Japón- Día 12- Tokio

23/05/13

Hoy nos viene a buscar el guía llamado Kiyo, será nuestro free-guide nipon. Mientras Ana se viste me bajo a dar una vuelta por las calles colindantes. Veo una calle muy chula que habrá que ver. Justo me cruzo con un hombre que esperaba y le pregunto. Es nuestro guía. Nos presentamos y arreglamos el itinerario del día. Firmamos un papel como que estamos de acuerdo en pagarle el transporte y la comida.

Iremos a Odaiba, veremos la tumba de los 47 ronings, Ginza y Asakusa. Queríamos ir a Odaiba en el bus acuático pero finalmente iremos en otro medio de transporte.

Él nos ha traido de bienvenida unos regalos, dos bolsas de tela y unos dulces verdes que son como polvorones de té verde. Muy detallista. Vemos el cuerno de oro y la torre Skytree.

El significado del cuerno nos dice: que fueron a montar una fábrica de cerveza y eso emulaba la espuma de la misma, pero al quedarles forma extraña anularon la construcción. Se quedó el cuerno de recuerdo en forma simbólica.

Como el bus sale tarde decidimos ir primero a Nihanbashi donde está el kilómetro cero. Kiyo nos va hablando de que cuando le tocan visitas pide día libre en el trabajo Trabaja en publicidad. Nos cuenta que se jubilan a los 60 y que la intención del gobierno es alargarlo a los 65 años. Dice que los ancianos se aburren y por eso cogen los empleos que nadie quiere. Le preguntamos sobre las chicas que se visten como muñecas y él dice que hasta se maquillan en el tren, que qué vergüenza.. Dice que tiene un hijo muy presumido y que tarda mucho en arreglarse.

El billete de metro sale a 170*3 tickets. Nos explica que hay unos carteles que según en qué vagón te subas sales al ascensor o por la salida x. Estos carteles están en las columnas y no nos habíamos fijado. Vamos hacia Shinjuku y llegamos al templo. Cuesta a 500 yenes la entrada que incluye tumbas y museo. La parada es Yamanote. Nos dice el templo tiene un tori budista que no sintoísta. Entramos al museo y nos ponen un vídeo con la historia, de ahí vamos a visitar las tumbas.

El museo no merece mucho la pena. A nuestro Kiyo le falta arranque.. será por el calor..

A la salida vemos en una tienda un rascador de espalda y nos dice en Japón se llama mano de nieto. Se me antoja comprar dos figuritas de buda que son inciensarias a 200 yenes cada una. También hay samurais para poder comprar. Probamos un caramelo de cacahuete, también hay de soja y sésamo.

Ahora iremos a Odaiba y cogeremos un transporte llamado Gaviota. Es como un tren y se llama Yurikamome en japonés.  Pasamos por una zona que tiende a desaparecer según nos cuenta. Es una zona de restaurantes donde sirven anguila y fideos de soba.  La comida más intensa para ellos es la cena. Desde Shimbashi a Odaiba nos cuesta 310 yenes por persona. Vemos las vistas de la bahía, se ve el puente que se asemeja al del río Hudson, vemos un Skyliner y hasta vemos una estátua de la libertad. Nos parece estar en Nueva York! Hace mucho calor y subimos a un centro comercial llamado Kua Aina The Best y decidimos comer en Tokyo Honolulu con vistas espectaculares. Divisamos el Futuristic Architecture, un edificio con una bola muy curioso.

Le decimos que pida comida y dice quiere una de patatas, cebolla frita rebozada y una cerveza de más de medio litro. Nosotras pedimos dos zumos de naranja y dos hamburguesas espectaculares! Hacía tiempo que no comía una hamburguesa tan buena. Charlamos mientras comemos de varias cosas;  del respeto que tiene la gente, de la crisis, de sueldos, de bebidas.. Nos dice que una dependienta en Japón cobrará unos 1600 euros, los funcionarios cobran 20.000-euros anuales. Nos dice que el metro acaba a las 12 y la línea Jr a la 1. Que hay autobuses buho. Hablamos de las mascarillas que porta la gente. Dice que sobre todo son por las alergias al cedro.

Tras la comida vamos a un Daiso, una tienda de todo a 100 yenes. Compramos varias cosas. Paseamos por la playa y volvemos los tres por 930 yenes. Nos dice vayamos al final del vagón que hay mejores vistas.

Ahora vamos a Ginza (510 yenes los tres). Al parecer en Tokio nieva dos veces al año y este transporte se paraliza. Ahora paramos en Hibashi y vemos el teatro Kabuki. Se ve gente con kimono  y en la misma estación de metro vemos una zona comercial de color rojo. Es justo el piso de abajo del teatro. Hasta Hibashi nos sale 780 yenes. En esta zona vemos los edificios de Apple, Sony, Ginza Wako, Hermes, Gap etc.. Todos muy originales. Le decimos para ir a ver el palacio Imperial y descansamos tomando algo. Nos dan las 17. El palacio cerraba a esa hora y después de darnos la caminata llegamos y no nos dejan pasar. Son muy estrictos. Se ve por fuera al menos..

Pasamos ahora por unas tiendas de comida donde entramos y probamos comida típica de las islas. Kiyo se come una sopa de algas, unas uvas de mar y un regaliz en polvo. Esto último probamos y está rico. Nos lleva ahora a una taberna típica llamada Sanshuya y no nos dice qué queremos. Son las 18 de la tarde y no tenemos hambre. Él se encarga de pegarse un homenaje. Pide habas, bonito, camarones, vieira, almejas enormes ,  un pescado raro que sólo se pesca en Japón, pulpo, tubérculo blanco y cebollino con sopa miso. Nos sale por 7870, con sake para probar y varias cervezas que se toma él solito.

Esto no nos ha parecido muy correcto, imagino que se ha vengado por la paliza que le hemos dado.. pero bueno.. De ahí vamos a visitar Ginza de noche y hacemos fotos. Entramos en Matsuya Ginza y bajamos al super donde vemos frutas y verduras. Los rábanos son enormes y las zanahorias también. Hay cosas rarísimas. Subimos para comprar cápsulas Nexpresso que necesita y nos dan a probar una torta de camarones que está muy buena. Dice que las ofertas del día las ponen antes del cierre. Le regalamos un paquete de jamón serrano y se pone contento. Le decimos que ya nos puede dejar y nos vamos al hotel. Al final nos da pena despedirnos de él y nos toma la dirección de facebook. Dice que hace esto porque le gusta hablar y comer. Hemos pasado rato agradable con él y nos ha explicado muchas cosas. Pensamos que hubiéramos hecho más sin él porque tenía 60 años y nuestro ritmo era más rápido pero al menos hemos tomado contacto más directo con esa cultura. La vuelta de Asakusa a Ginza nos sale por 190 yenes por cada una.

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *