Camerun Highlands

28/3/12

Nos levantamos a las 6:30, aún está oscuro. Dejamos la llave en una cesta en recepción porque allí no hay nadie y cogemos la mochila y atravesamos el camino. Asier se sobresalta por un bicho y resultó ser una ardilla.. Vamos al embarcadero y a pesar de ser pronto ya está la gente esperando. Nos piden los tickets del barco y nos montamos. Parece que falta alguien, de repente viene una lancha que lleva a una musulmana estudiante y para en el agua y se cambia de embarcación. Qué dura la vida de esta gente, si quieren estudiar tienen que levantarse al aura y coger lancha para ir a la escuela. Pararemos también en otra zona y cogemos otras tres personas y el viaje lo haremos sin mojarnos. Llegamos a Kuala Besut y tras comprar unos imanes de recuerdo nos llevan a la oficina para coger el bus hasta Camerun Highlands. Tenemos que esperar hasta las 10:30. Pagaremos el dinero restante y nos vamos a desayunar dejando las mochilas en la agencia. Nos metemos en un sitio llamado Abril y allí tomamos café, huevo, tostadas, una especie de gofre y un batido de chocolate. Todo por 20 ringins. Al lado nuestro hay un hombre que nos sonríe y viaja solo y está con la Lonely Planet. Se va tras un rato y vienen unos de Mallorca. Charlaremos un poco con ellos, son una pareja de edad avanzada y dos jóvenes. Nos dicen que vienen de la carrera de Fernando Alonso y se nos presentan. Se dirigen a las islas y contrastamos aventuras. Llega la hora de marcharse y les deseamos suerte. Terminaremos de desayunar tranquilos y nos damos una vuelta por el pueblo. Asier entrará en un baño público cerca del embarcadero y le cobran 0,50 ringins. Mientras el hombre que lo cuida me hace un gesto señalando la delantera, un bruto! Le doy la espalda y enseguida viene Asier. El pueblo no tiene mucho que ver y damos un paseo. A las 11 llega por fin el conductor y nos subimos a una furgoneta, viene una chica que se llama Laura y es de Alemania. Viaja sola y dice lleva 6 meses por Nueva Zelanda y todo Asia.. Este último mes ha estado por Malasia. Habla muy bien inglés y nos comunicamos fácilmente. Contemplamos los paisajes llenos de palmeras, rocas desgastadas por la erosión preciosas y pararemos en un pueblucho a hacer un descanso. Tomamos dos Coca Colas por 4 ringins y Laura se sienta con nosotros. Ella se come una torta con salsa. Haremos en otro rato otra parada y por fin llegamos a nuestro destino. El paisaje es verde y hay niebla. El conductor nos deja en el Hotel Kang Tours situado en el 38 de Jalan Besar en Tanah Rata. El hotel es Kang Travellers, tienen un hotel y un lodge. Cogemos hotel y nos sale a 50 ringins la noche. Muy barato, la habitación está más o menos decente. Hay dos chicos en la recepción y les pregunto si tienen adaptador. Me dicen que vaya al supermercado. Vamos a una tienda y compramos uno por 4,5 ringins. De ahí nos vamos a comer a un sitio tipo KFC pero de Malasia. Comemos por 20 ringins un plato de arroz con pollo, doritos y verdura por un lado y para mi una hamburguesa con patatas, Cocacola y Milo. Nos daremos un paseo hasta unos jardines.

Entramos en una tienda y compramos varias cosas para desayunar. Reservamos en la agencia de viaje el transporte a Penang por 38 ringins por persona. Te vienen a buscar al hotel y sale lo mismo que si vas desde la estación. Seguiremos andando y vemos un templo, es un monasterio en lo alto de la colina.

Se nos antoja una mazorca de maíz asado y mientras lo hacen veo tiendas con muchas fresas. Esta zona es típica y se cultiva mucha fresa. Todos los souvenirs llevan fresas, hay té, mermelada, bombones, caramelos, camisetas, zapatillas, peluches.. He comprado unas mariposas por 3 ringins para poner en la nevera y añadir a mi colección de imanes. Caminamos por la carretera y vemos el jardín por dentro. También hay un centro tecnológico cerrado. Vemos una escuela con un montón de niños que nos saludan amables y volvemos a la calle principal donde nos llaman para que entremos a sus restaurantes. Entramos en un Starbucks y pedimos un chocolate y un capuccino con coco por 24,90 ringins. (caro para lo que se paga aquí..) Decidimos irnos al hotel y darnos una ducha. Contrataremos la excursión para mañana y que nos enseñen la zona. Sale a 25 ring/ persona.  Hay excursiones al bosque para ver las flores más grandes del mundo y hacer aventuras como tirolina etc.. pero para eso no nos da.

Compraremos la cena consistente en dos mazorcas y una hamburguesa de pollo con patatas ( 13 ringins). Cargamos por fin las baterías de las cámaras y me plancho el pelo. Qué lujo nos funcione! Veo dos cucarachas en la pared y me da mucho asco, la habitación parecía limpia pero estos insectos son habituales para mi desgracia.. Me aseguro que no hay más y dejo cerrada la mochila para mañana irnos a Penang. Nos vamos a dormir, aquí hace fresco, es una zona de montaña y se nota.

29/3/12

Nos levantamos y vemos cómo el móvil de Asier tiene la pantalla mal. Menos mal llevamos cámaras! Desayunamos unos bollos rellenos de chocolate buenísimos y unos zumos de grosella que compramos ayer. Bajamos y hacemos el check out dejando las mochilas en custodia. No vienen a buscar y el guía llega tarde. Se presenta como Nick y nos hará un tour privado. Veremos en primer lugar las plantaciones de té y el paisaje es verde y singular por las formaciones.

El guía nos habla en inglés y le tengo que hacer de traductora con mi colega. Tras hacernos fotos nos llevará a la fábrica y al centro de té. Nos enseña el procedimiento del té de Boh. El té que hacen es negro. Una chica musulmana nos guiará por la fábrica, nos cruzaremos con Laura, la chica del viaje. Tras dar una vuelta viendo todo compraremos en la tienda té de Boh, ice Tea y crema por 31 ringins. Es un poco caro pero viven de ello. El guía nos dice no compremos té verde porque no es de esta zona.

Ahora nos llevará a la granja de mariposas y reptiles. Nos cobrarán 5 ringins la entrada. El guía nos acompaña a una zona donde hay insectos palo y hoja. Nos los enseña y son muy curiosos. Parecen ramas y hojas de verdad. Entraremos en un recinto donde hay árboles, setos y un riachuelo, está cerrado por arriba con una red fina. Hay millones de mariposas, son preciosas, de múltiples colores. Cuando sale el sol entran los rayos y todas se alzan al vuelo. De ahí vamos a la zona de reptiles. Vemos sapos, tarántulas, serpientes, escarabajos…

De ahí iremos a la granja de las rosas, la entrada cuesta 4 ringins. Vemos un recinto lleno de flores de todo tipo, grandes, pequeñas, colores variados. Hay caminos para seguir que nos llevan a una fuente con asientos. Allí hay colocado un Buda.

 

Ahora toca ir a la granja de las abejas donde nos muestran panales gigantes y fotos terribles donde se ve cómo un manto de abejas cubre por completo a ciertas personas. Qué miedo! Compro unos bombones por tres ringins.

Salimos y vamos a la granja de las fresas donde vemos los viveros. Compro una caja de fresas por unos 5 euros y a Asier no le parece bien esté comprando todo el rato y pague ese precio. Compro una mermelada que hemos probado y estaba buenísima. Ahora nos llevan a un templo budista donde sacamos fotos y finalizamos la excursión.

Hemos estado 5 horas aproximadamente y el guía nos cuenta que tiene cinco hijos, tres chicas y un chico adoptado. El aspecto de este hombre es curioso, parece más bien un motorista que un padre de familia numerosa. Nos cuenta sus padres vivían en las montañas y que habla seis idiomas. Los aprendió en el colegio. Nos despedimos de él y nos vamos a comer a Kumar Restaurant. Pedimos un leaf combo consistente en una hoja de banana con montones de arroz, verduras y carne. En Malasia tienen por costumbre comer con la mano aunque nos dan cubiertos al vernos extranjeros. Yo pido tandoori naam combo que es un pollo rojo con una torta de pan, arroz y salsas. Como un poco de torta con pollo y pagamos 22 ringins por todo. Pasearemos hacia la recepción del hotel y allí nos encontramos a los recepcionistas que no comenté eran travestis. Son muy majos y nos facilitan mapas de Penang. Tras una larga espera llegan a las 16 de la tarde a recogernos.

Rumbo a Georgetown

Nos hemos empapado mirando las guías y la información. Me he comido las fresas que estaban deliciosas. Vamos en la furgoneta a recoger a una China que llevaremos a Ipoh. La carretera es terrible por las curvas que hay. Tras dejar a la turista emprendemos el camino de nuevo. Haremos una parada en una estación de servicio donde hay puestos de verduras y frutas. Vemos puestos de comida de calidad y compramos un perrito caliente que pica como el demonio por 2 ringins. Mi compañero pide una especie de albóndiga blanca rellena de pollo picante por 1,5 ringins. Pedimos un té por 1,7 ringins y nos vamos enseguida. Nos dice el conductor que ya está cansado, que suele hacer dos viajes de Camerun a Penang y a la inversa. Son muchas horas de carretera. Nos recomienda un sitio para comer llamado Capitan Green. Nos llevará al hotel 75 travellers Lodge donde hemos reservado habitación a 50 ringins la noche. El sitio es cutre pero está limpio, tiene ducha fuera de la habitación. El recepcionista que es bastante mayor nos da un plano y un horario de autobuses. Salimos y vemos el templo que nos ha enseñado el conductor. También nos dijo de una discoteca llamada Chulia,s Street pero no lo encontramos. Cenaremos algo y nos topamos con el Red night market. Hay mucha gente y un grupo de músicos amenizan la velada. Es como los anteriores mercados de comida donde los puestos están alrededor y las mesas en el centro. Vamos viendo y yo pido pizza a 12 ringins y Asier un plato de pollo con arroz a 4 ringins. De beber un zumo de lima y otro de piña (7,2 ringings). Tras la cena vemos el hotel Malasia que sale a 118 ringins y acabamos quedándonos en el nuestro por otra noche más. Vamos de retorno al hotel pero pasamos por una zona que huele fatal. Pasaremos por la mezquita Benggali fundada en 1803 donde vemos un montón de turbantes dispuestos a sus rezos, todo hombres. Compraremos en un 7 eleven el desayuno por 6,6 ( un Nescafé, un Milo y dos bollos con pasas) y prepararemos la ruta por Georgetown de mañana por la mañana. A la ciudad se accede por el puente de Penang que cuenta con 13,5 km de largo, una obra de ingeniería de la que están muy orgullosos.

 

 

 

SobreItziar

Me encanta viajar y vivo mi día a día pensando en mi próxima aventura. Espero que disfrutéis leyendo mis relatos alrededor del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *