Wadi Rum

30/05/19

Quería subir en globo y contemplar esta otra maravilla desde el cielo pero no ha sido posible. Al parecer sólo hay uno y se suele ocupar rápido. Tras el desayuno partimos dirección Wadi Rum. El guía nos enseña la tumba de Arón de lejos y nos llevará a Disi Camp donde algunos pasamos la noche en estos campamentos entre beduinos. Nos metemos en la carretera del desierto que al parecer está atravesado por una vía férrea que fue construida por los otomanos y conecta Turquía con la Meca. Nos paran en el centro de visitantes donde cogeremos los 4×4.

Nos ofrecen una excursión por 20 dinares por persona a añadir para la tarde. Nos llevan a más zonas del desierto y a tomar un té beduino mientras vemos el atardecer.

Cogemos los vehículos y ante nosotros aparecen los 7 pilares de la sabiduría.

Vamos haciendo semi carreras y a varios se les vuelan gorras y sombreros que amablemente recogen los del jeep trasero. Hay un jeep que se accidenta y vuelca el hierro que lleva. Encima le toca a un hombre mayor que viene de Ecuador y que nos canta de vez en cuando. Un hombre amable que da la mano a todas las mujeres al bajar del autobús. Tras el golpe paramos en una duna para subir y contemplar el paisaje.

Es espectacular! A continuación nos llevan a una zona con camellos donde vemos las inscripciones de los beduinos de hace muchos años.

Tras esta inscripción pararemos en el Siq, en el desfiladero donde Lawrence de Arabia tiene una roca pulida con su cara, por el otro lado también aparece la cara de un beduino importante.

Nos ofrecen un té y nos van pasando mirra para oler, pastillas de perfume, ambientador de armarios, inciensos.. Compramos por 10 dinares tres pastillas entre Marisa, Ismene y yo. El olor es especial y recomiendo comprar. Ahora comeremos todos juntos en el campamento Disi Camp donde pagamos 12 dinares por persona bajo una jaima donde estamos on fire del calor que hace. La comida es prácticamente igual a excepción de unas brochetas de pollo y carne a la brasa. Compramos agua a dos dinares la botella grande. Toca despedirse de parte del grupo. Da mucha pena puesto que hemos hecho gran amistad.

Nos darán la habitación que no está nada mal, tiene aire acondicionado y está bastante curiosa para estar en medio del desierto. Descansamos un poco y enseguida nos recogen para llevarnos de excursión. Estaremos 4 horas aproximadamente y merece mucho la pena. No solo por lo divertido sino por las vistas y paisajes que nos llevan a ver. Primero nos llevan a una montaña donde vemos el paisaje de alrededor,

luego vamos a una zona donde Rania de Jordania celebró su cumpleaños,

luego veremos el puente de piedra

y la piedra seta con la que hacemos fotos simpáticas

y finalmente veremos el atardecer tomando un té que nos preparan ellos con unas pastas de dátil.

Nos ha impresionado mucho esta excursión por los colores de las montañas, de la arena por esas escenas tan peculiares de la naturaleza.

De ahí regresamos y nos van dejando por campamentos.

Cada uno cenará en su hotel. Hoy tenemos cena especial y nos llaman a la puerta para ver en qué consiste. Sacan de la tierra unas cazuelas donde asan el cordero, las patatas y las verduras. El cordero está buenísimo. Es el plato típico de la zona y se llama Zarb.

Tras la cena llega el espectáculo y nos sacan a bailar con los beduinos. Pasamos un buen rato y nos vamos a dormir.

31/05/19

Yo esperaba una noche más estrellada y más impactante, cuando estuve en Sahara me gustó mucho más. No obstante tiene su encanto. Desayunamos con tortilla recién hecha, dátiles, yogurt, zumo etc.. Nos vienen a buscar y tenemos 4 horas de camino hasta Amman. Pararemos a comprar sandías y la gente baja a fotografiarse con ellas. Haremos otra parada técnica y tras un largo viaje llegamos a la capital. Nos dejan en el hotel y allí nos reciben nuestros colegas. Tenían planes para hacer pero resulta que al ser el día grande de Ramadán estaba todo medio cerrado y los servicios son escasos. Por no abrir ni la piscina del hotel está abierta. Estamos en Al Fanar como los primeros días. Decidimos ir con ellos a comer a un restaurante llamado Hashem. Cogemos varios Uber (5 dinares /cada coche) y nos llevan al centro, el restaurante está cerrado pero encontramos sitio en otro.

Nos cobran 3,53 dinares por persona bebida incluida. Nos damos cuenta es todo mucho más barato de lo que nos han estado cobrando, pero como son sitios turísticos.. Hemos probado el Kefta que es una especie de carne picada con vegetales, o salsa de yogur y queso.. hay muchas clases y está buenísimo. Aprovecharemos para hacer compras y dar una vuelta. Nos metemos en los zocos a comprar dulces típicos que recomiendo probar. Así como las galletas de sésamo que están deliciosas. Tras un paseo decidimos subir a una perfumería llamada Trinitae donde nos dejamos llevar por los olores. Vamos viendo el arte callejero y subiendo poco a poco hacia Rainbow Street.

Llegamos a Wild Jordan donde tomaremos a 4,5 más tasas un refrigerio de limón y menta. Las vistas son especiales y es un sitio muy chulo.

Wild Jordan

Pediremos unos Uber desde allí y por 5 dinares cada coche nos llevan al hotel. Allí cenaremos en la sala de arriba donde vemos cordero y más variedad de las otras cenas. Me fijo en una ensalada rara llamada tabule. Tras amenizarnos un músico nos vamos a descansar. Nos despedimos de la gente.

1/6/19

Vienen por nosotros al hotel y nos llevan a buscar a más compañeros. Nos llevarán al aeropuerto y allí cambiaremos los dinares sobrantes.

Aeropuerto Ammán

La verdad que ha sido un país que merece la pena conocer. La inmensidad de Petra te deja anonadado y el resto de ruinas son muy interesantes. Este es el país rosa, por la fachada de sus monumentos, por la arena del desierto.. Es un país donde la mayoría de la población se concentra en una ciudad con esa mezcla multicultural, donde se guardan respeto y donde las mujeres siguen estando en un doble plano a pesar de que el guía intente comentarnos que se van modernizando. En cuanto a la comida decir que no te faltará ni el pollo, ni el arroz, pero tras varios días con lo mismo acabamos un poco saciados. Decir que sus especialidades como Kefta o el cordero del desierto están buenísimas y hay que probar. Nos hablaron de un postre llamado Kenafa que no llegamos a degustar. En cuanto al tiempo decir que es bueno ir con sol pero tanto… En los meses de verano debe ser impracticable. Nos quedamos con una bonita experiencia y con el ambiente del grupo simpático que nos hemos juntado.

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *