Qué ver en Shanghai

06/10/11

Nos levantan a las 7.30.  Después de ver ayer el malecón y el skyliner, iremos a ver el templo del Buda de Jade, el jardín de Yuyuan, la calle Nanging y algún centro comercial. El desayuno es de buffette, muy completo, hay tortilla, frutas variadas( sandía, mango, fruta de dragón y piña), salchichas, bacon, zumos etc..

A las 9 hemos quedado en el hall. Nos topamos con los Valencianos que al parecer les han robado la cámara en mismo hotel. Están de luna de miel y menudo comienzo.. Bueno, al menos llevaban pocas fotos.

En primer lugar vamos al templo del Buda de Jade (portada), nos dejan en una calle donde vemos antes de entrar un lisiado que debería estar en silla de ruedas pero anda con una rueda de madera. Es una escena que te pone la piel de gallina. Este hombre se dedica a pedir a la puerta del templo al igual que otros tantos que andan por esta zona y cada uno con sus respectivas desgracias. Entramos en el típico templo chino. Está construido en 1882 y alberga dos budas, son dos estatuas de jade blanco que trajo el monje Hui Ge de Birmania y la segunda está en el segundo piso. No se puede sacar foto ni grabar con cámara. Alguien desafía las reglas y la china que lo cuida se enfada mucho. Es una estatua bastante bonita, tallada de una única pieza de jade. Antonio nos deja 20 minutos para curiosear el resto del templo. Vemos más estatuas y a un chino calígrafo que escoge a la gente y tras el precio que le parece te escribe los nombres en chino y te pone a modo de leyenda algo así como salud, dinero, amor. A los matrimonios les desea niños.

 

Terminada la visita nos conducen a una tienda de seda. Bajamos del bus y vaemos un entramado de cables en la calle que me recuerda a Cuba. Entramos en un comercio y nos dan una tarjeta. Nos explicarán el proceso de la seda. Cuentan que de un capullo sacan 1200 hilos de seda. Dicen que la seda no arde y se adapta a la temperatura. Nos enseñan un taller donde varias mujeres afanosas van obteniendo los hilos y haciendo las telas. Compro un nórdico porque dicen que son mejores que los de plumas. Me cuesta unos 80-euros. Es muy buen precio dada la comparación con uno de plumas que en nuestra ciudad puede salir por 200-euros. Me compro también un pañuelo de seda y pago 24-euros. Las almohadas valen 30-euros pero ya no puedo cargar tanto. Nos pasan a un recinto donde hay de todo: kimonos de casa, ropa de todo tipo, souvenirs, manteles, carteras.. ) todo es de seda y si quieres te hacen trajes a medida. Esta es la típica turistada.. pero acabo cayendo…  Se ven también abanicos y cuadros de seda con muchísimo trabajo.

Ahora iremos al jardín de Yuyuan. Hay muchísimo tráfico y es caótico. En esta zona hay mucha gente por ser fiesta y pasamos por unas calles llenas de tiendas donde el guía indica que no nos paremos. Es un agobio terrible! Los tejados que vemos son preciosos, esta es la China bulliciosa en pleno apogeo. Pasamos por fin al jardín y hacemos fotos a este paisaje fantástico.

Es como estar dentro de una película oriental. Vemos un muro con un dragón precioso y vemos lagos con mucha vegetación así como casitas a los laterales. Hay un edificio que era un salón de té y al que se llega tras pasar un puente en zig zag. Estos puentes se construyen para dejar caer a los malos espíritus del lago ya que dicen que andan en línea recta. Nos dejan 60 minutos de tiempo libre y vamos a ver tiendas.

 

 

Nos compramos unos paraguas que se meten en un envase de plástico y que parecen un objeto decorativo (68 yuanes), compramos imanes a 25 yuanes, collar de coral a 12-euros, muñecas chinas a 8 -euros el trío  y despertadores a 28 yuanes. Vemos bolígrafos muy chulos pero no podemos comprar porque ya viene el guía a por nosotras. Nuestros paraguas han causado sensación a nuestros compañeros de viaje, pero ya no los volveremos a ver..

Según salimos del jaleo vemos que venden una especie de patines que se ponen en el talón. Como nos hemos reído nos han seguido hasta las afueras dejándonos la bolsita a 20 yuanes, hubiera comprado pero pesaban mucho. Además.. a quién le llevo eso..

Nos llevan ya a comer. Vamos a un restaurante donde nos colocan en dos mesas redondas gigantes. Ponen un plato gigante giratorio y una variedad de comida consistente en: arroz, huevo con soja, patata cruda en tiras, vainas, cerdo agridulce, tortilla de carne, pescado y sandía. No hemos comido mucho, nos han llenado un vaso de bebida para tomar y si quieres más hay que pagar.

De ahí nos iremos a la calle Nanging. Es famosa por sus numerosos comercios y su interminable flujo de personas circulando. Nos dejan tiempo para recorrerla libremente. Nos dice hay un tren que te lleva por toda la calle y lo cogemos tras esperar un buen rato porque hay mucha gente. Se apuntan con nosotras los de Jerez. El tren cuesta 2 yuanes.

Entraremos en un centro comercial donde hay un espectáculo en directo de raperos. Subimos al baño y nos miran muchísimo. Volvemos al punto de encuentro y nos llevarán a un mercado que está dentro de un centro comercial. Nos dan dos horas. Nos agobian mucho los vendedores. Se desata la fiebre compradora y compramos más muñecas a 60 yuanes, imanes a 25 yuanes, bolsos de Luis Vuitton a 50-euros.. Nos metían en las trastiendas y empezaban a negociar con unos precios exageradamente altos. Nos decían eran buenas imitaciones. Acabo comprando un bolso gris de Mulberry por 30-euros. Agoto mis  400-euros que traía para compras. Tras arduas negociaciones nos tomamos un descanso en el bar y nos vamos a cenar. Nos llevan a un restaurante donde hay un bote con una serpiente grandísima. Da bastante asco. Cenaremos Tepanyaki. Nos ponen una sopa que ni pruebo y el madrileño Angel se toma mi ración y la de Cielo ( la jerezana). Después nos sacan un arroz que está pasable, traerán pollo, ternera o pescado según lo que hayas elegido y lo hacen en una plancha gigante. De postre helado de galleta. Hemos cenado medianamente bien. Nos vamos para el hotel y voy cargada de compras, he negociado rápido las cosas pero siempre tienes la sensación de que te timan. He cedido en mis negociaciones cuando he visto que a los alemanes se lo ponían mucho más caro. Los bolsos que llevo son por encargo y me pedían como 10 veces más de lo que finalmente lo saqué. Ana ha comprado muñecas y está muy contenta. Hacemos la maleta y mañana tendremos que dejarlas en la puerta, nos las llevan en tren y nosotros iremos a parte.

Nos dejan tiempo libre y nos vamos a un centro comercial donde hay muchos zapatos y caros así como ropa en la que no entramos. Las tallas en este país son enanas. La ropa es ñoña y algunas cosas son chulas pero es bastante cara. Tampoco nos vale.. así que sin más.. Volvemos al hotel parando en una tienda donde compramos plátanos, mandarinas y dos batidos de chocolate ( todo 1,5-euros). Nos querían cobrar más pero un policía se lo ha impedido. Siempre hay gente buena por el mundo. Nos vamos al hotel y a dormir. Vaya día de compras!

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *