Marrakech

21/09/08

Salimos de Madrid rumbo a Marrakech. Haremos un viaje organizado por estas tierras y visitaremos varias ciudades como Fez, Casablanca, Marrakech, veremos el desierto y la cordillera del Atlas . La estancia es de 8 días, me acompaña mi compañera de trabajo Iratxe. El viaje nos sale por unos 780-euros aproximadamente con casi todos los días pensión completa.

Tras llegar a nuestro destino con unas pocas turbulencias observamos el aeropuerto que parece una colmena. Nos viene a buscar un autobús de Royal vacaciones y nos llevan al hotel Atlas Asnii.

En Marrakech son dos horas menos y tenemos hambre. Nos recomiendan un restaurante llamado Planet food justo a la vuelta del hotel. Comemos cosas internacionales y por 123 dirhams( 11-euros aprox) hemos comido muy bien. Son las 15 de la tarde y decidimos ir a dar una vuelta por la zona de Mohammed V. Llegamos a la Koutoubia, la mezquita más famosa de la ciudad.

Buscábamos la plaza Jemaa el Fna que es patrimonio de la Unesco pero hemos dado antes con esto. Hemos pasado la puerta principal y justo salen todos de rezar. Estamos en el mes del Ramadán. Nos sentamos en un parque y se nos sienta un estudiante a conversar con nosotras, tiene 23 años y sabe varios idiomas. Tras estar una hora hablando se despide dándonos su mail y nos encaminamos hacia la famosa plaza. Se nos acercan a tocar la pandereta, a vendernos camellos.. Nos miran mucho y hasta nos vocean cosas que no entendemos. Entramos en el centro de la plaza y unas niñas nos enseñan un catálogo de tatuajes de henna. Queremos hacernos uno, las niñas dicen que nos hacen sólo una flor para la buena suerte pero cuando nos hemos dado cuenta nos han dibujado toda la mano. Yo me cabreo porque sólo quería uno en forma de pulsera pero me han marcado dedos y todo. Iratxe se ríe de la situación pero yo estoy indignada. Nos piden 300 dirhams por cabeza y le damos 100 dirhams (10-euros) por los dos. Seguimos nuestro camino y vamos hacia las calles del zoco. Nos adentramos y se ven tiendas de babuchas, lámparas, fulares, souvenirs..

En la plaza hay comida y muchos puestos de dátiles y zumos de naranja. Son apetecibles pero nos de un poco de repelús. No es aconsejable porque dicen mezclan con agua mala.. Decidimos ir a tomar un zumo de frutas y un batido de banana en una terraza elevada sobre la plaza. Las vistas son geniales. Empieza a anochecer. Hemos visto señores con monos, encantadores de serpientes, brujas que leen las cartas.. Regresamos al zoco donde intentan vendernos zapatillas de marca, vaqueros, babuchas, collares de las cuatro tribus (belveder, nubia..) Uno nos enseña lo que ellos llaman una farmacia y nos explica los ungüentos y productos. Me quedo con capricho de comprar unas jabonetas de almizcle y jazmin pero pedía mucho. Volvemos a la plaza y seguimos viendo curiosidades como limpiadores de botas, motos que pasan por todas partes, vemos círculos de gente rodeando a cuenta cuentos y varios espectáculos. Se nos pone a hablar otro estudiante procedente del Atlas. La gente es muy maja. Regresaremos al hotel en calesa por 7,5-euros y cenaremos allí dado que tenemos media pensión para este día. El buffette del restaurante es pasable, hay arroz, pollo, tartas..

Estamos cansadas y enseguida nos vamos a dormir. Mañana toca madrugar porque tenemos excursión.

22/09/08

Tras un rico desayuno con bollos, tostadas, zumo y Colacao nos vamos al encuentro. Empezaremos visitando la mezquita de la Koutoubia y las tumbas saadianas.

Paseamos por el hotel la Mamunia que está en obras y veremos la Kasbah y el barrio judío. En la kasbah hay mucho comercio viejo y bastante cutre.

Llaman la atención de nuestros ojos las casas rosadas con sus ventanas y puertas de forja.

En todos estos barrios hay un baño, una fuente, una mezquita, un horno y una escuela Coránica. El guía llamado Agmed es un tipo bajito y sin mucho salero.

Nos enseñará a continuación el palacio de la Bahía donde vemos los jardines, las habitaciones con techos de madera super decorados y allí nos contará las historias de las concubinas que habitaban el palacio. Dicen que como ellos tienen prohibido el alcohol contrataban a músicos ciegos para las fiestas de palacio y así lo que no se veía no se podía comentar.

Ahora visitaremos una farmacia del zoco donde nos explican remedios y nos venden unas cremas de rosa mosqueta. También compramos té verde, khol y jabonetas de almizcle ( se meten al armario y perdura mucho el olor). Nos dibujarán con henna negra el brazo, la pierna y la espalda. Pagamos unos 5 euros por el tatuaje, pero esta vez está bien hecho. La gente se da masajes por 2 euros únicamente.

Nos llevan a comer al Palais Chahramane donde nos sentamos en círculo con más gente y tomamos arroz, carne, ensalada, melón, té y pastas.

A la tarde nos toca una excursión panorámica por fuera de la ciudad. Vemos la parte de fuera de la muralla. Marrakech se caracteriza por las casas bajas, rosas y está prohibido superar en altura a la mezquita.

Veremos un mercado de segunda mano donde hay miles de artículos. Vemos también el jardín del palacio lleno de árboles. Cruzamos por La Palmeraie donde dicen que crecieron estos palmerales debido a un asentamiento nómada que comió muchos dátiles y tiró los huesos al suelo.

Nos dejan en el hotel y tras acicalarnos nos encontramos a un hombre que nos ofrece hacernos de guía. Nos dice que por 5-euros nos lleva a la madraza de Ben Yousef y a la fuente del Chorb ou Chouf. Aceptamos la propuesta con cierta desconfianza y nos monta en su coche. Es un viaje divertidísimo, emocionante aunque vivimos momentos de tensión. Imaginaros cruzar por unas calles estrechísimas atropellando casi a la gente que se cruza por todos lados y que protestan debido a la mala leche que les produce el no comer. Es hora punta y son las 6:30, nos dice que todo el mundo sale a comprar. Pasamos rozando los puestos de panes y de dátiles. Esto es auténtico, Iratxe y yo nos mirábamos cada vez que veíamos el coche pasar por ciertos sitios. Había algunos ayudaban al coche y otros golpeaban en la chapa. Nos miraban mucho y el guía irradiaba un buen humor a pesar del hambre. Tras llegar a la madraza nos la encontramos cerrada. El horario es de 9 a 16 horas debido al Ramadán. Como nos hemos quedado sin nuestra visita nos hará una visita por las calles viendo gremios de tintes, herreros, curtidores de cuero, tejedores de alfombras..

Nos llevará en el coche de nuevo al palmeral y vemos de cerca La Mamunia y los chalets donde vivía Carmina Ordoñez. Ahora nos llevará a la zona moderna, vemos la estación que tiene un edificio muy chulo. Le decimos nos deje por favor en la plaza y como nos ha gustado mucho le pagamos el doble porque nos ha encantado. Nos cuenta que hace 8 años hacía estos viajes durante 8 semanas seguidas y era agotador. Ahora hace pequeñas excursiones como la nuestra. Este hombre sabe cuatro idiomas y le hemos preguntado alguna curiosidad. Nos interesa saber cuál es el salario medio, el estudiante que nos encontramos nos dijo 1000-euros, el guía de la mañana nos dijo 600-euros y este nos dice 200-euros. No sabemos con qué quedarnos.. curioso..

Iremos a la terraza del Glacier y tomaremos algo mientras vemos atardecer.

Estamos escuchando cómo finalizan la oración y se abre la veda para poder comer. Se nota tensión en el ambiente dado que la gente lleva 12 horas sin comer.

Los puestos de la plaza se iluminan y hemos decidido ir al zoco de compras. Este guía nos recomienda comprar en Casablanca. Acabamos dándonos una vuelta y comprando zapatillas, vaqueros y hasta unas babuchas(21-euros), pero están muy elaboradas. Hay desde 15-euros, depende del trabajo que lleven. Compro un imán de nevera y mi compi se compra unos pendientes.

Nos vamos ya en un petit taxi ( color crema) y nos cobra 3-euros por llevarnos al hotel. De día cuesta 2-euros la carrera.

En el hotel cenaremos Kuskus, pasta, pollo y unos profiteroles buenísimos. Tras la cena queremos ir a tomar algo, nos aventuramos por la avenida y la recorremos entera prácticamente. Vemos nuevamente la estación y nos asomamos al edificio de la Ópera. Tomamos un helado en una terraza y regresamos. En los bares sólo hay hombres y en los parques se ven las parejas jóvenes junto a sus motos. Hablando y sin tocarse.

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *