Japón- Día 7- Takayama

18/05/13

Hoy nos despedimos de Kyoto tras un desayuno ligero. Teníamos un bizcocho de color verde que no nos ha gustado y nos hemos quedado con hambre. Nos vamos a la estación y cogemos el tren a Nagoya. De ahí iremos a Gifu y luego Takayama. Se tardan 210 minutos. El viaje se hace largo aunque vamos contemplando el paisaje que es muy verde y montañoso. Estos trenes son rápidos y super puntuales. Hay que subirse con la JR a los vagones no reservados. Alguna vez por error hemos ido a los otros y no cuela..  Tras llegar a nuestro destino bajamos y notamos esa sensación de calor nuevamente. Emprendemos la marcha para buscar nuestro hotel llamado Hidatakayama Washington Hotel Plaza. Está enfrente de la estación y lo encontramos rápidamente. Estaremos dos noches, el precio total es de 18.200 yenes. Cogemos información en la oficina de turismo y nuestra idea es ir a comer. Dejamos las maletas porque aún no podemos entrar y vamos a otear restaurantes. Nos damos cuenta de que son un poco más caros. Nos metemos en uno que no puedo nombrar porque está en japonés y no he tomado la dirección. Nos comemos dos menús japoneses servidos en bandeja. Nos ponen cerdo rebozado, arroz, sopa, soja, naranja, sal y ensalada de patata cocida. Todo por 2300 yenes.

Comemos más o menos y caminamos con lorenzo apretando de lo lindo.. Llegamos tras cruzar un puente a la zona vieja donde se cambia el ambiente. Hay bastante gente y hay tiendas tradicionales. Takayama es la puerta a los Alpes Japoneses. Es una ciudad del siglo XVI. El casco viejo denominan Sanmachi-Saji. Tiene tres calles principales Ichi-No-Machi, Ni-No-Machi y San-No-Machi.

 

 

 

 

 

Vemos muchas destilerías de sake, se distinguen porque tienen en la puerta una bola de cedro.  Buscamos cerca de la calle Yasugawa la oficina de turismo. La nipona de la oficina de la estación era bastante seca y decidimos preguntar por excursiones a Shirakawago. Estas excursiones salen un poco caras. En Shirakawago es típico hacer un recorrido para ver las casas antigüas. Queremos ir a ver Kamikochi, Hida no Sato y ver la zona de Higashiyama. También nos hubiera gustado ver el castillo de Matsumoto pero el tiempo apremia. Le preguntamos a la chica que nos recomiende entre Shirakawago o Hida no Sato.

La excursión a Kamikochi sale a 4300 yenes por cabeza. Nos recomienda Hida no Sato y así hacemos. Cogemos dos tickets desde la estación para ir y cuesta 900 yenes con bus y entrada por cada una. Es una especie de museo al aire libre con todo tipo de casas.

El enclave donde está situado es genial por las vistas. Miramos a la izquierda y vemos la cordillera de los alpes. Tardamos supuestamente 3 horas en hacer el recorrido pero en 1 hora aprox. lo hemos hecho. De ahí nos vamos a los templos. Vemos las tiendas. Ana prueba unas galletas de sésamo en la tienda que le gustan. Volvemos al centro y compramos algo de fruta ( una manzana 127 yenes y 6 mandarinas 298 yenes). Vemos ahora la pagoda Hidakokubonji.  Subimos la calle Yasugawa hasta el final para ir a la zona de los templos. Dicen que es muy bonita al atardecer. Vemos el templo del tesoro de Takayama Betsun. Caminamos por una ruta que nos han indicado viendo Kushoji, Eikyoin, Unryuji, Santuario Higashiyama, Tounin, Daiyuji, Sogenji, Tenshoji, Hokkeji y Zennoji. Todos muy bonitos y cada uno con su particularidad. En uno de ellos hacemos sonar el gong y pedimos un deseo. El sonido inunda el silencio de la zona.

Estamos cansadas. Bajamos la calle llena de puentes y llegamos hasta un puente llamado Numohiki. Volvemos hacia las casas de particulares y paramos en un super 24 horas llamado Daily Yamazaki. Por 637 yenes nos surtimos con bollos de pasas, zumos, bimbo y yogourt. Procuramos como véis comer o cenar fuera y otra comida nos apañamos con algo de embutido o yogures. He de decir que somos un poco especialitas para la comida..

Una curiosidad de Japón es que las almohadas parecen estar rellenas de garbanzos y el papel higiénico es de sólo una capa.

Nos vamos a dormir. Mañana toca Kamikochi.

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *