo. Qué asco! A pesar de la buena apariencia el hecho de que haya cuquis rompe con expectativas. En un rato llegaremos a la frontera y hará varias paradas para ir al baño. En la frontera tenemos que bajar con las mochilas a cuestas. Tras dormir un buen rato llegamos en 8 horas al destino. La gente está reacia a bajar puesto que se esperaba el bus tardase 10 horas y no 8..  Hemos llegado a Kuala Terenganu.

 

 

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *