Japón-Día 8- Kamikochi-Alpes japoneses.

19/05/13

A las 9.15 tenemos un bus a Hirayu con destino final Kamikochi. Nos sale a 4900 por cabeza los transportes de ida y vuelta. Esta mañana ha amanecido a las 4.40,  a estas horas calienta el sol. Hoy hemos dormido bien, llevamos varios días agotadores, y creemos ya no tenemos jet lag. Se tardan dos horas para llegar a Kamikochi. Desconocemos si hace frío, la taquillera nos dice que sí cuando cogemos los billetes y vamos rápido a por cazadora. En Hirayu nos toca esperar un poco al siguiente bus. Nos ofrecen pasas de grosella que están buenas.  Tomamos mientras tanto un cafe a 110 yenes y visitamos la tienda de dulces. El paisaje es bonito, montañoso y vemos cultivos de arroz, tractores haciendo su labor y gente con botas altas agachados sembrando. Vemos nieve en lo alto de las montañas. Vemos también frena-avalanchas. Colocan unos hierros terriblemente grandes. Esta zona en invierno tiene que ser terrible para vivir. Una vez llegado al destino compro un plano por 100 yenes. La estampa que contemplamos nos maravilla y nos hartamos a hacer fotos. Vamos al puente Kappa-Bashi y atravesamos.

La chica del refugio nos dice hay dos zonas de senderismo. Una de 3.3 km Myofin-ike-pond y otra de kilómetros similares llamada Taisho-ike-pond. Nos dicen se espera lluvia para las 16.00 y decidimos hacer la primera. Caminamos sobre tablas, cruzando rios y bajando cuestas. El entorno es ideal y hay pintores haciendo acuarelas.

Vemos bastantes monos. Llegamos al destino y hay un baño en plena naturaleza que por supuesto está impoluto. Es increíble que lo mantengan así. Piden una donación de 100 yenes para conservarlo. Nosotras nos metemos sin pagar pero ellos religiosamente echan el dinero a la hucha allí depositada. Para entrar al ike pond hay que pagar 300 yenes. Ana no quiere entrar y paso yo para hacer fotos. Trepo por algún sitio con riesgo de mojarme y vuelvo.

Vemos mucho dominguero, personas mayores con mochilas preparados con ropa de monte y mochilas. Es muy curioso verles todos equipados. Volvemos por otro lado atravesando Shimura-Bashi bridge. Son las 15.30 y regresamos al bus. Hacemos cola y hay detrás nuestro una niña de unos cuatro años aproximadamente. Está jugando y se sube a un banco. Su ama le hace un gesto de negación de un golpe y la niña baja de inmediato. Es increíble el respeto que tienen por todo. Llegamos a Hirayu y almorzamos un sandwich. Casi Ana pierde el bus porque se había ido al baño y tardaba. Tengo que indicar al conductor que espere.

Llegamos a Tacayama y damos una vuelta. Vemos el museo del folclore por fuera. Compramos imanes y llaveros de unas japonesas para llevar de recuerdo y empieza a llover. Optamos por comprar paraguas transparentes que tanto nos gustan y que luego se pondrán muy de moda en nuestra tierra. Es curioso que los chicos en nuestra ciudad acostumbran a llevar paraguas negros, aquí llevan transparentes. Paraguas grande 450 yenes y pequeño 240 yenes. Volvemos al hotel tras pasar por la casa del Gobierno. Descansamos un poco y vamos a un italiano pero tras ver que era carísimo nos vamos a un restaurante tradicional. El restaurante está según sales del hotel giras a la izquierda y cruzas a la acera de enfrente. Es una entrada de madera con un toldo rojo. No puedo decir el nombre porque es japonés. Los precios son asequibles y cenamos bien por 1397 yenes. Comemos grilled scallops, tempura de gamba y Ana se toma una sopa. De ahi nos vamos a un Family Mark y por 320 yenes compramos una bolsa con tres curasanes y un bollo bicolor que nos zampamos de postre. Nos vamos a hacer la maleta porque mañana ya nos vamos a Tokio. Hemos solicitado un guía acompañante gratuito a los que les pagas el transporte y las comidas y están contigo enseñándote la ciudad. Se llama Kiyo y tiene dos hijos según nos cuenta. Esto lo hemos contratado a través de internet y él nos ha enviado un mail para confirmarnos su asistencia.

 

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *