Japón- Preparativos viaje- Día 1- Osaka

11/5/2013

Esta vez me animo con otro destino asiático. Tras varios viajes por Asia puedo decir que es un continente con mucho contraste y que sorprende gratamente. Mi acompañante es mi amiga Ana, nos esperan las tierras niponas y el sol naciente. Hemos programado muy bien el viaje tras leer mi querida lonely planet. También consultamos páginas interesantes como:

www. japan-guide.com

www.viajeajapon.com

www.hyperdia.com

www.jnto.go.jp

www.tourism.metro.tokyo.jp

El viaje es de 15 días. Antes de ir hay que tener en cuenta que debes comprar la Japan Rail Pass. Un pase de varios días que sirve para coger todo tipo de trenes. Casi todos están incluidos y si vas para varios días merece la pena. Hay que comprarla en agencias de viajes situadas en Madrid o Barcelona. Según los días que estés puedes elegir entre pases de 7,14, ó 21 días. Valen 28.300, 45.100 ö 57.700-yenes ( precios del año 2013). La puedes activar cuando quieras pero una vez activada los días son consecutivos. Hay que tener claro el recorrido. Nosotras la compramos en Spain JTB en C/ Santa Engracia, Madrid.

Tenéis dos clases de tarjeta, la green es más cara y no hay mucha diferencia con los asientos de los vagones. La diferencia es el asiento más grande y la atención que te dan los azafatos.

Es un viaje en el que hemos planeado todo bastante dado que nos han dicho que mucha gente no habla inglés y muchos letreros están escritos en japonés y esto sí que es imposible de entender. Mi amiga quería hacerlo organizado pero yo insistí en hacerlo por nuestra cuenta. El avión nos cuesta 640-euros por persona y la rail pass 233-euros. Los hoteles 450 aproximadamente. Haciendo cuentas a finales del viaje con regalos incluidos ( bastantes porque Japón tiene cosas muy curiosas  ) nos sale por 1900-euros.

Volamos desde Bilbao con Air France y hacemos escala en Parías (1,5 horas). De allí volamos directo a Osaka. Entramos por Osaka y salimos por Tokyo. El vuelo a Paris 1 hora y 40 minutos. El vuelo a Osaka cuesta 11,35 horas. Nos dan comida relativamente buena y nos da tiempo a ver 4 películas.. Al llegar al aeropuerto abren maletas al azar al pasar por el control. Le ha tocado a mi amiga, menos mal porque yo llevaba el embutido! Antes de salir de Bilbo me dijo para dividirlo entre las maletas y le dije que no.. menos mal..

Al aterrizar vamos al baño y ahí empieza la primera sorpresa. Los baños tienen televisión! Sí! Televisión con programas a elegir! Muy fuerte! Hay mil botones, con chorros, con música, para poner la tapa caliente.. Un show!

Estamos en el aeropuerto de Kansai y pedimos en un puesto de información algún plano e info de la ciudad. Es curioso ver todo escrito en caracteres japoneses. Es rarísimo. Menos mal también están en inglés.

Cogemos el Kansai line railway hasta Namba. El ticket individual sale a 1.100 cada uno (18-euros). Nos lleva directas. La revisora hace reverencias al salir y al entrar al vagón. Es curioso como nadie la mira. Nos bajamos en Namba Station y tras preguntar a un taquillero un par de veces nos indica muy amablemente y acertadamente nuestra salida. El hotel está muy cerca de la estación pero hay que orientarse con la salida. Atravesamos un centro comercial nión y salimos a la calle. Hace un calor terrible! Pasamos por una especie de calle cubierta con una tejabana transparente. A ambos lados hay tiendas, restaurantes y los famosos Pachinkos (zonas recreativas). Hay mucha gente por todos los lados y se mezclan los olores raros de comida. Vemos cómo hacen rosquillas, donuts y una especie de buñuelos bastante apetitosos.  Hay mucha tienda con menaje de hogar.

 

Estamos en una zona llamada Doguyasuji. Tras abandonar esta zona preguntamos a un nipón que nos busca en su ipad 5 y justo enfrente tenemos nuestro hotel. No hablaba ni pizca de inglés y la situación era muy graciosa! El check in no es hasta las 15 así que vamos al baño del hotel, nos aseamos un poco, dejamos las maletas y cogemos mochila para ir de excursión.

El hotel se llama OSAKA FLORAL INN NAMBA. La entrada es un poco rara porque se entra por una puerta trasera.

Queremos ir a ver el castillo de Osaka en primer lugar y volvemos a la calle animada. Dos muñecos gigantes nos animan a entrar a un sitio de comida rápida japonesa. Declinamos oferta y paseamos entre los pachinkos. Entramos a la estación por la entrada del centro comercial y oteamos alguna tienda. Vemos precios de cosas y son similares a nuestra tierra, quizás un poco más caro. El cambio del yen está a 125. Pasamos por un Mc Donald y nos compramos dos cocacolas y unas patatas por 650 yenes. A ver si nos espabila la cocacola porque con tanta hora de vuelo y este calor estamos derrotadas. Nos choca que en el restaurante hay un grupo de niñas haciendo los deberes en sentido vertical. De repente se van todas y dejan sus cosas en a mesa.. Alucinante la confianza que se toman! Este es un país muy educado y respetuoso.

Entramos en un seven eleven que como siempre hay por todo Asia y vemos venden pan bimbo. Habíamos pasado por otros super y no veíamos nada que se le pareciera y estábamos preocupadas. Buscamos la parada para el castillo y tras guiarnos una chica llegamos enseguida. Con la ayuda del taquillero compramos dos billetes a 230 yenes cada una. Se paga al final del trayecto. Tras una parada y un cambio llegamos al destino. Enseguida divisamos el castillo. Está rodeado por un parque con fuentes. Hace mucho calor y los niños descalzos juegan en las fuentes. Nosotras también nos animamos a poner los pies a remojo. Vemos árboles muy curiosos en la zona. Tras descansar un rato atravesamos el parque, llegamos a un foso y subimos unas escaleras. Llegamos al castillo y compramos una botella de agua (150 yenes) y hacemos varias fotos. Hasta las alcantarillas son chocantes.

La gente está sentada a la sombra, hay ordas de colegiales alrededor y los empleados del castillo vestidos de guerreros samurais que se hacen fotos con la gente. Al regresar vemos cómo la gente anda bastante en bici y llevan una especie de biseras sobre los ojos, imaginamos para quitar los mosquitos… Volvemos al hotel, cenamos algo y salimos de nuevo a recorrer la zona. Nos dan kleenex con un envoltorio muy chulo a modo de propaganda. Vamos a un pachinko y flipamos con la cantidad de frikis que hay jugando. Vemos también chicos bailando en una especie de máquina y animación terrible alrededor. Es alucinante cómo bailan! Deben meter muchas horas..Hay alguno mayorcito, de unos 40 años dándolo todo en la máquina.  Volvemos al hotel cargadas con la compra de bimbo, batidos, bollos y fresas (630 yenes) y dormimos la siesta un par de horas. Salimos ahora para ir a la zona de Umeda. En el hotel nos han dado un descuento por si queremos subir al observatorio. Andamos un poco y finalmente cogemos el metro (230 billete) porque son 50 minutos andando sino. Llegamos y vemos la noria, el edificio de Umeda, una plaza con una cascada muy bonita y demás edificios.

Volvemos a Dotombori y paseando por la zona vemos el famoso cartel de Glico.

Hay muchas luces y vemos un puente por el que pasan cruceros nocturnos de turistas. Vemos el Shochiku-zen, un teatro de 1923 donde hacen el kabuki y performance con música.

Pasamos una zona de restaurantes, la decoración es muy curiosa. Peces globo enormes anuncian distintos restaurantes. Esto es un manjar para ellos.

Entramos en una tienda y compramos los primeros imanes para la colección del frigorífico. (240 yenes). De ahí nos dirigimos al templo Hazenji que está en una callejuela. Está oscuro pero es muy bonito.

Vamos a cenar a un restaurante italiano llamado Capricciosa que está dentro de un centro comercial. Comemos dos pizzas con agua y nos cobran 2750 yenes. El agua es gratis. La camarera japonesa muy servicial, atiende la mesa inclinada. Tienen que acabar con dolor de espalda tanta reverencia.. Son tan educados que al dejar el dinero en la mesa para pagar te piden permiso para retirarlo.  Volvemos para casa y hacemos foto a un rascacielos que en su parte más alta tiene una zona de escalada. Estos japos son la leche!

En el templo hemos visto una estátua llamada Fudó-Myóó, una deidad protectora de quienes trabajan el el comercio del agua. Antes de ir a trabajar la mojan como ofrenda. Nosotras hicimos lo mismo con un cacito.. por si traía suerte..

Acabó el día, agotadas nos vamos a dormir.

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *