Ruta por Buenos Aires, Microcentro

13/10/17- 14/10/17

Volamos desde Barcelona una madrugada del día 13 y aterrizamos en Buenos Aires tras casi 14 horas. A Barcelona fuimos en tren desde Vitoria ( acordaros que si vas en Renfe tienes el ticket de metro gratis hasta el aeropuerto). Se coge en las máquinas rojas poniendo Rodalies y metiendo el número de reserva del billete de tren, a la vuelta también nos salió gratis del aeropuerto de Barna hasta  la estación de Sans.

Los ritmos en Argentina son lentos, tras esperar un buen rato a la maleta me doy cuenta que me la han rajado entera, pongo la reclamación  y me dan opción de darme un nuevo equipaje. Espero a la vuelta a Barcelona y en dos días me llevarán a Vitoria una maleta nueva.

En el aeropuerto cambiamos euros por pesos, por 300 euros nos dan 6.180-pesos. Está el euro a 20,60. Pedimos información en la oficina y nos dan mapa y una guía. Cogemos un taxi con la compañía Ezeiza  por 770 pesos. Nos dicen que si lo tomamos de vuelta al regreso nos cobrarán precio especial de 620 pesos. Estos taxis se llaman remixes. Existe la posibilidad de hacerlo de manera más económica pero preferimos de momento nos lleve hasta la puerta del hotel dado que estamos cansadas del vuelo. Nuestro hotel es Tucuman Palace situado en Tucuman 384. El hotel nos sale por 2.464,88 pesos desayuno incluido (121 euros). Tened en cuenta en Argentina los precios de los hoteles no tienen que incluir el IVA. A los extranjeros si pagamos con tarjeta nos lo tienen que quitar. Así como en restaurantes sí que debemos de pagar IVA, en hoteles no. Tampoco nos cobrarán IVA si compramos artesanías y el comercio está adherido a Global Refund. Exigirlo siempre en el hotel puesto que sino no se comenta por defecto. El servicio en el hotel es muy bueno, así como el desayuno. Le fallan los baños, en alguna habitación no tienen bañera, nosotras tuvimos que pedir el cambio.. No estábamos en Thailandia!

Subimos por la calle Tucuman y empezamos la ruta. Primero paramos en un sitio de empanadas cerca del hotel, pedimos dos empanadas por 22 pesos. Una de carne y otra de jamón y queso. Es curioso porque le ponen iniciales de pan para identificarlas. Tras quedarnos con hambre pedimos otra de calabaza y otra llamada humita rellena de maiz con bechamel, una botella de agua por 39 pesos.  La de maíz llevaba pimiento y decido pedir otra de jamón. Están muy ricas.

De ahí vamos a la famosa Plaza de Mayo donde suelen revindicar varias madres la desaparición de sus familiares. De camino a la plaza vemos el BBVA francés, son edificios señoriales ocupados por grandes Bancos. Nos recuerda un poco a Madrid. Una vez entramos en la plaza vemos la pirámide de Mayo ( estátua que preside la plaza) así como la famosa casa rosada (foto portada) que gana al verla in situ. Esta casa dicen está hecha de sangre de buey y cal, es donde se asoman por sus terrazas las personalidades más importantes de Buenos Aires. Nos sentamos y vemos una mujer que vende zumos de naranja recién exprimidos en un aparato rudimentario. Nos cobra a 35 pesos cada zumo.

Las aceras de Buenos Aires están fatal, tienen muchos socavones y eso es lo que comentaremos durante toda nuestra estancia. Es muy incómodo andar por la ciudad siempre mirando al suelo y evitando pisar desechos de perro que también hay muchos..

Tras descansar un poco nos asomamos a la catedral metropolitana. El edificio no tiene forma de catedral, parece el Partenón de Atenas.

Dejamos atrás el Banco de la nación y entramos a la catedral. El suelo es precioso y por dentro es espectacular. Vemos la tumba de un general independentista de Perú y Argentina llamado José de San Martin.  De ahí vamos al Cabildo que tiene una especie de patio mejicano en su interior. Se puede entrar gratuitamente. Hay salas con pinturas que no nos paramos a ver y nos acercamos al palacio del Gobierno. Vemos también el edificio de la Legislatura. Bajamos por la calle Avenida de Mayo y vemos el famoso café Tortoni donde la gente hace cola para entrar, tomar algo y si procede ver espectáculo ( después de las 20 horas). Paseamos por esta calle hasta calle Florida y vemos puestos de hippies con baratijas y demás artesanías. Vemos también cómo una pareja baila tango en plena calle. Volvemos al hotel desde el cruce con la calle Corrientes y compramos algo para cenar.

Plátano 7 pesos, Yogur 10 pesos, Bimbo 35 pesos, Agua de 2,5 litros 25 pesos, Leche 30 pesos. Cenamos estas cosas compradas de super y nos vamos a dormir porque estamos cansadísimas. El precio de un adaptador es de 70 pesos.

 

 

 

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *