Japón- Día 10- Tokio-Nikko

21/05/13

Nos levantamos a las 6 de la mañana para visitar Nikko, el desayuno empieza 6.45. Nos ponen una bandejita con un bocata de tortilla, encurtido, ensalada de maiz y pepino, crema de guisantes verdes con picatostes y zumos a elegir. También hay cereales y gofres. En la bandeja también ponen patatas deluxe y una bola rellena de carne. Este desayuno es continental, luego tienen el otro que por supuesto es raro de narices!

Nos vamos al Shinkansen a Yamabiko y hay que bajar en Utsunomiya. Vamos a Ueno (billete 160)y en Nikko nos movemos con la Jr. Pagamos 500 yenes por un bus que sube a los monumentos, el precio es de ida y vuelta. Esto nos lo han dicho en la estación, según sales a mano derecha andas 5 minutos y te la encuentras. Nos dan mapas y nos sitúan sobre lo que queremos ver. Nuestra idea es ir a Toshogu temple, a la villa imperial Tanazawa y a Bakejizo que es una zona con 70 estátuas. Queremos ver el puente de Shinkyo, Rinnoji y si se puede la catarata de Kegon. El bus nos deja en Rinnoji temple que está en obras. De ahí vamos a Toshogu y nos hacemos fotos en la pagoda. Pagamos 1000 yenes para entrar y ver varios templos.

Vemos al entrar los Sanjinko que son almacenes sagrados decorados con una especie de elefantes ( y digo especie porque al parecer el autor jamás vio uno). Luego vemos el Shinyusha que alberga una talla de un caballo blanco. El establo está decorado con relieves de monos. Son tres famosos monos sabios que muestran los principios del budismo Tendai.

Pasamos por la torre del tambor y del campanario. Vemos el resto de zonas, subimos un montón de escaleras y vemos una especie de tumba. Bajamos y nos topamos con el templo de Futurasan y el Taiyuin. Son todos muy bonitos pero el mejor es Toshogu. Se le nota cierta influencia hindú. De ahí vamos a Bakejizo y nos cruzamos con dos turistas castellano leonesas que nos hacen recomendaciones. Ahora nos sentamos un rato a comer y compramos una coke en un vending por 130 yenes. Pasamos por un rio y hacemos fotos. El paisaje es singular. Pasamos por Tanazawa y el jardín está cerrado. Preguntamos y vemos por fin el caminito con las estátuas. Es muy chulo.

Volvemos caminando y vemos el puente Shinkyo. Tras una paliza a andar volvemos al bus y luego a la estación.

Una vez llegamos a Utsunomiya compramos un bollo y un café. También probamos un energy drink que era de gelatina. Vaya cosa rara! Viene el tren y volvemos a Tokyo. Vemos una revista que ofrecen en el tren donde venden productos como polvos para teñirse la calva, un collar de luz para leer o alumbrar el camino, un cinto que te sujeta la camisa por dentro del pantalón para que no te descamises, una gorra con pelo, pamela que baja hasta el cuello con transparencia en los ojos, un quitaexpresión de la boca, un podador de árboles mega largo que evita que te subas a la escalera.. Cosas muy frikis! La gente va en pleno silencio, se prohíben los móviles y así lo indican carteles con personas haciendo un aspa con las manos. Cuando algo está prohibido hacen ese gesto. Tras llegar al destino cogemos con la línea Jr la dirección a Akinabara. Debe haber un centro comercial que nos han dicho llamado Yodobashi que tiene de todo. Queremos ir también a la calle Chuo Dori donde están los Maid Cafe. Aquí hay niñas vestidas de camareras con ositos colgando de los bolsos y demás parafernalias. Son chicas que ofrecen sus servicios de cantar a los chicos, masajes, tomarse bebidas, jugar a las videoconsolas, servicios sexuales… No se dejan fotografiar. Es para verlo..

Pasamos el tiempo en el centro comercial y miramos de todo. Acabamos muertas. Compro cremas de colágeno, geles y bb cream. En los juguetes hay preciosidades. Hay mucha muñecas manga. Vemos el Gudaba bar que es otra frikada y nos dirigimos a Chuo Dori. Los carteles de esta calle son alucinantes. Encontramos una tienda manga -Katebukiya y compro una taza para la colección de mi madre, dos vasos de porcelana y dos muñecas manga. Hay preciosidades pero es caro. Salimos de ahí y vemos una cantante callejera animando a los nipones que bailan alrededor. Reventadas volvemos a Ueno y entramos por una calle llena de neones. Nos metemos en Masuya y pedimos noodles con pollo, calamares y una especie de gelatina de col con tortilla chunga y bonito con huevo duro. Total 1250 yenes. Es una taberna curiosa con sillas altas pero yo particularmente no cené muy bien..

De ahí nos vamos al hotel cruzándonos con una escena de película. Una pasajera se desmaya y acuden cinco hombres uniformados al rescate. La verdad esque estos nipones le pegan bien al sake por las noches..

 

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *