Railey

19/09/10

Hoy desayunamos en una librería, un sitio muy acogedor junto al mar. Por 680 baths tomamos cuatro desayunos, uno americano, otro con frutas y yogur.. Dejamos Ko Phi Phi y en barco llegaremos a Kriabi y allí cogemos por 150 baths un taxi al puerto. Nos montamos en una embarcación que nos deja a un kilómetro de la orilla. Tenemos que ir andando con las mochilas a cuestas. Una nipona se resbala y se le cae todo el contenido del bolso al agua.. Vamos caminando por esa pasarela que patina horrores. Hemos cogido esta isla de Railey porque no está tan explotada como el resto y nos lo habían aconsejado.

RAILEY

Buscaremos un alojamiento llamado Rapala Wood Rock, está recomendado por la guía. Subiremos unas escaleras de madera chungas y vemos cabañas con hamaca fuera. La noche sale a 2,5-euros por persona. Los colchones están sobre el suelo y el baño y la ducha está entre juncos. No es un sitio paradisiaco pero total no estaremos mucho. Saldremos a pasear por la isla y una señora que vende pareos nos ofrece una excursión a cuevas y kayak. Cogemos folletos de excursiones e iremos a tomar algo. Comemos un pancake de plátano y nutella que está buenísimo y paramos en un sitio a tomarnos unos batidos de fruta y helado por 380 baths.

Decidimos coger un kayak y regateamos hasta conseguir que nos dejen por 400 baths dos horas y dos botes. Las chicas subimos en uno y allí que nos ponemos manos a la obra. Vamos admirando las paredes rocosas y vemos las cuevas.

Llegamos a una cala desierta y allí nos paramos a descansar. Nos damos un baño y los chicos dicen hay culebras porque vemos una piel mutada en la orilla. Divisamos la puesta de sol desde las embarcaciones y es preciosa. El cielo tiene matices naranjas y colores increíbles.

Llegamos a la orilla y el hombre nos quiere cobrar 200 baths más por el retraso, finalmente nos saca 100 baths más. Nos sentaremos a terminar de ver el atardecer en unas alfombrillas con velas que han puesto al lado de la orilla. Vamos a cenar a un restaurante cercano y nos ponen en una mesa junto a la playa. Es un resort bastante chulo y cenamos como marqueses por 1400 baths. Comemos rollitos de primavera rellenos de marisco, fish and chips, arroz, espaguetis y marisco variado. Tras la cena se pone a llover y salimos corriendo. Intentamos volver por el mismo sitio pero nos perdemos, está oscuro y encima pisamos sobre hierba. Pensamos en serpientes, ratas.. Al final tenemos que retroceder y estamos calados. Qué forma de llover! Llegamos a una piscina y a Josu se le ocurre nos metamos a probar el agua y está caliente. Allí que nos metemos dejando ropa en las tumbonas y el bolso con las cámaras. Está jarreando y nosotros allí en la piscina privada.. Cada vez que pasa alguien nos sumergimos hasta que viene un empleado del hotel y salimos diciéndole que no hay toallas secas. Casi nos meamos de la risa, finalmente cogemos nuestros enseres y nos vamos al hotel donde nos duchamos y nos vamos a dormir. Jon y Josu bajarán a un ciber para dar señales de vida.

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *